Tantadel

mayo 28, 2014

Ideológicamente, ¿dónde quedó el PAN?

Dentro del esquema tradicional del sistema político mexicano, la derecha está representada por el PAN. Sin embargo, es posible apreciar que todos los partidos luchan por el centro, lo que al PRI le ha dado magníficos dividendos. Carlos Ramírez, hace poco, decía que el PAN oscilaba entre el centro y la derecha. El PRD se mantiene incólume: es la izquierda. Sólo los medios de comunicación, para simplificarse el análisis, lo aceptan.

Luego de un proceso electoral plagado de ofensas, triunfó Gustavo Madero. De inmediato iniciaron gestiones para reunificar al partido, pero no será tan sencillo como imaginan. A la toma de posesión de Madero, ningún calderonista relevante asistió.

El PAN ha salido mucho más ruinoso que el PRD: en ambos casos las divisiones y pugnas internas los están destruyendo. La arrogancia del PRI se ha recuperado al ver a sus rivales arrinconados y sin rumbo claro.

El PRD nació con tendencias a la fragmentación, aunque era esperanzador, se sabía de sus dificultades para entenderse unos con otros. El caudillismo (primero con Cárdenas, luego con López Obrador) los mantuvo débilmente unidos. Pero no es el caso del PAN. Si tuvo caudillos, o líderes de gran peso, fueron personajes lamentables como Vicente Fox y Felipe Calderón. Presidentes más por las circunstancias favorables que la nación les brindó, que por su peso político personal, contribuyeron a destruir al partido. Si Fox ni panista se sentía, Calderón, que lo era, usó al partido y jamás lo ayudó. Lo vio como un instrumento para mantener en el poder a su gente y no lo consiguió. Ni siquiera su hermana pudo llegar a controlar Michoacán. El calderonismo sigue a la baja.

En este contexto, el PAN de Madero lo primero que hizo fue reunirse con la cúpula del perredismo. Desea reunir fuerzas para enfrentar a un PRI que es un costal de habilidades políticas. No es fácil que PAN y PRD coincidan en muchos puntos, pero sí es posible que logren juntos ser una piedra en el zapato del PRI. En tal sentido, ambos partidos opositores son expertos.

Sin embargo, faltan muchas cosas. En dos años habrá proceso electoral, cambio de diputados principalmente, de delegados y presidentes municipales. En ese momento veremos qué tanto poder tienen unos y otros. El PRI no cuenta con el DF, pero tiene el poder a escala federal. El PRD ya sólo tiene un bastión significativo, la ciudad de México. El PAN cuenta con Puebla, donde el ex priista Moreno Valle espera ser candidato presidencial de un partido que se cae a pedazos. No es mal momento para que los partidos se reorganicen y adquieran proyectos y programas serios y capaces de sacar al país del hoyo en que se mantiene pese a lo que digan las cifras oficiales.

Por lo pronto, el PAN, con un Madero gozoso, no tiene rumbo. Menos un proyecto serio que le permita flotar en espera de mejores momentos. Mientras tanto, Vicente Fox hace declaraciones tontas, su especialidad y Calderón prepara clases y conferencias para disculparse del hundimiento del barco añoso que es el PAN fundado en 1939 por un grupo conservador preparado para salvarnos del “comunismo” cardenista. Mal empezaron, mal siguen. La derecha es la peor representada en el mapa político del país. No sólo es atrasada sino poco sabia en el manejo de los asuntos nacionales.

No hay comentarios.: