Tantadel

julio 11, 2016

Los Folkloristas en la UAM

El pasado jueves 7 de julio, en la hermosa sala Silvestre Revueltas del Centro Cultural Ollin Yoliztli, la UAM ofreció un estupendo concierto del legendario grupo musical Los Folkloristas ante un lleno total. Como parte de la comunidad, fui invitado y me resultó un recital que al repertorio original, le ha añadido nuevas obras producto de sus investigaciones musicales, a fondo y creativas.
 Allí nos recordaron que se trata de “una agrupación de músicos mexicanos, pioneros en la difusión de la música tradicional latinoamericana. El grupo nació en la Ciudad de México en 1966, con el objetivo de difundir la música folklórica y la nueva canción de México y América Latina. Desde su fundación, Los Folkloristas se han dedicado a la investigación de las expresiones culturales y al rescate de las raíces folclóricas de México y Latino América, incorporando todo este conocimiento a su repertorio.”
Con ellos han cantado Víctor Jara, Mercedes Sosa, Atahualpa Yupanqui, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Daniel Viglietti, Amparo Ochoa, Óscar Chávez y Salvador El Negro Ojeda. Algo realmente impresionante.
De entrada me resultó emotivo. Antes del jueves, estuve hace casi dos años, en el último concierto de mi querido amigo y talentoso músico, uno de los grandes directores del continente, Luis Herrera de la Fuente. Ya estaba delicado de salud y dirigió sentado. Para colmo, Luis dejó en casa a una Victoria (su esposa) que recién se había accidentado. Si como concierto estuvo espléndido, sus amigos cercanos estábamos preocupados por la salud del largo matrimonio. Fue una despedida realmente. Luis dirigió y al poco tiempo Victoria falleció y más adelante, el director, desconsolado, la siguió.
Pero ahora el ambiente era festivo y el público estaba emocionado con la presencia de Los Folkloristas. Lucino Gutiérrez Herrera y David Alejandro Díaz, respectivamente coordinador general de Difusión Cultural y director de Comunicación Social condujeron el evento, producto de un convenio entre la UAM y el Gobierno de la Ciudad de México.
 Cuando aparecieron los músicos con un abrumador conjunto de instrumentos, algunos prehispánicos, otros mestizos y unos más tradicionales, recordé mi larga amistad con algunos de los que formaron el grupo: René Villanueva, entre ellos, compañero también de militancia marxista. Los Folkloristas son verdaderos maestros conocedores de la música latinoamericana, su virtuosismo en las voces y conocimiento de los instrumentos, hizo que luego de cada canción, se desataran oleadas de aplausos y que en más de una pieza corearan y asimismo aplaudieran. El público realmente estaba feliz. No sé si todos eran profesores y autoridades de la UAM (ya somos cinco planteles y la Rectoría General), porque asimismo había jóvenes gozosos que estimulaban a Los Folkloristas, artistas estupendos. Fueron magníficas dos horas que lograron nos olvidáramos de los graves problemas que aquejan al país y que repercuten en las universidades públicas.
 Los Folkloristas cumplen 50 años de rescatar e interpretar la música de nuestro continente. Los recuerdo en sus inicios, cuando al finalizar solía felicitar a René Villanueva y a Leonor Lara. Es un grupo que ha sabido conservar la seriedad de sus investigaciones y que posee un notable dominio de los instrumentos diversos. Como pocos grupos, han sabido llevar nuestra música por Estados Unidos, Canadá, Cuba, Colombia y multitud de ciudades que incluyen a las grandes capitales de Europa. Su historial es apabullante.
 Al final, ya cuando se despedían y nos invitaban a escucharlos en el Palacio de Bellas Artes, donde proseguirán los festejos de sus primeros cincuenta años, apareció la inevitable y gozosa aclamación y la solicitud de que cantaran una más, Un encore, nosotros diríamos un pilón. Lo hicieron con placer y aquello terminó de manera extraordinaria.
 Cuando veo este tipo de actividades, donde la UAM cumple con su obligación de difundir la cultura y no dejar solas a las primeras funciones sustantivas, la docencia y la investigación, me produce un enorme placer. Estoy seguro que la UAM es una gran casa de estudios que crece armónica y velozmente, produciendo egresados de calidad. Cuando hace 41 años llegué, jamás imaginé que lográramos constituir cinco campus: Hemos desbordado incluso los límites originales luego de arrancar con Iztapalapa, Azcapotzalco y Xochimilco, tenemos dos más: Cuajimalpa y Lerma. Cinco buenas razones para estar orgullosos de contribuir al desarrollo del país.
 Me encantó que en uno de los festejos para celebrar los éxitos de la institución, estuvieran Los Folkloristas, tan serios, gozosos de hacer bien su trabajo y siempre trabajando en el rescate y difusión de la música latinoamericana, la que no ha podido sepultar la globalización.

No hay comentarios.: