Tantadel

junio 12, 2013

DF, reino de los automóviles


Son indiscutibles los graves problemas de movilidad y contaminación ambiental que existen en la ciudad de México. Desde 1989, en que establecieron el programa Hoy no Circula, hasta hoy, no sólo no ha mejorado la calidad del aire, sino que se ha cuadruplicado el parque vehicular. Causas, muchísimas. Entre ellas tenemos el desconocimiento de lo que significa medio ambiente y, por consecuencia, las equivocadas políticas ambientales que han establecido, a lo que podemos agregar la corrupción existente en los Centros de Verificación.

El medio ambiente es una variable transversal, que cruza todos los sectores y, en consecuencia, debieran de participar varias secretarías en la solución a tan severo problema que aqueja a los que trabajan, viven o pasean por el DF.

Es indudable que el actual programa debe ser revisado y ojalá, ahora que lo hará el Centro Mario Molina, lo realicen expertos en medio ambiente y no lleven a cabo las ocurrencias habituales. Mientras terminan los especialistas de adecuar el programa Hoy no Circula, les comento a mis lectores algunas ideas, simplemente como habitante de esta atribulada ciudad, en la que me movilizo en coche particular, taxis, metro, micros, como puedo, según el día, la hora y la marcha que corresponda. Conozco este problema porque lo padezco, como millones de capitalinos y como tal he visto cómo derriban miles y miles de árboles.

Una de las primeras acciones es ordenar el tránsito. Es increíble ver cómo, a pesar de los semáforos, un lamentable agente de Tránsito los manipula para desordenarlo, abarrotar las calles secundarias y dar prioridad a las avenidas, sin ningún conocimiento de flujos y contraflujos. También hay que educar al automovilista para que no bloquee las bocacalles. Esto es fácil de realizar. Lo hacen cuando se inician clases después de largas vacaciones de los escolares. El Gobierno del DF efectúa operativos, con muchísimos agentes de Tránsito que están, en verdad, agilizando el tráfico y no viendo a quién multan. ¿Por qué no hacen estos operativos todos los días en horas pico? 

Ser muy estrictos con los autos estacionados en lugares prohibidos o en doble fila. Es increíble ver cómo nadie respeta ninguna señal y no hay tampoco nadie que se los haga entender. Es la ley de la jungla: la autoridad brilla por su ausencia. ¿No se podría hacer que realmente la policía tuviera autoridad sobre ilícitos que afecten la movilidad?

Ordenar el transporte público, sean camiones repartidores, de servicios como los recolectores de basura, de carga o de pasajeros. Asombra que la basura sea recolectada en horas pico. Debería cambiarse ese sistema, que además de sucio e ineficiente es verdaderamente un dolor de cabeza para todos. En otras ciudades la recolección se realiza de noche. Lo mismo se puede hacer con los camiones repartidores de diversos productos y los pesados transportes de carga que transitan por la ciudad. Urge regular al transporte de pasajeros. Hay que establecer paradas fijas, como era antes, cuando sólo se detenían en las esquinas. Ahora lo hacen donde les da la gana, sin importarles la afectación al tránsito. Sólo existen paradas fijas en algunas avenidas y con sus asegunes, pues tampoco son cabalmente respetadas. De esta manera al mismo tiempo se educará al usuario para que no haga la parada donde se le ocurra.

El peatón también debe ser educado. Leí que en la capital de México 10 peatones son atropellados diariamente. Si hubiera educación para que usen los sitios seguros para cruzar, se evitarían muchos de esos accidentes.

Pero claro, en el DF se ha privilegiado al automóvil en vez de al peatón. Para poder cruzar una vía rápida, hay que ir muy lejos, hasta encontrar un puente peatonal, sin infraestructura para la gente de la tercera edad e incapacitados. Ésta es una de las contradicciones más importantes que existe en las políticas ambientales, porque, claro, no hay compatibilidad en querer obtener recursos para campañas políticas con el cuidado del medio ambiente. ¿Es la única solución construir segundos pisos, pese al caos vial que se ocasiona? ¿Existen otras alternativas? Varias y ninguna pasa por ellas.

Es importante apostar al transporte público eficiente, seguro y limpio y no seguir privilegiando el uso del automóvil: los que no quieren o no pueden dejar su vehículo debido a sus actividades, también tienen derecho a circular con menos asentamientos viales.

El problema ambiental será agravado si le hacen caso a las ocurrencias de la secretaria del Medio Ambiente del DF de que deben dejar de circular un día también los autos nuevos. Es falso que estos autos contaminen igual que los viejos. Lo único que ocurrirá, como sucedió cuando instauraron el programa Hoy no Circula, es que se incrementará significativamente el parque vehicular, pero no con coches nuevos, sino viejo. Un amigo estaba a punto de comprar uno nuevo porque el que posee es 2004 y ya, a partir de este mes, deja de circular un día. Pero al conocer esa decisión de Müller, optó, en lugar de gastar 245 mil pesos (porque no quiere pagar tenencia), comprar uno de 30 mil pesos, usado, para utilizarlo el día que no circula su otro auto. Esas ideas agravarán la contaminación, sobre todo por la complacencia con los centros de verificación.

Ignoro si la idea era convertir al auto en rey o establecer políticas ambientales serias. El grito de “primero los pobres” se transformó en “primero los coches”.


La crónica

No hay comentarios.: