Tantadel

septiembre 01, 2014

La cultura en México

Si bien es evidente que el eje de la cultura nacional es el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), con sus innumerables dependencias, algunas históricas como el INBA, también lo es que las universidades públicas llevan a cabo una creciente y distinguida labor. Con frecuencia hay una estrecha relación entre ellas y el Conaculta, pero cada institución de educación pública media-superior da pasos importantes. Un ejemplo de ello son las ferias universitarias del libro. Fuera de la FIL de Guadalajara, que se ha hecho de reputación internacional, cada estado tiene la suya, tal es el caso de la de Hidalgo, Tabasco, Puebla, Colima y Nuevo León, para sólo citar un puñado. De año en año crecen en relevancia y son ya puntos de referencia literaria y cultural, educativa sin duda.

Esta apreciación la hacíamos el sábado en la FUL de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo un grupo de escritores, al coincidir en ella. Hay momentos, como en la FIL de Guadalajara, en que uno no tiene tiempo para asistir a todas las presentaciones que le interesan. Estas ferias suelen ir acompañadas, a lo largo del año, por actividades literarias destacadas y son citas obligadas, en particular, para los jóvenes narradores y poetas. Son fiestas culturales como en Tabasco y en Hidalgo, donde además de libros hay música, danza, mesas redondas sobre temas científicos y educativos, conferencias sobre diversos temas políticos de actualidad y exposiciones de artes plásticas, muestras cinematográficas y manifestaciones de corte popular.

Toda esta intensa vida cultural enriquece al país y eso, al parecer, todavía no es valorado en su justa importancia. La suma de las acciones del Conaculta y de todas las universidades públicas del país, por modestas que algunas puedan ser, es ya un total asombroso que crece con celeridad. Los que acostumbramos no rechazar ninguna invitación por modesta o distante que sea, apreciamos su desarrollo. Un año, en una ciudad pequeña, modesta en recursos, realiza una feria del libro anualmente. Son en principio pequeñas, confunden la cultura con el espectáculo, las editoriales no se animan a ir a sitios remotos, donde las ventas no están garantizadas, pero los organizadores encuentran la forma de suplir las carencias.

La UNAM es capaz de competir con Guadalajara e ir más lejos por su capacidad editorial y sus memorables instalaciones, parte de una asombrosa infraestructura que ha sido edificada a lo largo de muchas décadas, por la pasión de sus autoridades y el alto número de artistas, intelectuales y académicos de alto rango que posee. Pero la UAM no se queda atrás y avanza con las crecientes limitaciones. Por ejemplo, ahora que cumple 40 años de edad, sólo la Unidad Xochimilco tiene un ambicioso proyecto de actividades para tres meses que será la base para crear una sólida política cultural de dicho campus. Justamente el próximo jueves 4, la rectora, doctora Patricia Alfaro Moctezuma, dará a conocer el plan de festejos culturales y artísticos en un desayuno de prensa. Ello indica que la UAM avanza en materia cultural. Ya está consolidada como fuerza educativa, donde se forman los alumnos con académicos de alto rango, sitio donde la docencia y la investigación son de calidad. Ahora vamos en pos de un lugar en el campo cultural no sólo a escala metropolitana, sino asimismo nacional.  La idea es llevar a un plano de igualdad las tres funciones sustantivas de la universidad pública: docencia, investigación y difusión de la cultura.



No hay comentarios.: