Tantadel

enero 27, 2014

¿Desaparecerá el Museo del Escritor?

En días pasados descubrí que el Museo del Escritor, situado en el hermoso Parque Lira, estaba semicerrado, rodeado de obras para mejorar los jardines. Nadie me avisó. El Museo a veces está cerrado, otras no, carece de vigilancia adecuada y no existe mantenimiento de ninguna clase. Es normal, fue trabajo de la anterior administración, ¿para qué apoyarlo? Los objetos están llenos de polvo de cemento y los sillones manchados. Me irritó saberlo por unos periodistas y no por las autoridades. Escribí mi malestar en FB. La reacción fue inmediata. Los usuarios llenaron mi muro con comentarios y muestras de franco apoyo. Excélsior hizo un espléndido reportaje ilustrado, entre otros, Ricardo Alemán y Juan Carlos Abreu tuitearon la información, algunos blogueros aportaron datos, fotos y dieron sus puntos de vista. Las autoridades de la delegación Miguel Hidalgo me llamaron para decirme que buscarían una solución. Poco después lo hizo Eduardo Vázquez, secretario de Cultura del DF. Hablamos del problema y a grandes rasgos le conté la historia del museo. Dijo que me llamaría para conversar el asunto. Sigo esperando su telefonema o correo electrónico.

Periodistas como Andrea Cataño Michelena, en El Sol de México, y María Luisa Mendoza, en Excélsior, escribieron sendos artículos sobre el caso. Algo me llamó la atención, en estas páginas de La Crónica, el pasado 22, en la sección “Buzón”, el doctor Xavier Gutiérrez, como padre de familia, envió una inteligente carta al jefe delegacional de Miguel Hidalgo, para expresar su irritación porque llevó a sus hijos al Museo del Escritor y lo encontró cerrado. Su malestar estaba bien fundamentado, es un padre culto que desea que sus hijos sean cultos. Del otro lado ve la indolencia de las autoridades.

Me parece que todo este ruido pudo ser evitado. ¿Cómo? Si a Romo no le interesa la cultura, bueno, tenemos un comodato amigable y según dice puede ser cancelado por cualquiera de las dos partes firmantes. La otra es más simple, que me hablara para decirme que para remodelar el Parque Lira, el Museo del Escritor tendría que ser cerrado y desde luego proteger su acervo. ¿Falta de tacto, de experiencia? Lo mismo le ocurre a Miguel Ángel Mancera, a quien personalmente le entregué el proyecto de ampliación del museo, o al flamante secretario de Cultura capitalino. ¿Tengo que ser Carlos Monsiváis o Elena Poniatowska para que apoyen una propuesta ciudadana? Por desgracia, soy ajeno a todos los partidos. En rigor sólo pido un comodato para tener prestado o alquilado un lugar dónde llevar a cabo un proyecto ambicioso ya hecho. Le falta el sitio para poner la biblioteca y los talleres de cuento y poesía para quienes desean ser escritores.

Alguien me recordó el extraordinario día de la inauguración (las fotos reaparecieron en las redes sociales). Quien tuvo a su cargo la apertura del Museo del Escritor fue el doctor Salvador Vega y León, a nombre de la UAM, entonces rector de la Unidad Xochimilco. Ahora es el rector general de la distinguida universidad. En su discurso, Salvador Vega y León dijo: “Nuestra casa de estudios abierta al tiempo tiene un alto compromiso de fomentar el interés por la cultura y el arte, manifestaciones del pensamiento y el espíritu humano que por razón natural debe llegar a todas las personas… Nos congratulamos que en este espacio se inaugure el Museo del Escritor… Sabemos que es un proyecto por el que han luchado muchas personas… Este grupo de escritores, pintores, músicos y actores, desde años atrás, han tenido interés en crear un espacio vivo del escritor”.

El ahora rector general de la UAM prosiguió ante cientos de escritores, intelectuales, periodistas y estudiantes: “Sabemos que la base bibliográfica está conformada por más de 20 mil libros del acervo particular de René y más de 900 primeras ediciones de autores internacionales, principalmente latinoamericanos… En este sentido se replantea difundir la cultura y sobre todo el sueño de recuperar valores y utopías”. El doctor Salvador Vega y León concluyó precisando: “Es una gran alegría que comparto con todos ustedes, esta voluntad y acto de justicia para el escritor, es recompensada en este espacio, que, estoy seguro, muchos de nosotros disfrutaremos y que servirá de estímulo para nuestros jóvenes escritores. Deseo expresar mi reconocimiento por esta profunda sensibilidad que hoy se le rinde a los escritores”.

Me gustó releer el discurso del rector general de la UAM, Salvador Vega y León, porque refleja el interés de las universidades públicas en la cultura, al contrario de las autoridades del país que parecen cada vez más distantes de los valores fundamentales del país: el arte y la cultura.

Pienso que pasamos malos momentos, que el aparato estatal ve un México que la sociedad no alcanza a descubrir. El gobierno en su conjunto describe una imaginaria cadena de formidables conquistas, nosotros, la sociedad civil, temblamos ante un panorama incierto, donde los medios juegan un papel tortuoso y el Estado tiene un optimismo exagerado, o demagógico, para ser más claro.

El Museo del Escritor no desaparecerá, lo veremos nuevamente, con todo su acervo, sirviendo como escuela de literatos, como una institución moderna e interactiva, en cuanto haya mejores tiempos políticos en México

No hay comentarios.: