Tantadel

abril 04, 2016

Felicidades Mancera: la CDMX obtuvo el primer lugar mundial en congestionamientos

Según datos de TomTom Traffic, que compara los trayectos en 295 ciudades de 38 países, México ocupa el primer lugar de congestionamientos viales. Los capitalinos pasamos 219 horas al año en traslados. En las horas pico el trayecto de cualquier ciudadano se incrementa 100 por ciento que en otras horas del día.

Estos datos son resultado de la falta de interés y conocimiento técnico de autoridades federales, locales, delegados y de legisladores que no hacen su trabajo. Después de 26 años de haberse establecido el programa Hoy no circula, a la flamante Comisión Ambiental de la Megalópolis no se le ocurrió otra cosa que regresar al mismo programa sin mayores análisis ni económicos ni sociales y menos ambientales. Esto no sólo es una falta de imaginación sino de conocimientos y de voluntad política. La decisión de endurecer tal programa para los autos particulares y de exentar al transporte público, que es el que más contamina junto con los camiones de basura, foráneos y patrullas, es una aberración. Está comprobado que con las medidas realizadas en la fase 1 de contingencia ambiental del 14 de marzo, no se redujo sustancialmente la contaminación. Según datos del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, el sacar 20 por ciento de los automóviles de la megalópolis diariamente sólo reducirá en 5 por ciento el ozono que se genera en la CM. Es mentira que les importe la salud de los habitantes, porque de lo contrario ya hubieran cerrado todos los comederos existentes en las banquetas.

Después de tantos años, las autoridades ambientales responsables tanto a nivel federal como local no han podido establecer una política ambiental integral. Y esa carencia es lo que provoca que los problemas se acumulen y ha llegado el momento en que no hay soluciones fáciles. Los responsables de la Comisión ambiental no entienden la problemática que tienen que resolver, y cómo lo van a hacer si no tienen conocimientos. El secretario de Medio Ambiente, el Sr. Rafael Pacchiano es ingeniero industrial y la secretaria del Ambiente en la CM es especialista en bicicletas. No se le pueden pedir peras al olmo.  

Empresarios de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) consideran que el nuevo programa Hoy no circula es una medida inoportuna que castiga a los conductores que cumplen con las normas ambientales y no toca a la corrupción. Óscar David Hernández Carranza, presidente nacional de la Comisión de Seguridad Social y Salud de Coparmex, solicitó revisar la medida aprobada, porque endosa a la ciudadanía y al sector productivo las restricciones en el uso de vehículos y no entra al fondo del problema.

Por otro lado, restringir la circulación del trasporte público de carga en la CM podría causar un colapso en el abasto de la ciudad y grandes pérdidas para los dueños de las unidades. La mayoría ingresa por las distintas carreteras, donde tendrán que esperar hasta las 10 de la noche para ingresar a la ciudad. Además de que no existe espacio para que ahí permanezcan.

Obviamente las medidas para disminuir la circulación de vehículos son pertinentes, pero si se hiciera coherentemente y no como ocurrencias aisladas y acciones dictatoriales. Si bien los particulares van a poner la mayor parte de la solución y su costo, ¿a qué se comprometen las autoridades de la CM? No basta con que Mancera solicite cinco mil millones de pesos al gobierno federal para mejorar el transporte público. Eso es aventar la pelota para otro lado. Lo importante es qué va a hacer él, su inepta secretaria de medio ambiente, los secretarios de movilidad y de transporte, y todos los involucrados en el problema. ¿Qué parte les corresponde a los delegados? ¿Dónde están las normas para que actúen coordinadamente? ¿Cuáles son las medidas integrales que los gobiernos federal y local deben realizar? ¿Qué papel juegan los legisladores además de proteger a los funcionarios ineptos para que no los cuestionen? ¿En qué tiempo se comprometen a efectuar tales medidas? ¿Qué metas a corto, mediano y largo plazos van a cumplir para disminuir la contaminación ambiental? ¿Cómo se va a acabar con la complicidad de autoridades para poner en cintura a las líneas de transporte urbano, foráneo y taxis irregulares? ¿Cómo y cuándo acabarán con la corrupción en verificentros? ¿Quién va a supervisar a la industria automotriz para que cumpla las normas ambientales? Y así al infinito.

Es cierto que sólo el 20 por ciento de la población es la que tiene coche, pero la contaminación afecta no sólo a ellos sino al resto de la población que está siendo seriamente dañada. Al respecto la Organización Mundial de la Salud ha señalado los riesgos de vivir en un ambiente tan tóxico como el de la CM y la relación que existe con el incremento en los niveles de mortalidad causados por enfermedades respiratorias, cardiacas y cáncer. No está lejano el día en que ese 80 por ciento de la población que no causa la contaminación se harte de su situación y se manifieste en contra del gobierno y entonces sí, se pondrán a trabajar seriamente. Mientras los ciudadanos no se unan para exigir su  derecho constitucional a un ambiente sano, las autoridades seguirán viéndonos la cara. Nuestro voto es la solución.

Basta de charlatanería y de actitudes electoreras. Mancera debe actuar urgentemente y dejarse de andar regalando cunas por todo el país. No entendemos cuál es la razón de mantener en su puesto a la inepta Tanya Müller. ¿Será porque no quiere irritar a López Obrador? Por lo que sea, el culpable es el jefe de la CDMX.


No hay comentarios.: