Tantadel

marzo 07, 2016

Nueva plaga: buscadores de “independientes”

Como respuesta al creciente desprestigio de los partidos políticos tenemos una severa reacción igualmente repugnante: los candidatos “independientes”. Aparecen solos, los promueven pobres diablos que quieren empleos de alto nivel, se extienden, son plaga, se ofrecen, se suman a juegos perversos que, como los partidos donde se formaron, dan asco.

 Son noticia en un país cuyos medios de comunicación no reflexionan bien los hechos que transcurren en una nación enferma. No pasa un día sin que un locutor poco analítico, frívolo, se desgañite hablando del nuevo candidato “independiente”. Pero ninguno tiene un ápice de independencia y sí muchas dosis de resentimiento. Le dio todo a su partido, exclama en tono suplicante, y ¿qué creen?, no me dieron la candidatura al gobierno Equis. Pero no importa, voy como “independiente”. Me la ofrecieron dos o tres partidos, según, si consideramos que por regla general ahora PAN y PRD son hermanos.

 Son los casos de la ex panista Ana Teresa Aranda Orozco, del ex perredista Francisco Chavira Martínez, del ex priista Gabriel Arellano Espinosa y de cientos de políticos nacionales que van en pos de un cargo público, pues saben que eso asegurará su futuro y sin duda el de su parentela. A todos ellos, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, médico-político de cabecera, les ofrece su respaldo y cumple: va de un lugar a otro apoyando a los saltimbanquis. Todos ellos son la prueba irrefutable de que muertas las ideologías, el pragmatismo es la tabla de salvación. Qué importan colores, ideas, la clave está en el empleo y entre más se acerca 2018 más nombres gloriosos aparecen. Lo único claro es que en Nuevo León hay un impulsor frecuente de candidaturas “independientes”, lo que nadie ve es a un gobernador preocupado por el estado o al menos por la situación que guardan los penales.

 Hace poco, en un conocido noticiario radiofónico dieron una asombrosa lista de presidenciables “independientes”. Destacaban: Jorge Castañeda, Pedro Ferriz y Juan Ramón de la Fuente, más los que se sumaran luego del informativo. El último, un hombre brillante y distinguido, declaró que por ahora la presidencia no está en sus proyectos. No es un chambista, es un distinguido intelectual y científico que actúa con moderación. No obstante, algunos universitarios poco informados y a cambio buscan aspirantes presidenciales para aumentar sus ingresos, me dijeron que desde la UAM era bueno impulsar su candidatura: pues “tiene muchas posibilidades de triunfar”.

 Volvamos a El Bronco, hace unos días, Excélsior informaba que Jaime Rodríguez “ha promocionado al equipo de sus colaboradores que trabajaron con él en su campaña, y en por lo menos cinco entidades puede lograr que independientes armen su plataforma electoral y logren el registro de candidatos. Aspirantes a las gubernaturas de Chihuahua, Tamaulipas, Puebla, Zacatecas y Aguascalientes aceptaron que han obtenido palabras de aliento de El Bronco, así como ayuda de su equipo de logística.”

 La amplia nota explicaba que ya Francisco Chavira Martínez, aspirante “independiente” por “la gubernatura de Tamaulipas, aseveró que ha estado muy cerca del equipo de colaboradores de El Bronco, sobre todo en cuanto a imagen política.”

 Pero falta lo peor, en la medida en que se aproxime la fatídica fecha para ungir candidatos presidenciales en 2018, muchos priistas, panistas, perredistas y hasta morenistas (ya ven al hermano más incómodo, Arturo, de Andrés Manuel López Obrador, expulsado e insultado por sus ex camaradas y familiares) buscarán en otros partidos las candidaturas para acceder a cargos importantes de elección popular. No quiero ni pensar en el Estado de México, donde por lo menos tres son aspirantes a la presidencia. En cuanto Peña Nieto diga quién será su sucesor (sin que eso indique que vaya a triunfar), tendremos nuevos candidatos “independientes”.

 Lo que ocurra en el PRI será decisivo para detonar cambios en los demás partidos. Imposible olvidar que de ex priistas están poblados los demás partidos. Tal organismo es la principal fábrica de resentidos. Así que esperemos que a Eruviel Ávila le digan que no, que va Chong o Nuño, digamos, ya lo veremos moviéndose para encontrar otro partido y dado el peso de su estado y de su propia actuación, podría dejar con un palmo de narices a la familia real de Atlacomulco.

 Don Bronco, de larga militancia priista, ahora como “independiente” le ha salido lo combativo. Si uno se fija en las personas que buscan su apoyo, todas están dirigidas a derrotar al PRI. ¿Por qué no buscar un “independiente” para la flamante Ciudad de México, en donde el PRI ni cuenta y el lastimado PRD parece que mantendrá el control?

 Mientras tanto, en Nuevo León, pocos quieren saber de “independientes” luego de los bandazos de su gobernador o en todo caso, quieren un candidato a gobernador de verdad independiente para sacar al falso independiente de El Bronco. Quieren un gobernante eficaz, no un asesor de “independientes”.

No hay comentarios.: