Tantadel

mayo 21, 2014

Resistencia al olvido: Andrés Iduarte

Andrés Iduarte nació en San Juan Bautista, Tabasco, hoy Villahermosa; su formación se la debe a la Universidad Nacional de México, los posgrados a la Universidad Central de Madrid y a la Universidad de Columbia en Nueva York. Hizo una larga carrera académica y ocupó puestos relevantes dentro de la educación y la cultura. Su última gran tarea de política cultural la tuvo al frente del Instituto Nacional de Bellas Artes, de 1952 a 1954. Murió en 1969, dejándonos recuerdos imborrables y libros formidables como El libertador Simón Bolívar, Veinte años con Rómulo Gallegos, Elogio de México, Alfonso Reyes, el hombre y su mundo, El mundo sonriente y En el fuego de España. Sobresale su hermoso libro Un niño en la Revolución Mexicana. Libros todos de estilo delicado, cuidado y hermosa prosa.

Lo conocí personalmente en las oficinas del antiguo edificio del Fondo de Cultura Económica en avenida Universidad. Ambos éramos autores de tal empresa. El primer encuentro fue muy formal. Nos presentó Salvador Azuela y platicamos acerca de libros. Fui más lejos y le pregunté por un hecho de su vida, muy significativo en la vida cultural: la muerte de Frida Kahlo. Su plática fue cautelosa y no fue más allá de lo sabido públicamente. Quizá la diferencia de edades lo hizo cauto. La muerte de Frida Kahlo desconcertó a sus amigos y admiradores y hasta a rivales. El velorio en el Palacio de Bellas Artes fue presenciado por cientos de comunistas. Diego Rivera pidió que le pusieran al féretro la bandera roja por respeto a la causa que ambos habían abrazado con devoción. La reacción del gobierno fue brutal y lo despidieron. Iduarte optó por irse a trabajar a Estados Unidos y recién regresaba jubilado; fue cuando lo conocí. Tuvo la gentileza de obsequiarme dos libros suyos, uno era justamente Un niño en la Revolución Mexicana, autografiado. Ambos están ahora en el Museo del Escritor.

Cuando releí Un niño en la Revolución Mexicana le encontré mayores méritos que durante la primera lectura. Redescubrí su muy hermosa prosa, su estilo elegante y lamenté mucho no haberlo conocido antes. Por fortuna nos legó libros de memorias. Don Andrés Iduarte al final de su vida, como yo lo vi, era un hombre educado, gentil y fino. No me parece que haya modificado su carácter con el paso de los años. Por recuerdos de amigos suyos (y míos) como Andrés Henestrosa y José Luis Martínez, siempre fue el mismo. Desde sus mocedades debió ser un hombre distinguido que guardó con emoción sus distintos sentimientos, a veces encontrados, que le produjo el movimiento revolucionario. No todos fueron capaces de amar o entender la justa violencia de la Revolución Mexicana.

Sin duda, la visión de Iduarte contrasta con la admiración que produjo en sus contemporáneos la Revolución. Sus páginas al respecto son las de un niño asustado por la brutalidad. Al contrario de Rafael F. Muñoz o el propio Martín Luis Guzmán. Visto en conjunto el movimiento político social de enorme violencia, produjo una literatura de gran peso y alta calidad que en todos los casos produce una sensación de tristeza, fue una revolución grandiosa que estaba destinada a fracasar. Acaso la mejor metáfora de la época la proporcione Mariano Azuela en Los de abajo, cuando cierra con la muerte de Demetrio Macías apuntando su fusil hacia la nada, hacia un futuro incierto e igualmente desigual e injusto, que en 2014 vemos.

No hay comentarios.: