Tantadel

noviembre 14, 2011

¿El DF ciudadanizado?

No son pocos los cronistas de las desgracias de Tlalpan. De principio a fin, de El Pino a Higinio Chávez, exceptuando a Gilberto López y Rivas, quien luego de su breve paso por el PRD renunció ante la escandalosa corrupción, hemos sido testigos de enormes cantidades de acciones turbias y de un abandono casi total. Tlalpan se ha convertido en una hermosa cueva de ladrones, donde personajes verdaderamente siniestros como Guillermo Sánchez Torres o Carlos Ímaz se han dedicado a explotar la ingenuidad de quienes allí vivimos. Hemos intentado defendernos, pero cada paso nuestro se topa con una cadena de complicidades que involucra inalterablemente al jefe del gobierno capitalino. Hoy es un cínico llamado Marcelo Ebrard, sordo ante nuestras repetidas quejas y solidario con quienes manejan como rebaños a multitud de tlalpenses necesitados.

El intento de ciudadanizar a la capital no ha sido fácil por una sola razón: cada delegado interviene abierta y escandalosamente para que queden al frente de los comités ciudadanos sus incondicionales y así poder manejarlos a su antojo. Lo veo en los medios y en el trato habitual con habitantes de otras delegaciones perredistas. Iztapalapa y Tlalpan, sin duda, son casos evidentes, imposibles de negar. Para tratar de defendernos de una larga lista de calamidades y abusos cometidos por Higinio Chávez y sus secuaces, que no colaboradores, decidimos participar en nuestra propia sección electoral: Parques del Pedregal, clave 12-114. Hicimos un gran esfuerzo para convocar a los vecinos, quienes no creen en este tipo de procesos convocados y desde luego manipulados por las autoridades capitalinas. A nuestro alrededor vimos las clásicas marrullerías perredistas para ganar votos. Fuimos de las pocas secciones independientes. Una vez que ganamos, solicitamos a los habitantes de la zona que seleccionaran en qué invertiríamos los ridículos 215 mil pesos asignados para mejorar la sección. Los vecinos se inclinaron por proteger la amplia avenida Zacatépetl, realmente agobiada por ambulantes de toda índole: de vendedores de mascotas hasta elegantes bolsas de piel italiana, pasando por tacos y más tacos, y Camino a Santa Teresa. Estas dos avenidas sufren el diario embate de miles y miles de vehículos: se han convertido en estacionamientos y basureros donde jamás pasa alguien a barrer y recoger la basura que dejan los usuarios del Bosque de Tlalpan y de las oficinas aledañas. Cada vecino, como puede, intenta dar su propia lucha contra el delegado en turno. Desde que llegó el PRD, cuando Cuauhtémoc Cárdenas triunfó, El Pino advirtió que los “ricos” seríamos castigados. Lo extraño es que mi casa está rodeada de otras donde habitan académicos, escritores y pequeños empresarios que únicamente desean vivir en paz y con respeto. Llevamos largos años soportando excesos y atropellos. Un taquero, por ejemplo, mandó poner cemento en un pedazo de pasto para mejor acomodar su puesto. En efecto, la calle es de quien la trabaja. Los franeleros tienen ya sus permisos y por lo menos intentan que la multitud de automóviles no se estacionen frente a la cochera de cada uno de nosotros.

¿Policías? Ninguno, salvo los que pagan en algunas zonas protegidas por los propios habitantes. Se ha hecho una zona intolerable, pero eso sí, nos cobran predial como si fuera de lujo. Lo grave es que cuando solicitamos que pavimentaran y protegieran nuestra sección, avalado por la anterior Consulta Ciudadana de marzo, nadie respondió. A cambio, ahora el IEDF de nuevo nos convoca a elecciones. Nosotros, al menos, no quisimos molestar más a los vecinos. Según datos oficiales, 213 colonias no harán consulta para definir el “presupuesto ciudadano” para 2012, pues ni siquiera pudimos ejercer el de 2011, dado que Higinio Chávez no ha cumplido con lo que solicitamos. Ni un simple basurero ni arreglos a la carpeta asfáltica de Zacatépetl. A cambio, todos los días recibimos noticias de la forma en que la delegación hace negocios, concede licencias para construir gasolinerías o despoja a campesinos indefensos. No hemos logrado acercarnos a las autoridades y eso ha creado un hartazgo y desánimo entre los ciudadanos, a quienes ahora buscan para pedir el voto para Marcelo Ebrard y nuevas autoridades.

La idea de invitar a los ciudadanos a formar parte, aunque sea desde lejos, a compartir las decisiones de cada delegación, es correcta. Pero, ¿cómo ponerla en práctica en medio de tanta suciedad como la que vemos en cada delegación? Nosotros hemos dejado de dar la pelea, son ya muchos años tratando de tener autoridades justas y dignas: cada tres años tenemos un pillo de más bajo nivel educativo con mayores ambiciones de enriquecerse. Queda esperar a que el año entrante la sociedad capitalina despierte y se dé cuenta de los engaños y las patrañas que padecemos y lo manifieste con su voto en contra. Me rindo. Lo único que he logrado es perder el tiempo y ver cómo mi entorno se llena de ambulantes, donde hay letreros que dicen: “Tlalpan, zona de tranquilidad” o “Ambulantes, no”. Pondré una taquería en vía pública o venderé perritos abajo del Periférico Sur en lugar de dar clase en la UAM-X. Para el PRD no somos ciudadanos, somos votos.


Opinión 2011-11-14 - La Crónica

1 comentario:

Fundación Equipo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.