Tantadel

abril 27, 2016

Cuentos, recuentos e invenciones

En mi cuaderno de notas, hay toda clase de escritos. Algunos son cuentos concluidos en espera de ingresar en un libro. Otros son apuntes para subsecuentes novelas. Unos más son simples recuerdos y ocurrencias. Van algunos como presente a mis generosos amigos de Facebook.
“La metamorfosis” de Kafka y el Estado
Kafka parecía distante del zoon politikón. Bien leída su asombrosa literatura revela multitud de metáforas y parábolas políticas y sociales. Al concluir la lectura política de su célebre relato La metamorfosis, podemos extraer una moraleja: Una de las más eficaces máquinas destructivas del espíritu se llama trabajo de oficina, mientras que no existe peor autoritarismo que el de la familia, pequeño Leviatán que se transforma en un monstruo opresor: el Estado.
De mi diario
Hoy tuve una mañana curiosa, alumnos míos me propusieron que en lugar de periodismo cultural, convirtiéramos la clase en un taller de creación literaria. Expliqué que formalmente era imposible. Enseguida miré sus trabajos, en uno alguien puso como epígrafe la siguiente línea de E. M. Cioran: “Qué lástima que para llegar a Dios haya que pasar por la fe.” Lo leí en voz alta y dije: Está equivocado, debe ser así: “Qué lástima que para llegar a Dios haya que pasar por la muerte.” Los alumnos dijeron: Por eso queremos un curso de creación literaria.
Cobardía
Si yo tuviera el coraje por mostrarme como antaño era, como realmente soy, carecería de familiares y amigos. Para mantener buenas relaciones, finjo ser educado y sociable. No cabe duda: he envejecido y la edad me ha hecho cobarde.
Mi trato con gente de mundo
La muy reconocida Elvira Orphée, parte del más importante círculo de escritores porteños, durante un almuerzo elegante y concurrido en su casa, con una sonrisa en su hermoso rostro, nos dijo al escritor chileno Carlos Droguett y a mí, que le encantaba su matrimonio con un afamado pintor: No es difícil modificar el decorado de la casa, hacer que los cuadros combinen con las cortinas.
 Hablamos de temas misceláneos. Carlos Droguett, hombre de impulsos, me preguntó en voz alta: ¿Por qué conversamos en francés, están entre nosotros personalidades de París? Llevé su inquietud hasta la distinguida Elvira: No, no hay franceses, pero es lindo hablarlo.
Conservo entre preciados tesoros, un libro suyo cálidamente dedicado.
Poetas cineastas
No cabe duda de que dentro de la cinematografía mundial han existido inmensos poetas: Charles Chaplin es uno de ellos, probablemente el más grande. Para fortuna de sus admiradores, no tuvo par. Con y sin palabras consiguió que el público se emocionara con sus bellísimas imágenes. Más que un cineasta completo era un mago maravilloso: he visto sus películas una y otra vez con la misma tensión del principio y aún logran conmoverme profundamente escenas como aquella de Luces de la ciudad en la que el vagabundo más empobrecido que de costumbre se encuentra con la vendedora de flores (Virginia Cherrill) a la que ayudó: ahora no es más una ciega, trata de socorrer a Chaplin y éste sólo acepta una flor. Ella toca su mano y reconoce al instante a su antiguo protector. Todo está en los expresivos rostros. Es una secuencia enternecedora.
Pero también el cine ha recibido poetas literarios como Jean Cocteau. Autor de novelas espléndidas como Les enfants terribles (indistintamente traducido como Muchachos terribles o Infancia terrible) y Opio (la historia de su relación con esa droga, su proceso de desintoxicación y más de un secreto literario), dibujante de alta calidad y creador de obras teatrales de primera línea, llega al cine y produce algunas cintas maravillosas, casi siempre con la presencia de Jean Marais: La bella y la bestia, Orfeo, La sangre de un poeta y El testamento de Orfeo. Cocteau encuentra en el cine su mejor arma, no importa que a muchos críticos no los convenza su filmografía, que la encuentren fácil y almibarada. Es un poeta tanto como literato que como cineasta. En su trabajo están juntos el surrealismo de aquellos años y la magia de todos los tiempos. No me parece una casualidad que haya escogido para sus películas temas como la bella y la bestia y la hermosa leyenda de Orfeo y Eurídice. Son mitos de validez universal.

No hay comentarios.: