Tantadel

diciembre 06, 2013

Cambios en la UAM-X

A lo largo de cuarenta años, la Universidad Autónoma Metropolitana ha venido avanzando, podríamos decir, impetuosamente. Hace cuatro décadas las clases eran impartidas en salones improvisados; hoy la institución posee cinco unidades de alto nivel y la docencia, la investigación y la extensión de la cultura le permiten ser la segunda en importancia del país, luego de la UNAM. Su cuerpo académico es de elevado rango y está situada entre las mejores del mundo.

La preocupación de sus autoridades actuales es consolidarla y proyectarla todavía más arriba. Renovar programas y ofrecerle a los jóvenes una posibilidad distinta de educarse con solidez. Sus dos más recientes unidades: Cuajimalpa y Lerma, ya están en funcionamiento y hacen esfuerzos por ponerse a la par de las tres iniciales: Xochimilco, Azcapotzalco e Iztapalapa. En la Rectoría General hacen proyectos para llevar a cabo una suerte de relanzamiento y mostrar su potencial integrado por un cuerpo docente de excelencia, donde predominan aquellos que tienen  doctorado y altas calificaciones, al servicio de alumnos que buscan rebasar con intensas inquietudes las expectativas de la universidad.

En el campus Xochimilco, su nueva rectora, la doctora Patricia Alfaro Moctezuma, proyecta una gestión admirable: retomar lo positivo, dejar de lado lo que no ha funcionado o lo hace a medias y promover las funciones sustantivas de la todavía joven universidad. Para ello busca arrancar su gestión con planes,  propuestas y acciones que consolidarán la reputación de la unidad y llevarán a sensibles mejorías. La doctora Alfaro Moctezuma, en su discurso inicial, prometió “el desarrollo de un liderazgo transparente e incluyente”. Lo dijo al precisar durante su toma de posesión, ante la comunidad de Xochimilco e invitados, que en lo sucesivo la UAM-X llevaría a cabo una “estrecha, clara y constructiva colaboración, tanto con el rector general como con los rectores de las unidades de la UAM, directores de División y los jefes de Departamento…”.

Las palabras de la nueva funcionaria universitaria son importantes porque con frecuencia priva en los distintos campus un sentimiento de trabajar lejos de las unidades restantes. Necesita, pues, conocerse íntimamente y que las relaciones entre las distintas autoridades, el intercambio de planes y proyectos académicos sean inmejorables y enriquecedores para toda la UAM.

La difusión de la cultura, que por regla general dentro de las universidades públicas queda prácticamente al final, ahora, piensa la rectora Patricia Alfaro Moctezuma, debe ser primordial, como lo son la docencia y la investigación, en una doble función: dentro de la unidad y extra muros. Es importante que la cultura desarrollada en su interior, sea llevada a las unidades restantes, recibamos muestras de lo que hacen en otros campus y la sociedad que rodea a Xochimilco, como suele suceder en la UNAM y en otras instituciones de educación superior, sea beneficiada.

En tal sentido, experiencia la tiene. La UAM-X ha hecho una brillante labor. Falta, señala la rectora Alfaro Moctezuma, mejorarla y llevarla a sus máximas consecuencias. Para ello desea reactivar la difusión de la cultura a través de convenios, relaciones con instituciones afines y con las principales fábricas de cultura oficiales y privadas. Su formación es de ciencias biológicas, pero sus intereses van más allá de la vocación original y desea que al fin la cultura juegue un papel destacado. Desea que la unidad tenga una amplia e inteligente definición cultural, busca que tanto el cuerpo académico como el administrativo y obviamente los alumnos obtengan de la cultura los instrumentos indispensable para complementar su educación. Para ello se cuenta con el apoyo de nuevas tecnologías que asimismo promueven los aspectos estéticos.

El nuevo secretario de Unidad de la UAM-X, Joaquín Jiménez, confirmó las palabras de la rectora Alfaro Moctezuma al indicar que Xochimilco posee un potencial cultural impresionante y que sólo falta darle las herramientas básicas y un apoyo a la búsqueda de vínculos con instituciones pares. Ya se trabaja en convenios con el Conaculta y el INBA, con el IPN y con la UNAM, así como con universidades estatales y empresas editoriales interesadas en promover una intensa actividad cultural que sea el complemento necesario para que la UAM-X sea una suerte de potencia dentro  de un país dueño de una amplia y rica diversidad artística. Por ahora y antes de que arranque el periodo vacacional, la rectora Alfaro Moctezuma le ha pedido a las nuevas autoridades de la Coordinación de Extensión Universitaria un proyecto capaz de reorganizar profundamente la difusión cultural, a partir de la adecuada definición moderna y de sus posibilidades reales, que inicie en enero próximo.

El desafío llama la atención en un mundo que con sorprendente regularidad confunde el espectáculo con la cultura. La cordial conversación que tuvieron Mario Vargas Llosa y Gilles Lipovetski para presentar desde Madrid el libro del primero, La civilización del espectáculo, puede ser parte de un inteligente basamento para conseguir una plataforma adecuada. La universidad pública tiene su propia forma de interpretar la cultura y busca por multitud de medios preservarla y, simultáneamente, darle salida a nuevas formas artísticas, experimentar y convertir a la UAM-X en un centro de intensa y atractiva vida educativa y cultural.

No hay comentarios.: