Tantadel

abril 17, 2015

Mujeres en el poder: Hillary Clinton

El imperio inglés nace realmente como consecuencia del paso de una mujer notable: Isabel I. En Rusia, Catalina hace otro tanto. Las mujeres en el poder no siempre han sido piezas decorativas o damas de compañía de grandes hombres. La lista es larga y fascinante. Las mayores tragedias son culpa de políticos situados en medios conflictivos creados por ellos mismos. Pensemos en las dos grandes guerras mundiales del siglo XX. Los líderes de las potencias en pugna eran todos varones en un planeta que se resistía a concederles el voto a las mujeres.

Algunas de las mujeres que han ocupado lugares de poder, lo fueron como descendientes de monarcas, otras ganaron su fuerza a base de inteligencia y trabajo, de cultura y arrojo. En América, pocas han llegado a la presidencia. Evita Perón se hizo leyenda y conquistó la inmortalidad de una manera peculiar e intensa. Otras como Michele Bachellet y Dilma Rouseff, personajes de izquierda, conquistaron sus altos cargos con esfuerzos descomunales. Su tiempo, el actual, confuso y complicado, oscuro y de capitalismo abrumador ha sido hostil. Cristina Kirchner se ha sostenido en una nación que ha sido más comprensiva con las mujeres.

Estados Unidos, donde todo parece cambiar gracias a la lucha entre dos partidos principalmente: uno de conservadores, el Republicano, y otro de liberales, el Demócrata, tiene ya un presidente afroamericano. Le falta darle la oportunidad a una mujer y ahora está cerca de tener esa posibilidad con Hillary Clinton, quien es de sobra conocida por su inteligencia, cultura y experiencia política. Tiene carrera propia y no ha sido solo la primera dama. Su personalidad es deslumbrante y seguro dará la pelea contra políticos del sexo masculino conservadores y de menos edad que ella. Para muchos siempre se necesita juventud. Debería prevalecer la idea de poseer cualidades como las que la señora Clinton posee. Es una mujer brillante y avanzada en un país que políticamente es atrasado y conservador. Su talento y fina sensibilidad le ayudó a su marido a hacer un muy buen gobierno. Frente a Obama, no tuvo el ímpetu que usó su rival, le faltó audacia y originalidad, había cometido errores, como apoyar a Bush en la devastación de Irak, y su programa o visión de EU no era tan brillante como lo es hoy luego de haber sido secretaria de Estado con Obama.

De otro lado, EU sabe o al menos presiente que las cosas no van bien en ninguna parte, ni en su propio territorio. El American Dream se esfumó, por más poderosa que sea su economía. En distintos puntos del orbe aparecen potencias emergentes y en Medio Oriente se fortalece gradualmente un enemigo inimaginable y profundamente agraviado por el poderío militar norteamericano. Obama no fue lo que esperábamos. Ni siquiera era merecedor del Premio Nobel de la Paz. Los republicanos son ciegos y torpes. Hillary brilla por su lucidez. Tiene claridad sobre el cambio climático, sobre los derechos humanos, el respeto por la comunidad latina y la necesidad de una profunda reforma migratoria, la certeza de que la población gay debe vivir sin problemas legales, sabe negociar, en fin, dentro del abanico de posibilidades políticas norteamericanas, donde hay aspirantes presidenciales de diversos niveles y tendencias, ella es sin duda la mejor opción.

Los rivales republicanos se aprestan a combatirla y desde luego a ganar la Casa Blanca, donde ella vivió ocho años, como dice la falsa cortesía mexicana, salvo mejor opinión, Hillary es la única solución a un país con grandes dificultades, nacionales e internacionales. Su historia brutal, de Destino Manifiesto a ultranza, sus deseos eternos de hegemonía, de potencia universal y eterna, la están llevando a un colapso ante el creciente poderío de China, la unidad Europea, los agravios cometidos en América Latina, en Medio Oriente y en Asia y los deseos de poder de Putin. Por citar un puñado.

Hillary Clinton ha iniciado su campaña en pos de la presidencia, lo ha hecho de modo claro y contundente, mostrando que es una mujer distinta, más segura y experimentada que nunca. Sabe que está frente a su última oportunidad y no piensa desaprovecharla, cuenta con la asesoría inteligente de su esposo, supongo que también con la de Obama y en general del Partido Demócrata y de los sectores más avanzados. En el campo internacional goza de excelente reputación.

La ex senadora dijo en el video donde anunció el arranque de su campaña: “Cada día, América necesita un defensor, y yo voy a ser ese defensor”. Hillary Clinton apela a todos los votantes, con un golpe de audacia e inteligencia, de profundo conocimiento de los problemas norteamericanos y del nuevo mundo que los rodea. Es el tiempo de las mujeres y ella lo sabe y lo aprovechará.

No hay comentarios.: