Tantadel

julio 14, 2013

Bejarano en Tlalpan

Para Maricela Contreras no hay violaciones, todo es normal,


Desde que Tlalpan cayó en manos perredistas, no ha dejado de ser noticia negativa. Salvo el periodo de Gilberto López y Rivas, quien una vez concluida su gestión, renunció al PRD señalando sus altos niveles de corrupción, los demás, sin excepciones, han tenido severos enfrentamientos con los tlalpenses. El viernes pasado, en estas páginas, se informaba de una protesta ciudadana contra el gobierno de Maricela Contreras, la que llegó al cargo insistiendo en su honestidad. Las acusaciones sobre ella y sus más cercanos funcionarios llueven, los habitantes de la delegación (que es la mía) parecen haber llegado a su límite. Uno tras otro, sus delegados han usado el puesto para mejorar sus cuentas bancarias, hacer negocios turbios y lesionar a sus habitantes.
En los tiempos de Marcelo Ebrard, ex priista, ex centrista, ahora “izquierdista”, el delegado de Tlalpan, Guillermo Sánchez Torres, enloquecido, decidió que era fundamental hacer una pista de hielo dentro del Bosque de Tlalpan, área natural protegida. Los vecinos nos unimos y para evitar más destrucción en las zonas verdes capitalinas, optamos por utilizar las tácticas que hicieron célebre al perredismo: tomar las calles. Hicimos una larga valla e impedimos el paso de los automóviles frente a la entrada al bosque: Zacatépetl y Camino a Santa Teresa. En cuestión de horas las autoridades delegacionales retiraron la maquinaria para excavar y los materiales para eliminar más árboles.
Ahora, Excélsior informa de una protesta vecinal para evitar que Maricela Contreras modifique el uso de suelo y convierta edificios de valor histórico en oficinas que van a alterar el tránsito y la vida de los vecinos del centro de Tlalpan. La lucha lleva semanas. Como años la de los tlalpenses que se opusieron a la creación de una gasolinera situada en plena zona habitacional que incumplía, como lo probaron legalmente sus habitantes, diversos requisitos y no concluye. La demolición del local fue ya autorizada por un juez, pero la delegación no ha quitado las instalaciones y muchos de quienes protestaron recibieron amenazas y demandas judiciales.
Mi caso es menor y asimismo preocupante. En nuestra zona nos cobran impuestos como si fuéramos Santa Fe, donde está prohibido el ambulantaje y los puestos de comida chatarra y objetos diversos. Los servicios que apenas recibimos son pésimos. Nunca hay un barrendero y ni siquiera recogen la basura que los usuarios del Bosque dejan a su paso.
Maricela Contreras y sus funcionarios han sido cuestionados desde su llegada, pero nada ha ocurrido. La explicación de su poder es que detrás de ella, está la siniestra presencia de René Bejarano. Para Maricela no hay violaciones, todo es normal: “La habilitación de este espacio (Calvario y Abasolo) forma parte de un proceso de modernización administrativa”, dijo en Twitter. Sara Espíritu, cronista del barrio El Calvario, el que conserva mucho de la historia de la zona y restos de enorme belleza, dijo que sólo provocará mayor saturación de los servicios en la zona, y aumentarán franeleros y ambulantes, como los padecemos por docenas en Zacatépetl, los que complican el tránsito, provocan accidentes y dejan basura.
El PRD debería ser cauteloso al seleccionar a sus candidatos delegacionales, obligarlos a que no sólo hablen de honestidad sino que la practiquen. Están arruinando el buen trabajo de Miguel Ángel Mancera. Las tribus no deberían luchar por conquistas territoriales para su beneficio, tendrían que dar una buena imagen en el único gran bastión (nada desdeñable, por cierto) que poseen en el país. Para colmo, los diputados locales, en su mayoría perredistas, la defienden. Si por culpa de este tipo de delegados y diputados, el PRD pierde la capital o parte de ella, se desmoronará la estructura que de manera natural se formó para deshacerse de la corrupción y el autoritarismo del PRI. El perredismo mostró ser peor.

No hay comentarios.: