Tantadel

julio 10, 2013

Tlalpan, la corrupción siempre


A lo largo de veinte años, Tlalpan ha padecido la enorme corrupción del PRD, la que ha dejado atrás a la priista por muchos puntos. Uno tras otro los delegados de Tlalpan han saqueado las arcas y hecho negocios de toda índole. Los delegados han llegado pobres y salido del cargo millonarios. Desde el celebérrimo Pino, hasta Maricela Contreras, pasando por Guillermo Sánchez e Higinio Chávez. Sin excepciones han sido señalados por los atribulados habitantes de la zona como los responsables de docenas de pillerías. En vano multitud de vecinos nos hemos quejado. Nadie nos escucha y en consecuencia seguimos padeciendo sus tropelías.

La primera vez que nos quejamos en masa, fue ante el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas, él nos envió con Rosario Robles, quien nos echó prácticamente a patadas afirmando que eran campañas contra su partido, el PRD. Que no las toleraría. Luego se hizo una penosa costumbre pedirle al jefe de gobierno en turno, que pusiera orden en Tlalpan, que los delegados no ofendieran más con su conducta inmoral a los habitantes. Hubo un momento en que Guillermo Sánchez Torres, para seguir los pasos de Marcelo Ebrard, intentó poner en el Bosque de Tlalpan, Área Natural Protegida, una pista de hielo. Cientos de tlalpenses acudimos a impedir el desaguisado dentro de las mismas tácticas que han hecho famosos a los perredistas: las violentas. Nos desplegamos en las calles que cruzan frente a la entrada del Bosque e impedimos el paso de los automóviles y vehículos en general, con pancartas y consignas. Dio resultado y aunque el Bosque de Tlalpan todavía padece la ineptitud de las autoridades, por ahora está a salvo de idioteces.

El pasado martes, la columna “Arriba y Abajo” de esta casa editorial, puso a Maricela Contreras en la segunda sección. Arriba quedó una funcionaria honesta y eficiente, del mismo partido, Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Desarrollo Social del DF. El texto referido a la delegada de Tlalpan es elocuente: “Continúan las denuncias de extorsión y corrupción contra funcionarios de la delegación Tlalpan y la titular, lejos de poner fin a ello, los protege, tal es el caso del director Jurídico y de Gobierno, Rodolfo Roque López. Ayer los priistas se sumaron a la ola de denuncias al señalar que a las tiendas Oxxo se les exige una ‘renta’ de mil 500 pesos para no clausurarles. Por si fuera poco, los vecinos también se quejaron porque las autoridades no respetan el uso de suelo de ciertos inmuebles. No cabe duda de que la delegada anda de cabeza”.

Pero en realidad no está de cabeza, Maricela Contreras llegó diciéndonos que no era corrupta, no obstante que muchos le creyeron y votaron por ella, ahora saben que sí lo es. Que se ha unido a sus antecesores en la búsqueda desesperada de dinero y caminos para seguir ascendiendo. Para decir algo más concreto. La funcionaria pertenece al impresentable y afamado por corrupto grupo que encabeza René Bejarano.

Un boletín de la empresa DIFUNET, que representa a la organización Vecinos del Centro Histórico de Tlalpan, explica que este jueves iniciarán una serie de movilizaciones para detener la instalación de las oficinas administrativas de la demarcación —y el caos en consecuencia—, por la llegada de más de 300 empleados a una zona considerada patrimonio histórico, artístico, cultural y natural, con protección por decreto presidencial desde 1986.

Los ciudadanos tlalpenses afirmaron que Maricela Contreras pretende llevar a la zona estas oficinas a través de argucias de interpretación legal porque el uso de suelo no está permitido en el Programa Parcial de Desarrollo Urbano de la Delegación.

Tras denunciar que son obligados a tomar estas acciones por la arbitrariedad, insensibilidad e inconsecuencia de Maricela Contreras, los vecinos afirmaron que “a lo largo de las últimas administraciones delegacionales ha privado una línea política depredadora de los espacios públicos, habitacionales e históricos, que únicamente beneficia al grupo que se encuentra en el poder político y violenta al resto de los ciudadanos”.

Tal violencia se manifiesta a través del “otorgamiento constante de permisos irregulares de uso de suelo, por lo que Tlalpan se ha visto invadida de todo tipo de establecimientos y negocios, convirtiéndola en un serio foco de inseguridad, congestionamiento vial, ruido, ambulantaje, impacto ambiental y otros problemas de conflicto social”, dijo Guillermo Salcedo.

Otros ejemplos de cómo se han violentado los usos de suelo en los últimos años en Tlalpan los dio a conocer la cronista del barrio de El Calvario. Sara Espíritu recordó la apertura de antros enmascarados de centros culturales pero que funcionan principalmente como restaurantes, bares, salones de fiestas, oficinas, organismos públicos y comercios, tales son los casos del Centro Cultural Las Campanas, que presta servicios como restaurante-bar y salón de fiestas, y la Casa de Santa Anna, también usado para fiestas. Incluso, hasta la antigua estación del tren que data de principios del siglo XX es utilizada para oficinas administrativas, pues allí instalaron la sede de la Dirección General de Obras y Desarrollo Urbano de la delegación, cuando el uso de suelo para el lugar no está permitido, convirtiéndose en un serio foco de inseguridad, congestionamiento vial, ambulantaje y deterioro ambiental.

No cabe duda, los que vivimos en Tlalpan, como aquellos que habitan Coyoacán, estamos destinados a padecer eternamente la corrupción de verdaderos rufianes disfrazados de funcionarios ejemplares.

No hay comentarios.: