Tantadel

octubre 09, 2015

Premios Crónica

México cruza por un mal momento, lo agobian la inseguridad, las injusticias sociales, la falta de credibilidad en las instituciones y es víctima de una partidocracia que no acaba de convencer a la sociedad. Al contrario, la gente se aleja, muestra su irritación en los medios y en particular en las redes sociales. Sin embargo, hay personas, escuelas de educación superior como la UNAM, la UAM y el IPN que tratan de frenar, en la medida de sus posibilidades, el deterioro generalizado. Los medios deben compartir la carga con una actitud razonable, crítica y propositiva. E incluso, ir más lejos.

La Crónica se ha caracterizado por su pluralidad y clara información. Sin duda, es referente en la vida nacional. Sus colaboradores con frecuencia son citados por la seriedad de sus comentarios. Pero hay bastante más. El diario impulsa los valores del país, con tal objeto ha creado premios para reconocer lo mejor de las ciencias y las artes. Cada año, en el mes de octubre, se lleva a cabo una ceremonia de premiación. Invariablemente han sido entregados a personalidades del más alto rango, bajo una premisa: “Porque creemos en México reconocemos a quienes con su trabajo y talento enaltecen la actividad humana y engrandecen a México”. La lista de científicos, académicos, artistas y empresarios afamados por su altruismo es ya larga. En este año nuestra casa editorial ha hecho una selección rigurosa. El doctor Octavio Obregón Díaz lo recibirá en el rubro Ciencia y Tecnología; el doctor Ruy Pérez Tamayo, por Academia; el escritor Juan Villoro por Cultura y Javier Pérez de Anda, por Comunicación Pública. Son figuras de alto nivel profesional que recibirán el galardón que desde su nacimiento ha conquistado prestigio, respetabilidad y le concede a la nación una mayor claridad acerca de aquellos personajes, hombres y mujeres, que contribuyeron a sanear el ambiente envilecido y urgido de grandes cambios.

El doctor Ruy Pérez Tamayo tiene una larga y brillante carrera al servicio de la ciencia. Médico cirujano de profesión, ha sido capaz de grandes conquistas, lo prueban sus investigaciones, su vida académica, los libros que ha escrito y sus aportaciones para derrotar diversas patologías. A lo largo de muchos años de investigación, su trabajo giró alrededor de los mecanismos de enfermedad, al mismo tiempo que prestó atención a diversos aspectos de la patología, tanto de interés nacional como de tipo más específico. Todas sus obras han sido publicadas en 22 tomos editados por El Colegio Nacional.

El currículum de Octavio Obregón también es abultado y espectacular como el del doctor Pérez Tamayo. A principios de los años ochenta realizó una propuesta que ahora se denomina la Cosmología Cuántica Supersimétrica. En ella establece que el Universo cuántico es ahora representado mediante varias posibilidades no solo una, y todas contribuyen a su descripción. Este trabajo causó interés en Stephen W. Hawking, quizá el hombre más reconocido en el campo de la gravitación y la cosmología teórica y el hombre de ciencia más destacado del planeta. Como resultado, a principios de los años noventa surgió una publicación conjunta. Hasta ahora, Octavio Obregón es el único físico que trabaja en Latinoamérica con quien S. Hawking ha publicado.

A su vez, el joven escritor Juan Villoro ha ingresado a El Colegio Nacional por propio pie, con altos méritos y multitud de premios y distinciones. Dueño de una obra literaria de gran valor, en el periodismo y en la cátedra brilla igualmente. Su obra es prolífica y abarca varios géneros y temas como novela, cuento, teatro, así como compositor de canciones para Café Tacuba y analista de futbol. Egresado de la UAM, ha sido profesor invitado en Yale, Princeton y en otras prestigiadas instituciones. Representa vigorosamente un nuevo tipo de intelectual más fresco y nada acartonado como la mayoría de aquellos que se mueven en las altas esferas de la vida cultural.

El comunicador Javier Pérez de Anda es un hombre comprometido con su gremio y continúa aportando su trabajo a la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y Televisión, donde sus aportaciones e ideas son tomadas muy en cuenta. Es un polemista nato, le gusta hablar claro de todos los temas, es un ejemplo de la libertad de expresión de que hacen gala los programas de su Grupo Radiorama, del cual es actualmente su presidente.

La contribución del diario La Crónica al resaltar a grandes figuras mexicanas nos ayuda en estos momentos difíciles, para que los mexicanos vean el lado positivo. En ciencias y artes somos una potencia y la entrega del premio cada año consolida a esos científicos, artistas y personas que gustan del sincero altruismo o del buen uso de los medios de comunicación.
Quienes entregan las distinciones, también han sido seleccionados cuidadosamente. En más de un caso son pares de los premiados.

De tal manera, Crónica va más allá del simple deber informativo que cumple con responsabilidad. Estas distinciones contribuyen no sólo a reconocer la obra de mexicanos notables, sino a mejor valorar los esfuerzos nacionales para sortear la crisis de valores en que nos hallamos. Tenemos que hacer que el discurso del poder cuadre con los deseos de una sociedad que sale del letargo.

No hay comentarios.: