Tantadel

agosto 08, 2014

¿Qué necesita el PRI para ganar el DF?

La ciudad capital de México padeció como pocas otras urbes o poblados, la infinita arrogancia del PRI. Por décadas sujeta al titular de Poder Ejecutivo, convertida en escaparate ejemplar del país, careció de valores democráticos. Siempre, hasta Cuauhtémoc Cárdenas, tuvimos un jefe de gobierno designado por el presidente de la República. Aunque el DF no tiene la exclusividad de la represión y del autoritarismo, los capitalinos los hemos padecido. En mi caso, jamás olvidaré las salvajes garrotizas que nos proporcionaban los granaderos cada vez que salíamos a las calles a protestar por -digamos- los atropellos norteamericanos en Cuba, en los tiempos en que sí existía la llamada solidaridad proletaria. Para qué hablar del año 1968 o del Halconazo.

Así que cuando llegaron los ex priistas a fundar un nuevo partido, gustosos votamos por él. Desde entonces el DF ha sido del PRD, sin importar su rápida descomposición y su tendencia a la corrupción. Tampoco las pugnas internas y el mundillo de lamentables caudillos que ha sabido producir en lugar de una sana democracia. Pugnas y ofensas con tal de llegar a una banca en la Asamblea Legislativa del DF, o a la titularidad de una delegación. La arrogante capital de México fue dominada por un partido que heredó los peores vicios del PRI.

La llegada de Peña Nieto no fue capaz de arrastrar a los capitalinos. Mancera obtuvo una enorme cantidad de votos que ha ido perdiendo. No hay duda que con la salida de López Obrador y las eternas pugnas entre las tribus en busca de un trozo de poder, lo que como una buena broma se le denomina “izquierda”, ha perdido prestigio de manera alarmante. Más todavía. Las próximas elecciones intermedias, dividida las fuerzas “progresistas”, tendrán pérdidas evidentes.

El PAN apenas existe, y desde Benito Juárez muestra su incapacidad para gobernar y sus niveles de podredumbre. El PRI intenta lavarse la cara. No hay suficiente jabón. Ya quitaron a Cuauhtémoc Gutiérrez, hombre impresentable, pero pronto, al confirmar que tiene un agresivo discurso contra el PRD y el manejo de grandes grupos capitalinos, Osorio Chong inició un proceso reivindicativo. Por el otro lado intenta tener un glorioso equipo para recuperar el DF. Al ver sus nombres, uno se echa a llorar, ninguno tiene una experiencia como la que tienen los perredistas ni su capacidad para mover masas con las técnicas que con el populismo de López Obrador aprendieron.

Siendo optimista, el PRI podrá ganar, luego de atroz sequía, una o dos delegaciones, pero el PRD y quizás Morena, se llevarán el grueso de la capital, hablo de delegaciones y legisladores. La pugna por la jefatura del GDF es otra cosa y como van las cosas con Mancera, es posible que pierdan la joya de la corona.

¿Qué necesita el PRI para recuperar el DF? Trabajo, mucho trabajo, recorrer las calles de cada delegación y presentar soluciones a los problemas que padece la monstruosa ciudad. Pedirle perdón por todo el autoritarismo y violencia ejercida por décadas. Mostrar, desde luego, nuevos rostros. Eso, francamente no se vislumbra. Los que han sustituido al grupo de Cuauhtémoc Gutiérrez, más parecen empresarios que dirigentes políticos de una sociedad que ha sufrido la presencia del ex partido oficial. Ah, y acaso aliarse al PAN en un sistema de partidos en absoluto inmoral y convenenciero.

No hay comentarios.: