Tantadel

junio 23, 2013

Sucesión en la UAM

La UAM no llega a las cuatro décadas de existencia y cuenta con cinco unidades, una plantilla de excelentes profesores e investigadores y enorme prestigio que la sitúa dentro de las 200 mejores universidades del mundo. En ella he trabajado desde el arranque. Tengo por la institución muy alta estima. Cada cuatro años se produce el cambio de rector general, no existe la reelección, y esto produce inquietudes renovadoras. La comunidad se pregunta por el rumbo e intenta mejorarlo, reajustarse dentro de un mundo globalizado y cambiante.

La sucesión está en puertas y no sólo buscan la Rectoría general algunos rectores o ex rectores de unidad, sino también académicos destacados que sienten necesidad de una mayor participación. Para la comunidad no es fácil discutir sobre los aspirantes al cargo. Xochimilco está distante de Lerma y hasta hoy hemos trabajado sin una estrecha relación entre las cinco unidades debido a su ubicación. Hay encuentros ocasionales y ningún esfuerzo serio por un compromiso que nos vincule y produzca una más clara identidad universitaria, como la de la UNAM. Sin embargo, merced a las nuevas tecnologías, tenemos información adecuada de cada uno de aquellos que desean gobernarla. Los aspirantes son nueve: Salvador Vega de León, Gabriela Paloma Ibáñez Villalobos, Arturo Rojo Domínguez, José Alberto Abud Flores, Carlos Ornelas Navarro, Cuauhtémoc Perseo López Herrera, Santos Mercado Reyes, Javier Velázquez Moctezuma y Jorge Eduardo Vieyra Durán.

La Junta de Gobierno escucha opiniones y formula un resultado luego de considerarlas. Nosotros llamamos candidatos naturales a los rectores de unidad, a los demás los vemos como externos. Suelen llegar al cargo los primeros. Ahora entre los que aspiran a la máxima responsabilidad de la UAM hay dos rectores en funciones, Salvador Vega de León (Xochimilco) y Javier Velázquez Moctezuma (Iztapalapa). Paloma Ibáñez Villalobos y Arturo Rojo Domínguez (Azcapotzalco y Cuajimalpa, respectivamente) acaban de concluir sus periodos en cargos semejantes.

Personalmente conozco a algunos de los aspirantes al cargo, a otros no, es la primera vez que veo sus nombres. He tenido tratos con algunos y, por obvias razones, más con Salvador Vega de León, rector de Xochimilco, químico, egresado de la UNAM, con posgrado de la Universidad Iberoamericana, quien es mi amigo a fuerza de compartir tareas cotidianas, de allí que al leer su plan de trabajo encuentre varias ideas que él mismo me ha platicado en distintos momentos, como las relativas a la imagen pública. Recuerdo con aprecio sus palabras en el homenaje que la UAM-X realizó por mis 50 años de literatura. Imagino que la mayoría de los que externen su opinión ante la Junta Directiva, pasarán por semejante situación. Vivimos en islas. Tengo la impresión de que es indispensable darle a la UAM mayor proyección nacional e internacional, con un rector general que tenga un acabado proyecto al respecto, fundado, desde luego en una revisión a fondo de nuestros programas y proyectos, revitalizar la investigación e impulsar la difusión de la cultura. Más todavía: aprender a conocernos íntimamente, tal como lo platicamos el nuevo rector de Cuajimalpa, Eduardo Peñalosa, y yo en días pasados.

Quien lea con cuidado los proyectos de los candidatos a la Rectoría general, podrá percatarse de la multitud de problemas que enfrenta la institución. En consecuencia, hay muchos enfoques y diversas soluciones. Quien llegue a la más alta responsabilidad de la UAM deberá considerar las propuestas de sus contendientes. De este modo será menos complicado hallar soluciones adecuadas. La universidad pública debe recuperar su peso dentro del país. Los desafíos no son pocos ni pequeños. La UAM tendrá que dar una gran batalla para brindarle a la educación nacional el alto rango que ha venido perdiendo.

No hay comentarios.: