Tantadel

julio 30, 2012

AMLO visto desde Suiza

Como profesor universitario de dos grandes casas de estudios, la UNAM y la UAM, como periodista curioso y literato inquieto, no dejo de escuchar las frases, palabras e ideas que profieren personas de diversas comunidades con acceso a la educación y la cultura. Sé qué se piensa de Peña Nieto, Calderón o López Obrador por sólo mencionar a tres personas que imponen la agenda política nacional. Veo en México demasiada perversión y me asombra que la agitación social provenga de una sola persona: AMLO. Muchos son quienes preguntan de dónde salen los enormes recursos que utiliza para vivir desde hace años y de dónde las abultadas cifras que usa en sus largas campañas presidenciales.

Al respecto recibo una nueva misiva electrónica sobre dicho tema que incorporo: “Estimado René, para comprender a AMLO es necesario preguntarse, ¿qué haría si llegara al extremo de reconocer su derrota? ¿Qué sabe hacer que no sea intrigar, realizar grilla pura? ¿Qué talentos tiene, qué habilidades, qué preparación posee, cuál es su experiencia, su historia profesional fuera de las luchas callejeras que viene dando desde hace años, desde que abandonó el PRI donde se formó?

“No ha hecho nada en su vida que no sea cortejar a los medios y manipular a la opinión. Fue en base a eso que labró su carrera de grillo, porque ser político es otra cosa, ya no digamos gobernante o estadista. Lo que le abrió el camino fue entender que el PRI le negaba la candidatura para gobernar Tabasco. Allí no tenía futuro porque había gente mucho más competente. Encontró en el PRD lo necesario para convertirse en caudillo, él que mal había concluido una carrera universitaria, con muchos esfuerzos y poca capacidad intelectual.

“En el lamentable vacío de la izquierda mexicana, ausente de propuestas serias, y dentro de un amplio espectro de personas dispuestas a creer lo que fuera con tal de mejorar su situación, AMLO supo ser hábil. Tiene aterrado al país y mientras padecemos la ausencia de una verdadera izquierda, como tú lo señalaste recientemente, aprovecha su capacidad para la demagogia y sobre todo para mentir ante públicos absortos. En este espacio ha sabido moverse muy bien, se ha creado oportunidades infinitas que le permiten ser el centro de atención y hasta héroe de destacados intelectuales que alguna vez fueron críticos del poder. Una vez que el Subcomandante Marcos pasó de moda cuando no supo manejar su transición de las montañas al DF y que AMLO tuvo la plataforma mediática en el gobierno capitalino, se colocó en una posición de icono de la izquierda a la que se ha aferrado como perro al hueso.

“De no dedicarse a lo que se ha dedicado en los últimos 7 años, ¿qué haría? ¿Qué sabe hacer? ¿Cómo se ganaría la vida? ¿Quién lo mantendría? ¿Qué trabajo honesto y productivo ha tenido él en su vida? Lo que los medios deberían hacer es dejar de darle tanta difusión, lo que él busca con sus payasadas. O deberían cuando menos difundirlas de una manera objetiva. Es decir, no solamente comunicar lo que dice, sino contextualizarlo, analizar su contenido y reportarlo como lo que son: declaraciones carentes de contenido político serio. Lo mínimo que podrían hacer es no difundir la nota sin el punto de vista de los aludidos, o con un pequeño análisis. Es increíble cómo se han reportado detalles como el de las tarjetas de Soriana, cuando es tan obvia la manipulación, hasta en los videos producidos por los amloistas, si te fijas bien en el contenido. O la acusación de que usaron niños para vigilar la eficacia de la supuesta compra de los votos. Digo, ¿cuántos miles de niños se hubiesen necesitado? ¿Dónde están las fotos o los testimonios? ¿O las evidencias del uso de teléfonos celulares para la toma de fotos comprobando el voto comprado? ¿Alguien que puede pagar un teléfono celular está dispuesto a vender su voto por una cantidad miserable?
“AMLO no va a parar porque no tiene otra cosa que hacer. No va por la Presidencia, va por el subsidio, quien sea que se lo esté pagando. Va por verse en la televisión, mirar su foto y nombre en los periódicos. Necesita alimentar su ego de esa manera porque no tiene otra. ¿Qué sabe hacer para ganar reconocimiento personal? ¿Escribir libros? ¿Investigar para la ciencia? ¿Producción artística de algún tipo? ¿Qué, René, para qué sirve ese tipo? Imagínate encontrarse solo, sin seguidores y verse en el espejo. Hacer un balance de su vida si desapareciera el ruido que le rodea actualmente. Es un pararrayos en el que se concentran los deseo de miles de protestar. Tú sabes bien de eso. AMLO ofrece palabras vacías, promesas sin sentido.

“El que personas como Rosario Ibarra y Elena Poniatowska lo apoyen es un reflejo de sus limitaciones, de su decaimiento intelectual y más que nada de la profunda sed de hacer algo y de la ausencia de alternativas. En fin, gracias por tus artículos, René. Convergimos hace tiempo en La Crisis, en la cual Carlos Ramírez me invitó a colaborar.

“Te envío un abrazo desde Ginebra, Suiza, donde ahora resido, Jorge Mancillas”.
Si para colmo, añado, estudiamos las propuestas políticas de un hombre incapaz de sentarse a reflexionar, es difícil entender a sus fanáticos.

Opinión 2012-07-30 - La Crónica

No hay comentarios.: