Tantadel

agosto 03, 2012

Premio Crónica a Enrique Fernández Fassnacht

Hace tres años La Crónica estableció, en pos de estimular la vida cultural, educativa, de los medios de comunicación, de los aspectos sociales y filantrópicos de México, el Premio Crónica. Dicho galardón ha sido muy bien recibido por los mismos medios, las universidades y el mundo empresarial. Podemos decir sin temor a exageraciones que ya es un referente. En materia de educación, la primera persona en recibirlo fue Yoloxóchitl Bustamante, directora general del Instituto Politécnico Nacional, a quien tuve el honor de hacerle la entrega del Premio en el Club de Banqueros. El siguiente año, fue el doctor José Narro, rector de la UNAM y uno de los más distinguidos educadores del país, un hombre seriamente preocupado por el rumbo de México. Ahora, en esta nueva entrega, el Premio Crónica le será entregado, justo de manos del doctor Narro, al rector general de la Universidad Autónoma Metropolitana, al doctor Enrique Fernández Fassnacht.

La UAM es una de las más jóvenes y prestigiosas casas de estudios superiores de la República. Nació hace unos 37 años con tres unidades, Xochimilco, Azcapotzalco e Iztapalapa. A la fecha, cuenta con otros dos campus: Lerma, en el Estado de México y Cuajimalpa. Su plantilla de profesores e investigadores es de un elevado rango. De sus licenciaturas, maestrías y doctorados salen jóvenes muy bien formados y listos para incorporarse a un mercado de trabajo cada vez más exigente. Sus programas escolares sufren una y otra vez las necesarias reformas para estar actualizados. Sus investigaciones nunca están exentas de responsables contenidos sociales y va más allá de las expectativas que se dieron cuando Luis Echeverría fundó la UAM, con Porfirio Muñoz Ledo en la SEP. El primer rector general fue el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez. Actualmente, la institución es conducida con talento por el citado doctor Enrique Fernández Fassnacht.

Soy universitario de toda la vida, estudié en la UNAM, allí mismo me formé como profesor y posteriormente me atrajo el novedoso sistema modular de la UAM-Xochimilco, donde estoy desde su fundación. Su rector general actual, el doctor Fernández Fassnacht tiene un notable historial académico y científico. Es ingeniero químico industrial egresado del IPN. La maestría la hizo en la UAM, Iztapalapa, en la División de Ciencias Básicas e Ingeniería, y se formó como doctor físico químico en la UNAM, en su Facultad de Química. Por último, el posdoctorado lo realizó en la prestigiada UCLA. La lista de distinciones, premios y reconocimientos a su larga carrera académica, a sus notables investigaciones, es infinita y de valía. Su experiencia académica es insuperable, está incluido en investigaciones de muy alto rango, ha recibido becas nacionales y extranjeras y es miembro regular de la Academia Mexicana de Ciencias y de la Academia Nacional de Ingeniería. Como profesor su historial es asimismo largo y brillante. Dentro de la UAM, donde ha desarrollado lo medular de su ambicioso trabajo, ha ocupado distintos y significativos cargos administrativos sin dejar de cumplir trabajos de docencia e investigación. Es sin duda un talentoso científico y un educador que conduce con inteligencia y mesura a la UAM, cuya complejidad estructural no es fácil.

Rodeado de un buen equipo de profesionales de la administración y de expertos en sus distintas tareas, Fernández Fassnacht ha llevado a la UAM por excelentes derroteros. Hoy tenemos un prestigio, con menos edad, comparable, al de la UNAM y el IPN, nuestras mayores casas de estudios. Por tales razones, muy resumidas por razones de espacio, es que ahora La Crónica ha decidido por votación de su consejo editorial, entregarle su más alto galardón en materia educativa. Funcionario académico, investigador y profesor, se mueve con la necesaria cautela para no entorpecer el desarrollo de la casa de estudios bajo su responsabilidad, pero a la par sabe tomar decisiones audaces que la hacen crecer con celeridad a pesar de los escasos presupuestos y los problemas que los tiempos nos han heredado.

Éstas son algunas de las muchas razones que han hecho a Enrique Fernández Fassnacht acreedor a tan alto premio, uno más en su larga carrera de científico y profesor, de investigador y funcionario. Me parece, como parte de esta casa editorial, La Crónica, asiduo colaborador de sus páginas, que el diario ha hecho una excelente selección, muestra que ha meditado seriamente sobre las personas e instituciones que deben recibirlo. El doctor Fernández Fassnacht cuenta con la obra necesaria para recibir cualquier premio o reconocimiento, pero este galardón también es un reconocimiento a la UAM que, en su conjunto, muestra su pujanza y capacidad para contribuir cabalmente al desarrollo educativo de México. Sus egresados son de muy alto nivel y en general su presencia dentro y fuera del país, prestigia nuestro sistema educativo público.
Enrique Fernández Fassnacht, a lo largo de casi tres años, ha realizado un papel relevante al frente de lo que llamamos Casa Abierta al Tiempo. Felicidades al rector general y desde luego a la magnífica universidad, modelo de institución educativa pública y socialmente comprometida, hoy en su mejor momento.

Opinión 2012-08-03 - La Crónica

No hay comentarios.: