Tantadel

agosto 05, 2013

¿Héroes o traidores?


Como si la Guerra Fría continuara, EU, potencia victoriosa, contra Rusia, potencia venida a menos luego del derrumbe del socialismo, como si los espías jugaran un papel clave en el duelo de súper potencias, como si el mundo no hubiera cambiado, los inauditos norteamericanos prueban una vez más que su nación siempre será la misma, tan dueña de sí misma y segura que Dios le dio una tabla adicional a Moisés: Mandamiento número 11, Estados Unidos dominará al mundo, por disposiciones del Todopoderoso y de acuerdo a la enmienda 24, se regirán por el Destino Manifiesto, según el cual es el país destinado a dominar a los restantes.

Obama nos engañó a todos los que lo imaginamos distinto en lo político y ético. Pero las tropas gringas siguen en Irak, país que devastaron completamente, en Afganistán amenazan a Irán, protegen las atrocidades de Israel, las políticas migratorias con México no avanzan realmente, nos ven y tratan como su patio trasero y, para colmo, mantienen en Cuba una ignominiosa base naval en el pasado remoto, hoy convertida en centro de tortura, a salvo de cualquier comisión internacional de derechos humanos, donde principalmente tienen secuestrados a musulmanes. Yes, we can!

La cinematografía estadunidense, tan afecta a sus propias causas y a sus intereses materiales, tiene en sus manos nuevos materiales para proteger su nefasta política exterior, donde inalterablemente salvan al mundo “libre”, como lo hace cada rato Superman, Harrison Ford o Brad Pritt. De pronto dos norteamericanos altamente capacitados en el manejo de computación y con acceso a información confidencial deciden no servirle más a su gobierno y poner en manos del mundo la información que EU ha recabado con perversos fines. A grandes rasgos, hemos tenido mucha información al respecto, Bradley Manning se aburre de ser títere de sus autoridades y despepita miles y miles, acaso millones, de páginas con la información que EU ha obtenido a través de sus complejas redes de espionaje. Decide no serlo más y le pasa a WikiLeaks para su distribución a escala universal. Como bien sabemos, Edward Snowden, quien asimismo trabajara para el espionaje norteamericano, decidió, igual que su colega y compatriota, divulgar las trapacerías yanquis. El mundo se horrorizó al saber que desde las mejores potencias hasta los países más débiles están en la compleja mira de observación y espionaje de EU, el cual, nos guste o no, el principal responsable es el habitante de la Casa Blanca en turno. Los medios leales y patrióticos pueden decirnos que Obama fue engañado. Esto es muy relativo y difícil de probar. El dirigente no de EU, sino prácticamente de la mayor parte del planeta, está informado al menos de lo esencial. Ser negro, simpático, inteligente y demócrata no lo convierte en un ángel.

Por meses EU ha tratado de atrapar a Snowden, quien fue más hábil que Bradley Manning, quien está en manos de la “justicia” norteamericana y al que para comenzar dudan entre darle cadena perpetua, pena de muerte o solamente 136 años de cárcel. Pobre Manning, cuenta con 25 años de edad. Su problema fue decidir entre el “patriotismo” y la verdad. Optó, como Snodwen por lo segundo y ahora cuenta con la furia norteamericana.

Pero no para todos ambos personajes son criminales, miles de personas de alto rango intelectual, como Noam Chomsky y artístico como Joan Báez, han elogiado a Manning como un héroe, como aquellos jóvenes que se opusieron a toda costa a la criminal guerra de Vietnam o como aquellos que el macartismo persiguió, encarceló y asesinó por considerarlos comunistas y enemigos del mundo libre. Rusia no deja de conservar alguna nostalgia por el pasado, Putin trabajó con los comunistas, y acaba de concederle, ante la rabia de la Casa Blanca, asilo por un año a Snowden. Ya Obama anticipó, junto a otros líderes, que habrá castigos para todos los países que ayuden a los dos “traidores”.

Por ahora, una vez más, el mundo ha podido ver el verdadero rostro de EU, el de la perversidad, ansias de dominio mundial e hipocresía arrogante. Qué sigue mientras el mundo se divide y unos dicen que son héroes y otros los califican de traidores. No es complicado pensar que el gobierno de EU irá hasta las últimas consecuencias, así ha sido siempre, y que deben morir por traidores. Mientras que otros están seguros que Snowden y Manning son héroes de la libertad de expresión que deben seguir trabajando por ella.

Por lo pronto, EU y Rusia han retomado la Guerra Fría acaso con algún placer, fueron buenos tiempos que se tradujeron en libros, filmes e injusticias. Manning está realmente perdido, el nacionalismo barato de los norteamericanos lo abruma y en manos de la “justicia”. Snowden depende del buen humor de Putin, un hombre inescrupuloso que lo mismo le fue leal al comunismo soviético que ahora al capitalismo salvaje que impera en Rusia. Puede dejar de lado su pasado que nunca fue de su agrado y ser complaciente con Obama y entregarlo. Los habitantes del planeta obtuvimos muchas ventajas de ambos, su aportación es grande, pero tienen en contra los intereses de dos grandes poderes militares: EU y Rusia.

No hay comentarios.: