Tantadel

septiembre 05, 2014

La “izquierda” se fragmenta más

Hay una izquierda que viene en línea directa del PRI y otra que se formó en las luchas sociales. La primera está distante del que fuera su partido materno y ha formado Morena y el organismo bizarro que dirige Dante Delgado, la otra parece muy cercana al partido en el poder como vimos durante el discurso de Peña Nieto luego de la entrega de su informe presidencial. Tanto que estaba allí, a su lado y mereció el reconocimiento oficial. En este proceso de fragmentación hay muchos otros políticos, formados en el PRD, que se han alejado por diversas razones y que cuentan con experiencia y simpatizantes.

   El PRD parece una fuerza capaz de al menos retener el DF, la joya de la corona política. Mancera no tiene empacho en aparecer en festejos rumbosos, salir en revistas frívolas y hacer proyectos con el priismo. Por ello los expertos dicen que por política debemos entender el arte de hacer alianzas y acuerdos. Ahora el PRD está en apariencia bien posicionado, pero no sabemos cómo irán las cosas en el próximo periodo electoral, ya a la vuelta de la esquina. En el DF, principalmente donde la lucha se dará con mayor vigor. Lo sabemos. Es la sede de los poderes, una muy buena vitrina donde exponer líderes y proyectos y el hogar de millones de habitantes más o menos politizados. Desde hace años, está en manos del PRD y los defeños no han visto nada luminoso salvo una corrupción semejante o peor a la del PRI, siempre hábil y mañoso.

   Por lo pronto los partidos buscan ganar un trozo del gran pastel o de plano todo. El PRI recordó de pronto que el DF es importante e hizo ajustes para recuperarlo. Izquierdistas salidos del PRD asimismo desean ocupar algunas delegaciones y planean vincularse a diversos partidos. Al principio PRI y PAN, tan enemigos en el discurso, buscaban la forma de ir juntos para quitarle el control capitalino al partido creado por Cuauhtémoc Cárdenas. Ahora personajes como René Arce y Ruth Zavaleta, quieren obtener delegaciones importantes, que bien conocen, como el primero Iztapalapa y Venustiano Carranza la segunda. Ambos tienen enemigos poderosos empezando por su antiguo bastión, enseguida por Morena, cuya fuerza también es capitalina. Irían, dicen los medios, arropados por fuerzas como el PRI el Verde, el PAN y hasta el Panal. De ser así, y considerando que tanto Arce como Ruth Zavaleta tienen experiencia y dejaron buenos recuerdos en esas delegaciones, podrían arrebatárselas al PRD. Será interesante saber hacia dónde irán Ebrard y Camacho, quienes aburren con sus búsquedas de poder.

   No es fácil hacer conjeturas al respecto. Falta que López Obrador comience a mover abiertamente sus piezas. Lo que es evidente es que la lucha más severa se dará en la arrogante capital. Por ahora es del PRD, con la excepción de Benito Juárez y Cuajimalpa, pero muchas más pueden quedar en manos opositoras, lo que incluye a Morena, fuera adversa al PRI y al PRD. Todo dependerá del trabajo que realicen sus rivales políticos. Lo que falta es conocer a fondo las necesidades y la voluntad de todos aquellos millones que vivimos en este inmenso conglomerado y que ha visto pasar toda clase de políticos pillos sin que sus problemas fundamentales encuentren solución. No hemos tenido un solo delegado que sea impecable, que deje grandes resultados. Al contrario, el resentimiento crece. Hemos aprendido bien una lección: desconfiar de los políticos.

No hay comentarios.: