Tantadel

octubre 12, 2009

LA EXTREMA FORTALEZA DE LA RISA: RENÉ AVILÉS FABILA




ENTREVISTA

EL EVANGELIO SEGÚN RENÉ AVILÉS FABILA

México, D. F., a 9 de octubre de 2009

Genoveva Caballero/
DIFUNET



La ironía casi imperceptible (porque muchos creen todo lo que dice), fina, como sedoso pañuelo envenenado, la inquisitoria mente de un escritor —que duda, luego existe—, se develan en su rostro sonriente, cuyos ojos amables también descubren la infatigable necesidad de cuestionarlo todo, de derribarlo todo; de burlarse de las grandes entelequias humanas para reducir al hombre a eso: ser hombre y serlo con todas sus consecuencias.

Así, pluma en ristre, René Avilés Fabila escribió y nos entrega “El Evangelio según René Avilés Fabila”, para desmitificar las creencias atentatorias contra la razón, prohijadas bajo la justificación bíblica. “Somos un país, una especie, sumamente crédulo”, dice, “y me preocupa la profunda credulidad de la gente.”

Su volumen de apenas 151 páginas, por su carácter herético, estaba condenado a no ver la luz jamás —al fin hijo de las tinieblas— porque ni siquiera la editorial Nueva Imagen, casa editora que alberga la obra completa del escritor, mostró interés para publicarla. “Quizá por fundado temor a la Inquisición”.

Según René Avilés Fabila, este recientemente publicado libro “El Evangelio según René Avilés Fabila” ya tenía tres o cuatro años de terminado, cuando al fin Plan C Editores decidió mandarlo a la imprenta con una edición de 1,000 ejemplares, misma que finalmente llegó a los lectores a partir de este octubre.

Avilés Fabila, príncipe de la ironía, señor del sarcasmo y padre de la sorna, cree firmemente que a las creencias no hay que tomarlas tan en serio, sino abordarlas con la extrema fortaleza de la risa porque es propio de la razón humana inquirir, preguntar, y que el conocer las incongruencias sólo puede manifestarse con buen humor, para no descender al pantano de la desesperación ante la evidente falta de virtudes humanas. Y en ese tenor, anti solemne, carente de afectación, aborda esas inquietudes, con risa, con humor en el conjunto de ensayos que constituyen las páginas de “El Evangelio según René Avilés Fabila.”

— ¿Por qué un texto sobre La Biblia de alguien que se afirma a sí mismo como no-creyente, pero que al final confiesa haber cumplido con todas las regulaciones clericales para ser miembro de la grey?

“Es parte de la broma, yo la verdad estoy absolutamente convencido de que no soy una persona creyente, aunque fui educado en el catolicismo. Cuando yo era niño no había televisión, uno leía mucho o le leían, se vivía en un medio ambiente con muchos libros. Mis abuelos eran muy católicos y La Biblia era de uso común; con ellos y por costumbre yo mismo fui leyendo La Biblia; luego alguna bruja media monja que me preparó para la primera comunión me siguió explicando sus contenidos y finalmente la leí completa.

“Luego se me olvidó. Nunca la tomé muy en serio. Ya desde entonces me parecía fantástica e improbable. A los 15 o 16 años me di cuenta definitiva de que yo estaba absolutamente incapacitado para creer en alguna deidad. Me era imposible imaginar y creer. Batallé un poco con estos pensamientos, pero sucedió porque el medio que me rodeaba era católico: iban a misa, comulgaban el 1º de cada mes, se confesaban; todo este número que no sé si siga siendo usual, pero entonces yo lo hacía por imitación. De pronto desistí, me dije, me estoy haciendo tonto. No obstante, nunca me molesté con nadie porque si creyera. Yo espero que los demás no se molesten conmigo porque yo no tengo esa posibilidad.

Sentado en la Biblioteca Rubén Bonifaz Nuño de la Fundación que lleva su nombre, René Avilés Fabila continúa:

“Cuando empecé a escribir, las cosas que se me venían a la mente tenían que ver con La Biblia y con la mitología griega, ahí las cito a ambas, porque son libros que leí de muy pequeño, mi mamá me dio a leer La Ilíada y La Odisea y otros muy pronto, de tal manera que me familiaricé con todo eso e influyó en mi modo de escribir. Y considerando que durante muchos siglos la mitología griega fue una religión, pues cruzar las referencias entre mitología griega y la religión que La Biblia tutela, fue natural en mí. Cuando comencé a escribir empecé con ese tipo de texto fantasioso. Entonces siempre que escribía me aparecían referencias a La Biblia o la mitología.

“De hecho me di cuenta que muchos de mis cuentos tenían tema bíblico, los reuní y casi sale un volumen. Pero de pronto ahí se mantiene la preocupación, porque vi a la religión católica como muy grande, tremendamente ampulosa, exageradamente arrogante, desmesuradamente dramática: con esos cristos llenos de sangre, todo ese sufrimiento, todo eso que exhibe y no va conmigo, se aparecía en mis cuentos y se sigue apareciendo constantemente. Y aún después de escribir el “Evangelio…”, en los últimos meses han vuelto aparecer los temas religiosos, ahora viendo a ciertos santos que me parecen verdaderos criminales, por ejemplo san Miguel y san Jorge, éste último que mataba dragones, siendo como soy de la sociedad protectora de animales, no puedo menos sino indignarme y levantar mi dedo flamígero contra esa devastación en contra de una especie.

Con su clásico humor, alimentado por la ironía constante, advierte:

“Ahora ya no hay dragones. Todo por san Jorge. Si nos atenemos a toda la imaginería cristiana, uno ve que los dragones eran muy pequeñitos, parecían como perros grandes, me parece que un caballero armado con lanza, espada y escudo abusara del pobre dragón. San Dragón, debería ser, porque es el verdadero mártir. Por eso me puse a estudiar la iconografía de artistas como Miguel Ángel, Rafael, Paolo Uccelo y otros, con tema de ángeles, o los santos venerados, para darme cuenta de sus crímenes contra la civilización.

“Bueno, lo real es que los temas bíblicos, mitológicos y religiosos están como muy presentes en mi trabajo y tengo la idea de que todas mis lecturas iniciales las conservo más frescas, porque hay autores que he leído más recientemente y sólo me dejaron recuerdos muy vagos.”.

— ¿La sola inquietud sobre la religión no es parte de cierta fe? ¿No existe una posibilidad para Avilés Fabila de que haya Dios, pero de un modo que La Biblia u otros textos religiosos no capturan o no revelan?

“Por si las dudas yo ya cumplí con todos los requisitos y tengo mis papeles en orden. (Claro que es una broma, algo humorístico, como todo el texto y su contexto). Mi papá tampoco era creyente, aunque no me eduqué con él. Mi papá alardeaba un poco de su ateísmo. Y decía frecuentemente una frase que yo he adoptado: ‘Si hay un Dios, que me juzgue por mis acciones, por mis actos”.

"Porque con la lectura de La Biblia parecería que si uno no roba, no mata o no miente, pues no tiene acceso a ese lugar hermosísimo y aburridísimo que debe ser el Paraíso, además hay cosas en los mandamientos que son imposibles de llevar a cabo, por ejemplo, ni más ni menos que no desear la mujer del prójimo, porque estoy convencido de que uno pasa su vida deseando la mujer de su prójimo, aunque nunca lo diga en voz alta, máxime si es guapa, claro que si está horrenda ¡uno respeta la mujer del prójimo!, porque los prójimos y la prójimas suelen ser muy deseables.

“Por eso me acerqué a los evangelios apócrifos, por eso me gustaron más, porque son más humanos; quise saber por qué no eran aceptados, por qué eran rechazados. En ellos encontré que los santos, la virgen, todos ellos eran como de carne y hueso. También me topé en ellos — como Saramago— con un Jesucristo más humano, con dudas, con temores, con tentaciones; hay que ver quién sabe cómo estaría la Magdalena y cómo libró la tentación. Los apócrifos son voluminosos, son más extensos que la misma Biblia”.

— ¿De existir un Dios, aunque fuera creado al revés, por el hombre, ese dios cómo sería para René Avilés Fabila?

“Yo pensado más en Zeus, por ejemplo, como una deidad más cercana al ser humano, se mezcla más con los mortales, tiene afectos, predilecciones, cólera, afecciones; como es el ser humano, completo, cabal. El ser humano como lo ve La Biblia, no existe. Además La Biblia es un libro terrible, lleno de muertos, masacres, adulterios, nada más Sansón hizo una matachina de filisteos más grande que el holocausto judío. Israel debería ser juzgada por haber cometido un genocidio filisteo, desde tiempos anteriores a La Biblia (ya no queda ni un filisteo); pero a lo mejor por eso se ensañaron con Jesucristo, porque en lo apócrifos hay evidencia de que es probable que Jesús fuera filisteo, no judío… pero no quiero ser acusado de anti sionista o nazi, sino nomás como un expositor que revisa evidencias encontradas en documentos históricos que me causan asombro y mayor curiosidad acerca de las creencias.”

— ¿Entonces no cree ni siquiera en una inteligencia rectora de toda la creación, no le parece que puede ser?

“Eso me dicen muchos, pero la duda acerca de ello me ha causado muchos problemas, porque cuando expreso estas dudas la gente se molesta mucho, por ejemplo, cuando era joven, tuve una novia muy guapa que me daba muchos regalos y cuando la mande a leer a Oparin, el texto sobre el origen de la vida, se lo contó a una monja quien le dijo que yo no le convenía y la miserable me abandono.

“A lo largo de millones y millones de años se fueron creando las condiciones necesarias para que apareciera la vida, me parece más razonable. Eso es lo que se me hace mucho más explicable, que imaginar a un Dios aburridísimo, que vivía en un caos desordenado horrible y que de pronto se le ocurra: “hoy voy a separar las aguas de la tierra”… ¡y además lo hace hablando! No, no me cabe en la cabeza. Cuando volví a releer La Biblia se me hizo muy tediosa (quizá porque la saqué del cajón de un buró de un hotel gringo), salvo algunas partes conmovedoras, poéticas, hermosísimas, pero para mí son eso: bellas piezas literarias y nada más.

“El hecho es que me parece imposible que de pronto un señor Todopoderoso, que vivía en un lugar verdaderamente horroroso, que intempestivamente empieza a crear y descansa un día, además lo hace hablando, como dijimos. ¿En qué idioma habla Dios, de qué nacionalidad es? Todo ese mundo se me presentó en algún momento, dejé de discutirlo con mis amiguitos y mis familiares, simplemente escribo con cierto sentido del humor que a mí me parecen mucho más razonables. Y para escribir este libro, busqué muchas versiones de La Biblia, y todas las citas que hago son verdaderas, aunque en otros de mis libros las citas son falsas (idea que le robé a Borges)”.

— ¿No le parece entonces muy recurrente e igualmente inexplicable la necesidad humana de tener dioses?

“Hay dos cosas inherentes a la humanidad: el arte y la religión. Primero la religión como una explicación ante lo inexplicable: el rayo, la lluvia, y todo lo inmanejable para la pequeñez del hombre. Y luego, quizá la música y la danza para clamar a esas fuerzas y volverse interlocutor de ellas.

“Hay una diferencia abismal, entre el cristianismo cuando era una pasión, como dice Borges, en el que se convirtió al hacerse un poder y haber cometido toda clase de crímenes escudado bajo la tutela de un Dios imposible y una Biblia que no se practica.

“Tendría yo como 10 o 12 años cuando entré a la sacristía de una iglesia de mi barrio por Villa de Cortés, para decirle algo al padre Gabriel —lo recuerdo muy bien, que no era mal parecido— y me lo hallé besuqueándose con una vecina. Ese fue mi primer encuentro con la incongruencia. Me dijo: ‘la carne’, vi a la muchacha y dije: ‘Sí, es cierto, tiene razón’. Y más de alguno me hizo proposiciones más allá de lo prudente y lo aceptable que, afortunadamente, no acepté, para seguir viviendo y morir ‘machín’.

— ¿Por qué la persistencia en ser provocativo?

“Es de nacimiento, nunca pude ser de otra manera. Por eso cuando estudie relaciones internacionales — en algo tenía que hacerle caso a mi mamá— me pareció una profesión detestable, por eso la literatura, ser maestro, me permitió la libertad del pensamiento y de cátedra; me gusta ser provocador, ironizar. Siendo comunista, me burlé del comunismo; habiendo nacido católico, me burlé del catolicismo. El sentido del humor salva. Qué hace uno cuando se derrumba todo en lo que creía: explicarlo todo con sentido del humor. Eso me salvó la vida, no tengo crisis, no tengo depresiones; estoy donde debo estar. La burla, finalmente, me lleva a la reflexión sobre mis creencias más férreas.”

“Confío en la suprema fortaleza de la risa”.






A los 10 o 12 años comenzó a descreer en la religión católica por un sacerdote besucón.



Cuando se derrumba todo en lo que se cree, lo mejor es explicarlo todo con humor, afirma el escritor y periodista.


octubre 08, 2009

El Evangelio según René Avilés Fabila


Recientemente el mundo hispano ha producido obras críticas de la religión, del cristianismo y de la ICAR.

Ya en el 2007, la obra "La Puta de Babilonia" de Fernando Vallejo, fue un éxito editorial en muchas ciudades. Algo similar ocurrió en Bogotá tras la publicación del "Manual de ateología", en febrero de 2009, del cual informamos en este blog. También en este año la obra "El catolicismo explicado a las ovejas" de Juan Eslava Galán vió la luz.

Si a los anteriores le sumamos las obras de Pepe Rodríguez, y las traducciones en español de las obras en inglés de Richard Dawkins y Christopher Hitchens, podemos estar seguros que hoy contamos con literatura en español atea y crítica de la religión como no contabamos hace una década atrás.

Es bueno ver que las librerias, que antes solo tenian obras religiosas y nueva era, exhiben también la propuesta racional.

La propuesta más reciente viene de México. La obra "El Evangelio según René Avilés Fabila" es una obra crítica del libro más difundido de todos los tiempos: La Biblia.

Cada uno de los ensayos que integran esta obra discuten las afirmaciones e historias relatadas en la Biblia para contrastarlas con su vigencia en el mundo de hoy. El autor confronta los libros bíblicos, con los evangelios apócrifos, con otras mitologías y religiones.

En el blog "Análisis a fondo" Francisco Gómez Maza comenta:

En el compendio –tan recopilación como la Biblia, salvadas todas las distancias-- escribe una serie de ensayos que titula “El evangelio según René Avilés Fabila” –que curiosamente no habla sólo de la “buena nueva”, considerada a partir del nacimiento de Jesucristo, sino que cita y se refiere a volúmenes previos del Antiguo Testamento-- en los que expresa y trata de resolver una inquietud de fe, el tema subyacente en cada uno de ellos. Además crea silogismos imbatibles, en los que salta lo absurdo de las afirmaciones dogmáticas que todo católico viene oyendo desde la pila bautismal.

Sin embargo, dice un adagio popular que una vez católico, siempre católico, por más que se abjure de la religión y se quiera negar la formación (o deformación) y René Avilés Fabila también lo demuestra con su desilusión por el culto que lo vio nacer, porque la fe no le basta y como buen racionalista “quiere evidencias”.

No obstante, sus preocupaciones son las mismas que las de los sabios de toda la historia de la humanidad, ¿quién hizo todo esto?, ¿hay Dios?, ¿soy producto del azar?, ¿quién me dice que hubo antes de mí?, y los resultados de su búsqueda de esas verdades, pesquisa que ha realizado en los libros considerados sagrados en la cultura occidental y otros, le permiten aquí entregar al lector lo que halló como respuesta e inserta en ella su preocupación respecto a la sumisión supina de los fieles católicos mientras expresa su necesidad de sondear las verdades dogmáticas difundidas por la Iglesia, confronta también la mera propaganda católica al registrar muchas de las afirmaciones como cielo, infierno, purgatorio, inexistentes en la Biblia del modo como lo ha extendido la doctrina tradicional, y las exhibe como aberraciones autoritarias del catolicismo.

De un plumazo “El evangelio según René Avilés Fabila” despliega las cruentas historias de los héroes bíblicos y presenta un Dios que no tiene ninguna razón para tener favoritos, salvo un enorme egocentrismo, pues en la medida de ser adorado, quedan dispensadas todas las transgresiones a las mismas leyes que, siendo Dios, dictó a sus profetas como requisitos para la salvación.Como todo pueblo necesita un relato fundacional, también René Avilés Fabila equipara los analogías épicas entre la Biblia y la Iliada y la Odisea, pero mientras deja entrever indulgencia para los textos y héroes homéricos, le reprocha a la Biblia ser el respaldo de las religiones monoteístas imperantes en occidente y, sobre todo, se rebela ante la existencia de un Dios Todopoderoso y Eterno, y se regodea en las debilidades de personajes como David, adúltero y asesino y las de Sansón, a cuyas heroicas gestas no les concede otro móvil sino la terrenal pasión.

Dueño de un estilo muy directo, constructor de proposiciones claras y lógicas, René Avilés Fabila logra un conjunto de textos a la vez críticos e ingenuos, como si esperara que lo dicho en las páginas de la compilación de libros que llamamos Biblia, fuera cierto y la realidad le demostrara un fraude que señala con sarcasmo, ironía y desencanto. Escrito con pulcritud, es un texto que se lee con curiosidad en una sentada.

Ojalá esta obra se una otras varias que han venido apareciendo para ayudar a abrir la entendedera del mundo hispano!

Publicado por Ferney Yesyd Rodríguez
Blog Sin dioses

Irreverente, Avilés Fabila señala que a Dios lo suplantó un largo ejército de curas ambiciosos y dogmáticos

Adrián Figueroa Culturas
Lunes 5 de Octubre, 2009
http://www.cronica.com.mx/


PRESENTACIÓN. IGNACIO TREJO Y RENÉ AVILÉS FABILA DURANTE LA CHARLA EN LA SALA MANUEL M. PONCE.


Las risas, bromas y anécdotas envolvieron la presentación del libro El evangelio, según René Avilés, que fue calificado como irreverente y crítico sobre Dios y su soledad, pero también como un texto que no desacraliza a La Biblia y que contiene conceptos intelectuales atrevidos.

Sobre la historia del catolicismo, el escritor René Avilés Fabila resume a ésta, en el texto de la presentación, como “la historia de un Dios que fue suplantado por un largo ejército de curas ambiciosos y dogmáticos y dueños de medio mundo, conquistado a base de sangre y fuego”.

En la sala Manuel M. Ponce, del Palacio de Bellas Artes, el calor era sofocante por la gran afluencia de público. Faltaron lugares para quienes iban a escuchar a Óscar de la Borbolla, Ignacio Trejo, Bernardo Ruiz, y al autor del texto publicado por Plan “C” Editores.

No fue más de una hora la que disertaron, pero en ese breve tiempo las anécdotas o las reflexiones sobre el libro se conjugaron con las risas, bromas y hasta reclamos fraternos, como cuando el moderador dijo que Ignacio Trejo tenía más de 50 años. “No me ayudes”, dijo el escritor

De esta manera, el primero en hablar sobre el texto, conformado por 64 ensayos cortos, fue Óscar de la Borbolla, quien indicó que es un reto para el lector, porque no sólo pone ideas, correcciones y conceptos intelectuales atrevidos, sino que emerge la duda, ese punto importante de la reflexión para ahondar más en el tema.

Añadió que Avilés Fabila con su texto no desacraliza a La Biblia, pero sí ofrece algunas correcciones que nos ayudan a entender El Purgatorio, la soledad de Dios y hasta condolernos de su sufrimiento.

Indicó que su estructura aspira a la unidad, a pesar de estar construida por fragmentos y lo logra gracias a los bloques temáticos por los que transita.

“El Evangelio según René Avilés Fabila no es un texto religioso, sino la propuesta para una lectura crítica del libro más difundido de todos los tiempos”, apuntó.

Siguió el turno a Ignacio Trejo, que sólo dijo sobre el libro que es irreverente y uno de los mejores del escritor. Luego, indicó que Avilés Fabila convoca a más gente que El Greco, para después recordar un viaje a Munich, Alemania, donde estaban en un congreso y la fiesta fue muy grande”.

Después llegó el momento del autor. En su espacio refirió que su texto es una reflexión sobre las contradicciones de uno de los libros más difundido.

El trabajo es resultado de la reflexión de alguien con una mente lógica y científica que de pronto se pregunta cosas que son dogmas, que tiene uno que creer o rechazar, dijo. “Es una revisión crítica e irónica desde la creación hasta El Apocalipsis”.

Finalmente, Avilés Fabila dijo que está seguro de ir al paraíso: “No he robado, no he matado, no he engañado. He cumplido todos los mandamientos, excepto uno: desear a la mujer del prójimo”.

Fotografías presentación libro El Evangelio según René Avilés Fabila

Aspecto general de la Sala Manuel M. Ponce, de Bellas Artes.





Óscar de la Borbolla leía sus apuntes, con René Avilés Fabila e Ignacio Trejo muy atentos


Bernardo Ruiz, editor, Ignacio Trejo Fuentes, René Avilés Fabila y Óscar de la Borbolla, tras la presentación.


Rosario Casco, Jorge Ruiz Dueñas, Roberto Bravo y Carlos Bracho, durante la presentación.



Avilés Fabila y una lectora, finalizar, durante la firma de libros.

PRESENTARON EL EVANGELIO SEGÚN RENÉ AVILÉS FABILA, UNA EXPLORACIÓN LÓGICA Y CRÍTICA DE LA BIBLIA


“Si hay cielo, si hay que ir al Paraíso, ¡
yo tendré necesariamente que estar ahí!: No he
robado, no he matado, no he engañado a nadie…
sólo fallé un poco en aquello de ‘no desarás
la mujer de tu prójimo’, por todo lo demás,
cumplo con todos los requisitos!”.
René Avilés Fabila



Bajo los auspicios del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Instituto Nacional de las Bellas Artes, los escritores Bernardo Ruiz, Óscar de la Borbolla e Ignacio Trejo Fuentes acompañaron en el presídium de la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Artes a René Avilés Fabila para presentar el libro “El evangelio según René Avilés Fabila”, editado bajo el sello de Plan C editores.

En una sala abarrotada, Óscar de la Borbolla, dijo que el libro de René Avilés Fabila puede servir para hacer una relectura de la Biblia y de los evangelios y, así, la gente se dedique a pensar. Dijo, entre otras cosas que: “Hay libros que no se leen o si se hace, se coloca frente a ellos un prejuicio tan grande que impide leer lo que realmente dicen, unos son sagrados y otros -como El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha- son sacralizados. Entre los primeros están la Biblia, el Talmud, el Corán… y, alguna vez y para alguna gente, debió de haber estado el Popol Vuh (…) ¿Quién sería capaz de criticarlos?, ¿quién se atrevería a decir que alguno de ellos se le cae de las manos?”.


“René Avilés Fabila se ha atrevido para darnos -como Dios manda-, es decir como manda el sentido común a leer la Biblia y a ofrecernos las conclusiones (…) A mi juicio no se trata de un libro que necesariamente la desacralice, porque ¿quién ha dicho que un best-seller, como lo es la Biblia, que vende desde hace muchísimos años millones de ejemplares, deba ser tratado como objeto de culto: no lo hacen sus editores, ni sus compradores. Los editores tratan de cubrir el mercado y de ahí que haya ediciones de lujo, rústicas, ediciones abreviadas, simplificadas, ediciones con monitos y todas las variables imaginables a fin de sacarle, económicamente, todo el jugo posible”.

“Los compradores -agregó-, además de tratarla como adorno, como un pisapapeles que como un objeto que dejan que se ¿lo habrán leído alguna vez? Y, en el caso de haberlo hecho ¿lo leyeron durante horas, bostezando, o sin bostezar?, ¿en qué circunstancias lo leyeron?, ¿se habrán quedado dormidos a la mitad de la lectura o no? (…). El libro de René, lejos de desacralizar, es un libro moralizante y piadoso (…). El libro está escrito con una prosa clara, amena, con destellos de humorismo.”

Por ese tenor siguió para explicar que el texto de René es un todo orgánico que plantea al lector una exploración lógica, crítica de la Biblia y la necesidad de utilizar la inteligencia para hacerse una serie de interrogantes respecto a constatar la veracidad de la existencia de Dios y algunas otras verdades -tomadas como incuestionables- que el catolicismo y el cristianismo han sostenido a lo largo de la historia.

Ignacio Trejo Fuentes, ex alumno del escritor, se dedicó a narrar anécdotas de cómo es René Avilés Fabila como profesor y de algunas correrías de ellos, durante sus años mozos -con otros hoy sobresalientes intelectuales- por Europa. Respecto al libro, dijo que el texto es uno de los mejores del autor, en cuya extensa obra hay ensayo, novela y cuento, porque es “crítico, rudo e irreverente”, además de resaltar el agudísimo sentido del humor con que Avilés Fabila plantea sus dudas y resquemores respecto a la Biblia y sus verdades.

Bernardo Ruiz -editor del volumen y moderador de la mesa- aludió al texto como sumamente original, muy completo. “Creo que el libro tiene pocas fallas, el cuidado de la edición estuvo bajo Rosario Casco -esposa del autor- y del mismo René”, dijo antes de presentar al escritor.

René Avilés Fabila, al tomar la palabra, volvió a hacer gala de su sentido del humor arrancando las carcajadas francas del auditorio, para decir que, tras haber sido exhibido en anécdotas bohemias por Nacho Trejo, no le quedará más remedio que contarlas todas y contarlas bien.

Después se refirió al continuo asalto de los temas bíblicos en sus obras y, sobre todo, a darse cuenta como en su literatura siempre surgen las grandes dudas e interrogantes que le planteó la lectura de la Biblia y la mitología durante su niñez, la primera y principal fue la imposibilidad de la existencia de Dios.

Habló respecto a que durante su niñez y adolescencia le surgieron dilemas como el por qué no existen -del mismo modo- los dragones, los pegasos o los unicornios y las quimeras y como le contestaran que esas criaturas no eran reales, sino producto de la imaginación de algún escritor -pero Dios no-, entonces fue cuando se puso a buscar explicaciones para eso que consideraba, desde aquellos momentos como un absurdo, y es así como esos temas -de carácter fantástico- poblaron la escritura que ha desarrollado a lo largo de su carrera.

Resaltó que este texto es el resultado de esas preguntas y que correspondía a la necesidad de escribir un evangelio “como Dios manda”, y, por eso, (con todo el sentido del humor de que es capaz), presento su versión, como si el mismo Dios se la hubiera pedido “porque esos profetas y santos escriben muy mal.”