Tantadel

mayo 12, 2013

Lady Profeco y el nieto de Malcolm X


En recuerdo del admirable colega Alfonso López
El escándalo y el malestar han sido intensos y persistentes. Ningún rico y poderoso tiene derecho para actuar con la majadería social de la niña Benítez. Basta de influyentismo, racismo y mala educación. Basta de abusos políticos que brillaron con el PRI y regresan triunfales. Humberto Benítez Treviño tiene una larga y exitosa carrera, no sé si decir con el grupo Atlacomulco (porque sus integrantes niegan su existencia), pero sí con una larga lista de políticos mexiquenses que vienen de su mejor época, la de Carlos Hank González, tratando de recuperar el poder. Lo consiguieron y olvidaron las derrotas de 2000 y 2006. Parecen no percatarse  de que hubo un hartazgo que no ha desaparecido del todo. Ahora tenemos pruebas de cómo se conduce tal partido. Se defienden entre sí y, como en los viejos tiempos, saben acomodar y sostener a los amigos del primer círculo. El número de amistades y parientes mexiquenses en el gobierno federal llama la atención.
Carece de sentido volver a la niña Profeco, ya sabemos demasiado y ella nada sabe sobre el país. Es hija de papi y papi es buen amigo de Peña y entonces sus influencias están garantizadas. La mejor prueba es la torpe investigación realizada en el restaurante de Polanco. Los culpables fueron cuatro funcionarios que simplemente actuaron como lo han hecho el PRI y el PAN y el PRD: protegiendo a los jefes. Sacrificándose por ellos. Los solícitos funcionarios que corrieron a ayudar a la niña Andrea, para que le dieran la mejor mesa fueron suspendidos, luego los reacomodarán. El partido sabe pagar sus deudas. Las declaraciones de Benítez Treviño fueron patéticas: “Asumí mi responsabilidad como padre de familia”. A mi hija la regañé, eh, y está castigada: durante dos meses no recibirá “domingo” y no irá a los antros en las noches ni le prestaré el Cadillac. Sólo faltó que la SFP la sancionara con hacer una plana de Seré una niña educada y no prepotente.
Hasta hoy, Peña Nieto mantiene relaciones cordiales con los medios, la sociedad y los demás partidos. Ha sabido aprovechar las debilidades y los errores de sus rivales. Pero estos actos intolerables pueden ir deteriorando su luna de miel que rebasó los célebres cien días. Nadie ignora la vieja amistad entre Benítez y el presidente, de allí una certeza: hubo chivos expiatorios y la solución no fue la adecuada. La costumbre es normal en México: el presidente sitúa a sus mejores amigos en los más altos puestos. Hay concesiones, cierto, pero se deben a maniobras de pésimo ajedrez político, como la incorporación de Rosario Robles, algo que supongo debió irritar a priistas de cepa, que han militado en las buenas, las malas y las peores sin moverse de su postura y que ahora ven a una mujer expulsada del PRD, formada en la aversión contra ellos, aparecer gozosa en las fotos obligadas con el siempre sonriente Peña Nieto.
Los casos de influyentismo son frecuentes en México, lo sabemos. Pero la sociedad ha cambiado, tiene recursos como internet y eso contribuye a exhibir los excesos del poder. No es posible seguir soportando los deplorables manejos de los funcionarios y sus familiares y amigos. Un gobierno serio, verdaderamente interesado en cambiar, lo primero y más fácil le sería instruir a sus colaboradores para que eviten en lo posible las ofensas de sus descendientes.
Dicen que Ruiz Cortines llamó a sus colaboradores y les anticipó: Si alguno de ustedes obtiene el premio mayor de la lotería y se hace multimillonario, quedará cesado. ¿No podría Peña imitarlo y, por ejemplo, investigar las fortunas de algunos amigos como Hank Rhon? Por lo menos que les diga a sus colaboradores que sus hijos finjan buenos modales en los lugares públicos.
Viendo bien las cosas, la niña Profeco tuvo fortuna. Latif Shabazz, nieto del legendario Malcolm X, fue asesinado por un mesero que alteró la cuenta en un tugurio de Garibaldi.


No hay comentarios.: