Tantadel

mayo 05, 2014

Fox: de refresquero a complotista

El colmo. El gobierno de Nicolás Maduro el pasado viernes hizo una extensa, severa y sin duda exagerada acusación contra diversos países y políticos latinoamericanos: complotan contra su gobierno, quieren derrocarlo. El mandatario venezolano prueba que su imaginación es desbordada. Primero hablaba con un pájaro que le era enviado por el espíritu de Hugo Chávez. Ahora considera que, entre otros, el colombiano Álvaro Uribe y el mexicano Vicente Fox, forman parte de una conspiración para derribar a Maduro.

Desconozco las habilidades en tal sentido de Álvaro Uribe, pero a cambio he observado detenidamente a Vicente Fox, incluso he hablado con él varias veces, como gobernador de Guanajuato, en tanto candidato presidencial y ya como habitante de Los Pinos. Siempre me asombraron su ignorancia y su ingenuidad. Sus declaraciones frecuentes lo muestran como una persona llena de limitaciones intelectuales y políticas. Sólo las condiciones de un México que buscaba no sólo la alternancia sino cambios a fondo en un sistema caduco, le permitieron cumplir su periodo presidencial sin mayores problemas.

Cada vez que hablaba cometía una pifia, desconocedor absoluto de la historia nacional, carente de un barniz cultural y para colmo de una audacia sin límites, era como bien dice la expresión popular, un chivo en cristalería. Soltaba ocurrencias, frases tontas, simplezas, desconocía el mundo. Es sin duda el hombre de mayor pobreza intelectual, de rudimentaria inteligencia que ha pasado por la presidencia de México. Nos dejó una grave herencia que nos ha llenado de aspirantes presidenciales por docenas: si él pudo llegar a la presidencia de México y mantenerse en el cargo los seis años previstos, cualquiera puede serlo. De refresquero pasó a presidente y ahora Venezuela lo señala como parte de un complot para derrocar a Nicolás Maduro, algo increíble.

Sin tener mayores pruebas que las concedidas por el gobierno venezolano a través del ministro del Interior, Miguel Rodríguez, nadie en México aceptaría el señalamiento: Fox no está más que para soñar con el momento en que alcanzó el cielo y llegó a ser presidente de México por una muy buena cantidad de votos. Tanto así que en su rancho, aparte de vacas, tiene la réplica de la oficina que tuvo en Los Pinos, su esposa, Marta Sahagún y sus amigos se refieren a él como señor presidente, suele invitar a personalidades del mundo a congresos inútiles. ¿En verdad el gobierno de Nicolás Maduro piensa, y tiene pruebas, de un complot donde está Vicente Fox?

Que Fox haga declaraciones de su aversión al gobierno de Maduro, es normal, es parte de su ideario, de su conducta reaccionaria, pero de eso a que se atreva a conspirar para derrocar a Maduro, me parece que hay una enorme distancia. Si Venezuela requiere de “enemigos” para consolidar a su gobierno y darle credibilidad, bien podría señalar a otros conspiradores realmente peligrosos, no a un pobre ranchero que fue afortunado y que deshizo a un país entero. Hoy habla de legalizar la mariguana y que en su rancho se producirían algunas toneladas. Es un hombre que no sabe callar y que sus palabras caóticas jamás dicen algo sensato.



No hay comentarios.: