Tantadel

diciembre 19, 2014

DF, ¿habrá cambios?

El próximo año, 2015, estará marcado por cambios políticos resultado de las llamadas elecciones intermedias. Todas las delegaciones tendrán nuevos titulares. La interrogante reside en el origen político de cada uno de ellos, ¿provendrán nuevamente del PRD o la composición será más plural? Pareciera que el hartazgo por la persistencia de la corrupción e ineficacia de tal partido requerirá que haya nuevas presencias políticas, pero se antojan complejas. Los capitalinos no parecen ver la solución de sus problemas en el cambio de siglas. Antes que ver fuera al PRD del DF, suponen que se necesitan perredistas con las manos limpias. ¿Donde estarán?

Miguel Ángel Mancera pareciera tenerlas. Pero no milita formalmente en tal organismo. Sus mayores logros son: hacer que quiten los saleros de las mesas de fondas y restaurantes, fomentar el uso de la bicicleta y estimular las carreras de maratones. Del otro lado, las marchas, plantones, los ambulantes, la recolección de la basura, los baches, la corrupción, la insatisfactoria solución de la célebre Línea 12 del Metro, corruptelas de Marcelo Ebrard, en fin, una larga lista de problemas pendientes e irresolubles. El resto son políticos desprestigiados y muy vistos por la ciudadanía y los medios como impresentables.

Me corresponde como habitante del DF preocuparme por toda la ciudad en su conjunto, pero en especial por mi delegación, Tlalpan. Allí he visto los niveles más escandalosos de corrupción e ineptitud, tomando en cuenta sus características sociales y culturales. Desde la llegada de El celebérrimo Pino, hoy secretario de Educación de Guerrero, hasta Maricela Contreras, pasando por un tal Higinio, Sánchez Torres, y otros en verdad siniestros, han convertido a la delegación en muladar donde reinan los ambulantes, los giros negros y las irregularidades. No existe zona de la delegación que se salve, las quejas proliferan, pero hasta allí llegan las cosas. Las protestas más evidentes no aparecen en los medios, sino en las redes sociales. Tampoco la gente de Tlalpan parece vincular las desapariciones y muertes de Guerrero, gobernado de principio a fin por perredistas, como Tlalpan. Da la impresión que Peña Nieto y el PRI fueron a ese estado a asesinar estudiantes.

Po otro lado, ni el PAN ni el PRI parecen existir en el DF, tampoco se ven posibilidades de acuerdos comunes para si no arrojar a los corruptos perredistas de la capital, al menos darle mayor pluralidad para evitar que nos abrumen con su sofocante peso. En Tlalpan, quienes se preparan para volver a repartirse el botín son personajes del PRD que se han hecho poderosos en la delegación y ricos gracias a sus corruptelas. En la colonia donde vivo, cobran prediales carísimos y a cambio nos brindan servicios de octava clase. Los ambulantes nos inundan y jamás hay un basurero, los baches lucen bien y las luminarias sirven a medias. Todo esto lo han conseguido los perredistas. Sin mayor esfuerzo. Han degradado el Bosque de Tlalpan, zona natural protegida, y en general el área se ha deteriorado visiblemente. Los usuarios del bosque hacen lo que les viene en gana sin la debida vigilancia. ¿Qué sucederá en las próximas elecciones? Nada. Volverán a triunfar los corruptos que han logrado manipular a los enormes grupos clientelares. Todo Tlalpan, contra lo que indican letreros puestos desde tiempos priistas, no es zona de paz y tranquilidad, lo es de pura corrupción quintaesenciada.

No hay comentarios.: