Tantadel

octubre 10, 2014

Ellos, los panistas y nosotros, los perversos

Desde niño escuché hablar del PAN, tal organismo sólo me lleva dos o tres años de edad, es decir, ambos somos viejos. Ellos son prósperos, yo no. En casa discutían sus propuestas que siempre hablaban de decencia, dignidad, combate a la corrupción y llegar al poder para hacer un nuevo sistema, limpio, sin ladrones, democrático. La verdad, es que ningún familiar mío, pese a su catolicismo, se tomó en serio al PAN, casi todos eran lo que ahora llamamos izquierda. No votaban por el PRI, que entonces tenía otras siglas y los mismos vivales, sino que soñaban con un país muy distinto.

No conocí a ningún panista hasta que llegué a la preparatoria, allí había dos y eran activos, no dejaban de insultar a Benito Juárez y de burlarse de la Revolución Mexicana. Era 1960 y todavía muchos defendían al épico movimiento ya venido a menos. Los preparatorianos de entonces nos dividimos. Los que queríamos ir como Cuba hacia el socialismo y aquellos que lo detestaban y tenían nostalgias por el conservadurismo mexicano. Los panistas no tenían muchos adeptos en la tremenda ola priista, pero eran firmes en sus ideas. Polemizamos con ellos, les dimos argumentos. No escuchaban: ellos eran decentes y puros, perfectos y creían en Dios y entonces eso los hacía diferentes. Estaban por entrar al cielo y los demás al infierno.

El tiempo pasó, todos cambiamos. Los dos panistas ahora son empresarios muy ricos. Los encuentro y me hablan de empresas y más empresas y desde luego citan la obra “benefactora” del PAN, de Fox y Calderón. Para qué discutir. Recordamos nuestra juventud y ellos esperan a sus respectivos choferes y yo me voy en Metro, no en la Línea 12, desde luego, pues no quiero padecer un accidente.

Dejadas las nostalgias escolares, leo en La Crónica una larga noticia bien trabajada: Arresta la PGR a panista por pornografía infantil en Chihuahua. Hermes Yahir Chacón Flores era un destacado funcionario de aquel estado y ahora es buscado por autoridades nacionales y extranjeras. Le encontraron un inmenso archivo de imágenes sexuales, con niños. Una cantidad asombrosa: 74 mil imágenes de pornografía infantil. El PAN, dice la nota, lo considera un político distinguido, de brillante carrera y mejor porvenir. La acusación es obvia: pornografía infantil y ya está consignado. En la computadora laboral sobraban pruebas de sus perversiones. El equipo fue asegurado, dice la información, para utilizarlo como parte de sus delitos. El panista, llevaba doble vida, como muchos de ellos. De día rezan, de noche cometen sus tropelías.

En estos meses recientes ha aparecido un largo número de panistas corruptos, sin principios. Los que se confiesan públicamente católicos, no respetan sus mandamientos. La hipocresía los envuelve. Allí están los panistas que en Brasil acosaron a una mujer y golpearon a su esposo. Para qué seguir. Y yo que de joven los veía tan decentes y decididos a luchar por un México mejor. Ni remedio, me equivoqué, por fortuna, nunca simpaticé con dicho partido, bueno, para ser justo, tampoco con los otros. Pero los restantes jamás han hablado de decencia, les gusta el dinero y poder, como a los panistas. Vaya partidos que tenemos.

¿Qué pensarán mis dos compañeros de bachillerato ahora que su partido es una cloaca abierta? ¿Me dirían que también el PRI y el PRD y todos los demás? De ser así, están en lo cierto. ¡Qué pena!

No hay comentarios.: