Tantadel

enero 11, 2008

Hasta en la sopa*

Carlos Bracho


María, mi amiga que atiende a los clientes de Mi Oficina, que tiene ojos muy pispiretos y muy “risueños” y que siempre me da un generoso pilón consistente en un caballito de tequila, ella la otra noche en que René Avilés Fabila y yo discutíamos los protagonismos de Carlos Monsiváis —sí. oiga usted, lector zapatista, está en todo, en el cine, en la TV, en la radio, en la prensa escrita, en las revistas, en actos oficiales, etc., etc.— y que René, por cierto, puso en su sitio de internet un estupendo perfil de la personalidad del tal Carlos y que bien leído debe de causar alguna conmoción. Y bien, María. Mi amiga del alma —está, como dicen en mi pueblo, para chuparse los dedos—, fue la que puso el punto sobre las íes al decirnos que “ya chole”, que dejáramos de hablar de ese “mono”, que ella en lo particular ya no lo lee para nada —quiero decir aquí a nuestras lectoras no pripanistas que María fue activista, era una niña, del recordado PMT— pues le parece un exceso el protagonismo que exhibe y que se regodea en ello el Monsi, y que, como ella nos dijo, lo ve hasta en la sopa, y por lo tanto ¡ya chole! con él (María dixit) que ya nada más faltaba que, como el señor Calderón, fuera a dar banderazos de salida a la ayuda que los mexicas envían a los hermanos de Tabasco. Y María aprovechó el momento para también mandarle una trompetilla a la actitud del que despacha en Los Pinos por su actitud propagandista asumida en los lamentables acontecimientos que tienen postrados —pero no vencidos— a los tabasqueños y a los chiapanecos. Total, María nos puso otros caballitos y salpicó aquello con unas verdolagas en chile verde y unas tortillas de maíz morada que también estaban como bocado de cardenal. René, para documentar más a nuestra diligente amiga, le dedicó el perfil aludido, donde a Monsi y a la Poniatowska no les va muy bien, pues Avilés hace una fiel reseña histórica del comportamiento de tales individuos y la mera verdad que, coincido plenamente con él, les va como en feria. Nos despedimos de abrazo y beso de María; René le dejó firmado y le puso en la dedicatoria todo un tratado de política marxista —que María no ignora nada de esto, por cierto—Yo le dije a RAF que como su escrito levantará ampollas, que se consiguiera unos guaruras, como el señor Calderón los tiene, pues las iras rupestres brotarán como hongos... Digo, ¿no?

Vale. Abur.

http://www.carlosbracho.com/

*Artículo aparecido en El Periódico del Magisterio. Noviembre de 2007. Año 6 Número 62.

2 comentarios:

Jorge Villarruel dijo...

¡Ándale! Ahora hasta los "bots" opinan sobre este tema. En fin, no creo que la inteligencia sea una de las características del programador de este "bot" llamado Crescenet. En fin, es interesante leer comentarios de otros autores (si cambiamos la u por una c, tenemos la otra profesión de este amigo, de Carlos) alrededor de esta polémica... aunque no creo que sea polécima, nadie discute que Monsi sea un bufón de las cortes neo-burguesas (¡soc!).

Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Me llama la atención que un actor como Carlos Bracho, confeso perredista, sea al mismo tiempo crítico de Monsiváis, quien es un adcito a López Obrador y al PRD, a quienes mucho les debe. ¿O debo considerar que dentro de tal organismo cada quien piensa y actúa como le viene en gana y no hay solidaridad alguna? Bueno, en lo que sí estoy de acuerdo es que Monsi es ajonjolí de todos, pero de todos, todos los moles.