Tantadel

diciembre 05, 2011

El Museo del Escritor

Finalmente y luego de diez años de buscarle una sede, la delegación Miguel Hidalgo, conducida por Demetrio Sodi, nos facilitó en comodato un local para que temporalmente el Museo del Escritor, único en el mundo, sea una realidad. Ésa es la parte cordial del asunto, ahora el país tiene un museo dónde albergar libros de primeras ediciones firmados por sus autores, máquinas de escribir de grandes poetas y novelistas, objetos pertenecientes a artistas que escribieron obras maestras, grabados, fotografías y caricaturas de esos mismos narradores y poetas, en fin, un buen punto que permita, por añadidura, no sólo la contemplación de piezas y objetos, sino que se convierta en un museo vivo e interactivo donde los jóvenes desarrollen sus habilidades literarias. Fue una conquista de un grupo de académicos, escritores, intelectuales, periodistas culturales y personas que decidieron brindarle un resuelto apoyo al proyecto que arrancó hace una década y que tuvo como base mi propio archivo que incluye alrededor de 20 mil libros de literatura que están ya en proceso de clasificación para ser parte del Museo del Escritor.

La historia de dicha institución, desde que la registramos, es asombrosa y sirve para documentar la ignorancia, insensibilidad y miopía de los actuales gobernantes del gobierno federal y del capitalino, incluso de la parte empresarial, pues recurrimos en busca de solidaridad y apoyo a los hombres de negocios más poderosos y ninguno se interesó y apenas lo estudiaron para ver su potencial. Por ejemplo: la idea era colocar el Museo en el Centro Histórico y desde allí contribuir a desarrollar de nuevo la vida cultural, algo que se ha perdido notablemente por diversas razones; la primera, por el traslado de la UNAM a la Ciudad Universitaria. Está visto que los ricos de México serán buenos para hacer dinero, pero no para apoyar causas de excelencia que no dan recibos deducibles de impuestos. La historia detallada, en correspondencia con los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón, López Obrador y Marcelo Ebrard, está toda allí, en un diálogo de sordos. Nosotros llegamos a pensar que podría ser considerado, en una nación de magníficos museos, como parte de los festejos del Bicentenario y del Centenario. Por Calderón respondió Bravo Mena, haciendo gala de escasa visión, ignorancia e insensibilidad. Para qué hablar del GDF, allí ven votos, no personas con iniciativas.

Pero ya estamos allí, en el Parque Lira en un bello edificio que por desgracia resultó insuficiente para todo el material que poseemos. Demetrio Sodi tuvo la sensibilidad de ver las posibilidades del Museo del Escritor y su utilidad a la comunidad, pues va respaldado por talleres, conferencias, mesas redondas, presentaciones de libros, etcétera. Mañana martes, a las 19:00 horas será inaugurado oficialmente y allí los esperamos a todos ustedes, para que nos acompañen en este hecho significativo para el desarrollo armónico de la cultura nacional; buscaremos la forma, no es tarea difícil, de vincular a diversas artes con la literatura: el cine, la música, la danza y todas aquellas manifestaciones que de una u otra manera tengan íntima relación con las letras.
El último esfuerzo que llevamos a cabo fue pedir algún tipo de apoyo a Conaculta: Nada. Nunca como ahora las puertas están cerradas, diría José Revueltas, a piedra y odio. Consuelo Sáizar es un ejemplo de lo que hoy son la mayoría de los funcionarios culturales: vienen, en principio, de la nada, carecen de obra propia, apenas han escrito un memorándum y con pésima sintaxis y mala ortografía. Está llena de resentimiento y aversión por la mayoría de quienes quedan dentro de su imperio. No entiendo cómo una mujer tan exitosa —enigmáticamente exitosa— muestra su enemistad con aquellos que no se someten o le rinden pleitesía. Su capacidad para la destrucción y el odio no hablan mal de ella, hablan pésimo de Felipe Calderón, quien la nombró y tolera sus excesos y pugnas personales. Goza premiando a sus amigos y tratando de hundir a sus enemigos. La historia la pondrá en su sitio. Por ahora se jacta con total indiscreción y falta de tacto, que no le importa quién triunfe en 2012, PRI o PAN, ella tiene asegurada la reelección. Bueno. La pregunta es: ¿quién está detrás de ella y le concede tanto poder majadero e insolente, tanto abuso? ¿De dónde le vendrá su inmensa fuerza política que tan mal utiliza? Ni siquiera se ha tomado la molestia de hablar de un proyecto serio de política cultural. Nunca ha esbozado siquiera una sonrisa de amabilidad. Sólo le vemos insolencia, prepotencia (¿de qué?), incapacidad y una total falta de cultura. Está visto: Calderón es incapaz de nombrar a una persona eficaz.

La dejamos rumiar sus muchas aversiones personales, su perfecta misantropía, disfrutar de su autoritarismo y gozar humillando intelectuales sumisos. Su opinión sobre mi persona me tiene sin cuidado. Yo tengo obra literaria, académica y periodística. Nosotros mañana abriremos una nueva etapa, con imperfecciones y quizá errores, de la cultura nacional, una donde la sociedad da un paso y sin apoyo del Estado mexicano, se lanza a convertir sus sueños en realidad. Si nos acompañan, podrán percatarse de que un sueño surgido de un pequeño grupo de escritores y académicos, estimulado por periodistas culturales, puede lograr sus objetivos pasando por encima del poder, con dificultades y modestia, pero así ha sido. El Museo tendrá larga vida, mientras que funcionarios del tipo Sáizar quedarán en el basurero de la historia.

Opinión 2011-12-05 - La Crónica

No hay comentarios.: