Tantadel

diciembre 15, 2014

EU: la paja en el ojo ajeno

Con regularidad, Estados Unidos acusa a otras naciones de violar los derechos humanos, de utilizar el terror y cometer actos violentos contra la población. Lo hace con desparpajo, con asombrosa naturalidad. Sin embargo, eso se llama popularmente ver la paja en el ojo ajeno y no sentirse incómodo por la viga que trae en el propio. Para empezar, los norteamericanos han deshecho literalmente pueblos, allí están Irak y Afganistán. Tiene una base naval en Guantánamo, Cuba, para torturar a supuestos terroristas sin que ninguna oficina de derechos humanos se percate. Interviene con todo cinismo para apoyar gobiernos que agreden a sus respectivas sociedades o de plano, como en el caso de Israel, se hace de la vista gorda ante los asesinatos y despojos, acciones brutales que de manera cotidiana comete contra el sufrido pueblo palestino.

El propio Senado norteamericano ha reconocido que la CIA, por ejemplo, tortura y asesina, bajo cualquier pretexto y siempre esgrimiendo la seguridad nacional y los sagrados intereses de cada norteamericano que decide ir a ver el mundo y de paso despojar las riquezas naturales de otros países. Para eso está el triunfo de la libre empresa, donde EU es campeón.

No pasa un día sin que el presidente en turno de EU nos diga a los gritos que son los más respetuosos en materia de derechos humanos, que están en una sociedad de gente valiente, generosa y preocupada por la humanidad. Todo ese discurso que viene de muy hondo en esa brutal nación ya pocos lo creen, en especial, por ahora, los árabes. Para los estadunidenses, todo musulmán es criminal y a su paso por EU es vejado y hostigado, al menos vergonzosamente vigilado.

Pero de esas acciones contra la libertad y la democracia, los yanquis nada dicen. A Cuba la han sometido a un bloqueo criminal que lleva cincuenta años, no obstante que muchos países de América Latina y Europa le han pedido a EU que cese la acción, los cubanos siguen padeciendo las acciones monstruosas de la colosal potencia que surca los mares y tiene bases  militares por todo el mundo y el arsenal atómico más poderoso, poniendo orden, su propio orden. Ella dice quiénes son los buenos y quiénes los malos.

Pero lo más extraño es que el país modelo de las libertades y derechos humanos, cada tanto mata negros, mexicanos y árabes. Unos por ilegales, otros porque son agresivos y unos más porque pueden poner bombas en sus edificios. El caso es que EU es el número uno en violación de derechos humanos. Obama dijo que eliminaría la base naval de Guantánamo, sinónimo de oprobio estadunidense y allí sigue. Los que entran en ella sufren toda clase de vejaciones, torturas y hasta la muerte, y no hay nadie que defienda a los que sufren bajo las fuerzas militares y policiacas norteamericanas.  En el total cinismo, la CIA dice que sus “técnicas de interrogatorio son mejoradas” y que ya poco recurren a métodos violentos.  Y eso lejos de tranquilizar a los países que tienen algún conflicto con EU, los aterroriza.

Está visto que, por otro lado, matar negros, mexicanos y árabes es sólo un deporte. Cada ciudadano gringo tiene pequeños arsenales porque así lo permite la Constitución y la Asociación del Rifle, de tal manera que deben ser utilizados en contra de cualquiera que parezca sospechoso o simplemente les caiga mal.

Pero ni modo, quién le puede decir, en un mundo donde no existen otras fuerzas políticas y militares, no, ya basta, ustedes son racistas y torturadores y cuando uno mira el Oriente Medio, es sencillo acusarlos también de genocidas.

No hay comentarios.: