Tantadel

enero 29, 2012

Gordillo, ¿quién gana, quién pierde?

Gordillo, ¿quién gana, quién pierde?Es imposible garantizar que el magisterio sufragará en pleno por el partido o candidato que señale la dirigente.

De sobra hemos leído opiniones sobre la ruptura (de alguna manera hay que llamarla) entre el PRI y Elba Esther Gordillo. El Panal como partido es una ficción, una empresa personal dispuesta al postor de más peso. Algunos piensan que es un acierto de Peña Nieto, otros que al PRI le faltarán votos para derrotar al PAN y al PRD. Los directamente involucrados han mostrado su mejor mueca y evadido hablar de sus diferencias reales. Como es en la política mexicana comunican con verdades a medias. Las conjeturas están centradas en los muchos votos de Elba Esther, otra ficción. Es realmente imposible garantizar que el magisterio sufragará en pleno por el partido o candidato que señale la dirigente. Podrá dar la orden, pero jamás comprobará las lealtades de un gremio golpeado y humillado, sometido a una tiranía pocas veces vista en el país. Ni siquiera el célebre Fidel Velázquez movió a la CTM de manera tan autoritaria y majadera, usando al SNTE como vulgar grupo de choque.

De los panistas, sólo Cordero, quien no tiene idea acerca de la política nacional, ha dicho que debe haber pláticas con la maestra prodigiosa para obtener una alianza. Piensa en que ya fue su aliada con Fox y Calderón, que el PAN se ha hecho pragmático al tiempo que dilapida su historial de pretenciosa limpieza y dignidad. Le bastó llegar al poder para sufrir una metamorfosis preocupante. ¿Dónde quedó el tenaz crítico del sistema? Quitó al PRI para ponerse él, sin mayores modificaciones. Ni Vázquez Mota ni Creel quieren tratos con ella.
El angelical López Obrador, incapaz de ocultar su parte diabólica, dice rechazarla. Pero es ya aburrido escuchar sus promesas fáciles, nunca las cumple. Supongamos que repudia a Gordillo, ¿qué le queda a esta mujer para no perder la concesión otorgada por el IFE? Conseguir candidato propio o de todas formas mandar a sus huestes a votar por Peña Nieto, en busca de alguna oscura negociación que le permita mantener el registro y muchas de las curules que requiere para familiares y amigos cercanos.

Realmente su futuro está marcado por muchos pecados sociales y políticos, la historia le guarda un lugar dentro de los infames, diría Borges. Lo que debe alarmarnos es que todo un gremio fundamental para el desarrollo de la nación, sea manejado a placer por una persona, con bajezas. Su poderío es inmenso, en sus manos están todas las familias del país, son los personajes de nuestra historia y desarrollo, no obstante, están atrapados por Elba Esther Gordillo.
La dirigente negocia con quien le conviene y le da más beneficios. A cambio, con poder real y casi eterno en sus manos, a los maestros los manipula, los secretarios de Educación le temen y se han plegado, como Vázquez Mota y Lujambio. Nadie la ha enfrentado seriamente. Salinas la erigió como líder de un enorme sindicato y destruyó con facilidad a un hombre realmente poderoso como fue La Quina. Hombre temible, capaz de parar a la más importante fuerza laboral del país: los petroleros. De pronto se halló en la cárcel y allí lo demolieron física y moralmente. Justicia perversa. ¿No pueden buscarse caminos legales para ganar a los maestros? El PRI que la formó y ahora la rechaza, ha dicho que tratará con ellos directamente. ¿Lo hará?

En estos tiempos que tanto se habla de democracia, ¿por qué no la vemos en los sindicatos? La mayoría padece dirigentes que se han hecho corruptos y vetustos manipulando trabajadores. Ninguno representa realmente a sus agremiados. Líderes que tienen las manos maltratadas de contar dinero y firmar nombramientos, que usan a sus camaradas para venderse al partido que más ofrezca. El SNTE es sin duda el peor ejemplo y son escasos los sindicatos que representan con alternancia y democracia a sus agremiados.

Gordillo es un grave problema no para el poder o para un partido en particular, sino para el país.

Excelsior - 2012-01-29

No hay comentarios.: