Tantadel

agosto 19, 2015

El PAN en tiempos de crisis

El decano de los partidos políticos, que alguna vez fue el Partido Comunista, fundado en 1919, perseguido y criticado, ahora es el PRI, le sigue el PAN, creado por la reacción y el miedo al comunismo en 1939, cuando el general Lázaro Cárdenas lleva a la Revolución Mexicana a la cúspide. La lucha del conservadurismo organizado en Acción Nacional fue larga y tenaz. Enemigo a toda costa del PRI, supo realizar un largo camino hacia el poder. Ganó la Presidencia de la República no tanto por sus proyectos y grandes propuestas, sino porque todos estábamos hartos de los excesos impiadosos del priismo, tan lleno de corrupción y por completo carente de razones éticas.

Le tocó a Vicente Fox, un hombre de escasas luces intelectuales, sacar al PRI de Los Pinos. Comenzó una hipotética transición. Luego le siguió Felipe Calderón, pero ya con dos periodos presidenciales los mexicanos quedamos convencidos que los panistas podrán ser excelentes empresarios, pero no políticos, hombres empeñosos en buscar el bien común. Ahora vemos a un PAN atolondrado, dividido, carente de propuestas, con poca credibilidad y con desafíos que superan sus mermadas fuerzas. El poder los consumió.

El PAN ahora trata desesperadamente de salvarse de la quiebra total. Si alguno sabe de los ideales conservadores de sus creadores, Gómez Morín entre ellos, es mero golpe de fortuna. Pelean como han peleado los perredistas que ahora viven en un frágil cascarón que sus caudillos y corrientes crearon en lugar del partido que imaginó Cuauhtémoc Cárdenas.

En la lucha no por reorganizar al PAN, sino por mantener una máquina electoral que les dé poder y recursos, Ricardo Anaya barrió con el señor Javier Corral, siempre disfrazado de progresista y siempre engañando a universitarios de buen nivel. Eso pone las cosas en su lugar. Con Corral fuera de la competencia, aislado por sus golpes de charlatanería, quizá el PAN pudiera recuperar algo del vigor que tuvo. Muy al estilo de López Obrador, Javier Corral dijo que fue víctima de un fraude electoral. ¿Puede serlo un triunfo de Anaya que obtuvo el 81 por ciento de la votación?

Ya entrado en un torneo, donde no hay rivales, los panistas ven un futuro promisorio e ilusorio. El PAN capitalino, como el PRI, nada o muy poco tienen qué ver con el DF: no son queridos. Sus habitantes son en su mayoría personas avanzadas y convencidas que no son priistas ni panistas los que salvarán a su ciudad. Mauricio Tabe fue reelegido para seguir en el PAN-DF y ya hace cuentas alegres: ganarán varias delegaciones y hasta competirán cerradamente por la jefatura del DF.

Si recuperaron la delegación Miguel Hidalgo fue por el desastre del perredismo, tan turbio como incapaz, no por los méritos de una panista-empresaria. Benito Juárez es milagrosamente su gran bastión, en el resto de la ciudad no se ve un panismo fuerte y decidido, a lo sumo jóvenes inexpertos que ahora quieren “acercarse a la gente”. Los panistas han tenido más buena fortuna que talento político. Si hubiera que nombrar a un político brillante en sus filas, habría que buscar con lupa. Basta con ver a Madero y percatarnos de los niveles políticos del conservadurismo. Hasta hoy, su gran tarea sigue siendo la muy fácil de criticar al PRI, un partido milagroso que triunfa con los peores candidatos y con un historial negro. Y lo hace por una razón, lo han enfrentado caudillos y no ideas.

El PAN habla y habla y tiene razón, la política en México es oratoria, demagogia, charlatanería. Luego de décadas de tolerar al priismo, de nuevo lo vemos recuperar su viejo discurso y hablar con un optimismo digno de mejor causa. El presidencialismo ha vuelto y a pesar de su larga existencia, herencia del caudillismo nacional, está en pañales. Ahora el tema es la cercanía del partido con el mandatario. Dudo que eso sea una ideología o un conjunto de propuestas inteligentes para hacer que México avance. Pero el asunto es la crisis de la reacción nacional, la que afanosamente buscaron sus militantes. Ya la tienen y que con su PAN se la coman.

No hay comentarios.: