Tantadel

agosto 08, 2012

Los altos vuelos de Consuelo Sáizar

Consternada por la desaparición física de algunas figuras por ella admiradas, es posible que Consuelo Sáizar no se haya percatado de que la dependencia a su cargo, Conaculta, ha gastado en dos años la nada despreciable cantidad de 280 millones de pesos, según una investigación del diario Excélsior. El reportaje es contundente y no deja lugar a dudas. La institución dilapida fortunas en promover a las autoridades y permitirles moverse a placer por el mundo. Las agencias de viajes contratadas, las que supuestamente ganaron las respectivas licitaciones, parecieran fantasmas. Pero algo nos dice la abultada cifra: que la honradez y la eficacia tampoco brillan en el PAN. Tan sólo en “cultura”, Sari Bermúdez, locutora televisiva, maestra de ceremonias políticas, “también se caracterizó por destinar grandes sumas a viajes. La prensa ventiló que en un boleto de avión a Londres gastó 80 mil pesos y que sus gastos para recorrer el mundo alcanzó los tres millones de pesos.” Esto fue en tiempos de Vicente Fox, en los momentos en que el PAN gozaba las delicias del poder, criticaban a los corruptos del PRI y miraban con desdén el enriquecimiento que los perredistas llevaban a cabo ante los ojos de los capitalinos, quienes siguen creyendo en su honestidad valiente.



Ya con Felipe Calderón, mientras prometía empleos a granel y comenzaba la atroz lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico, Sergio Vela, experto en música, produjo “un alud de críticas… cuando en marzo de 2009 se reveló su predilección por viajar en primera clase”. El reportaje precisa: “El ex funcionario gastó en nueve viajes internacionales realizados en 2007 un total de 571 mil pesos. Ese año, Vela estuvo fuera del país 46 días…”. Al parecer, nunca siguió el programa de austeridad lanzado por Calderón. Habrá que aceptar que su gobierno fue casi Montesori, cada quién hacía lo que le venía en gana.

La investigación sobre los despilfarros de Consuelo Sáizar, que igual los cometió a su paso por el Fondo de Cultura Económica, son realmente escandalosos, sobre todo si consideramos los resultados de su gestión, la que, por desgracia, no concluye. Los periodistas que realizaron la investigación precisan todo lo que Conaculta pudo llevar a cabo con ese dinero si hubiera sido invertido de modo racional e inteligente, no siguiendo los dictados de Sáizar. Ello prueba que no hay política cultural, que el proyecto consiste en gastar donde haya resultados publicitarios, como es el caso de las bibliotecas de intelectuales distinguidos, comparadas sin más razón que dar golpes propagandísticos.

Uno podría argumentar que así es el panismo, que también les gusta el dinero oficial y la buena vida, no importa que luego aparezcan los desastrosos resultados. Pero Consuelo Sáizar presumió en una reunión de escritores, en la que participaba yo, que no era panista. Entonces habrá que exigirle cuentas a ella en lo personal y desde luego al panista, Felipe Calderón, quien la colocó en tal cargo, muy lucidor, lleno de poder y recursos inagotables.

Si las nuevas autoridades del país no se preocupan por el tema, y parece que así será, Conaculta seguirá siendo una dependencia al servicio de su presidente en turno, sin proyecto de política cultural, con un gran presupuesto que, está visto, puede gastar como le dé la gana a su titular. ¿Ante quién responde Consuelo Sáizar, por ejemplo, ante Felipe Calderón, el secretario de Educación Pública o el SNTE? No lo sabemos, yo al menos. El organigrama de Sáizar es peculiar y ella lo grita y altera a placer. Cuando estábamos en busca de apoyo para el Museo del Escritor, al que un grupo de poetas y novelista imaginábamos como posible parte de los festejos del Centenario y el Bicentenario, de la Presidencia de la República nos dijeron que Calderón no acostumbraba dar órdenes a sus colaboradores. Es decir, no intervendrían en Conaculta para darle apoyo a la idea del museo que es acertada, pero que dependía de doña Consuelo.

¿Sorprendente? No. Por eso los resultados de su gestión son pésimos y la Estela de Luz mostró la falta de imaginación y la tendencia al despilfarro del gobierno calderonista. Quizá reflexionando sobre la deplorable administración panista, algunos medios han señalado que Calderón y su familia están planeando una larga estadía en EU, donde Felipe podría impartir cátedra en alguna universidad de prestigio. Mi pregunta sería: ¿clases de qué?, si es un político lamentable: dejó al país en peor estado del que lo encontró y, para colmo, a su partido en tercer lugar, muy abajo del enemigo odiado: el PRI.

No es sorprendente que una mujer incapaz, sin obra propia, autoritaria y lépera, que ha manejado a Conaculta a placer, como lo han hecho todos sus presidentes, pero con mayor obviedad, haya tenido resultados tan magros con altos costos. Los creadores, los periodistas especializados en cultura, los intelectuales y académicos bien podrían entender que el problema, además de la formación de su titular, es la ausencia de una política cultural seria y clara, inteligente, donde estén representados los intereses de la comunidad cultural y los de la nación y, desde luego, hacérselo saber como exigencia al próximo Presidente de México.

Opinión 2012-08-08 - La Crónica

1 comentario:

Alejandro Bracho dijo...

Bien dicho, Mtro. Avilés Fabila: en cualquier democracia con un gobierno transparente a Consuelo Sáizar se le acusaría de fraude. Le mando un afectuoso abrazo.