Tantadel

agosto 24, 2016

La CNTE ya doblegó al gobierno

Autoridad paralizada

No pasa un día, no pasan unas horas, sin que aparezca una noticia ya común en México: “Otra jornada vandálica de la CNTE”. Secuestra e incendia autobuses, cierra carreteras federales, hace plantones en grandes ciudades, principalmente en la de México, bloquea calles y lleva a cabo plantones, golpea o veja a los maestros que han acudido a los exámenes que propone la reforma educativa. Poblaciones importantes están en sus manos, incluida la capital del país.
La respuesta inmediata viene de la población afectada, pero no va más allá de quejas, insultos, malestar que no encuentra eco salvo en los medios de comunicación y los empresarios que ven grandes pérdidas en sus negocios, pérdidas que suman ya muchos millones de pesos. Su reacción le ha hecho actuar al gobierno como si los empresarios, un sector muy protegido y beneficiado, fuera enemigo personal del gobierno. Simplemente protegen sus intereses.
Las autoridades insisten en que no van a “reprimir”, algo que nadie ha solicitado. Exigen orden, que las protestas no tengan elementos violentos.
La CNTE lleva a cabo una escalada que sería intolerable en países avanzados, democráticos y en los que saben que las protestas se valen mientras no afecten los derechos de los demás y aquí una minoría tienen en jaque a amplias zonas del país.
EUM20160815ACT15.JPG MORELIA, Mich.- Protest/Manifestación-Michoacán.- Jóvenes normalistas incendiaron este lunes 15 de agosto de 2016 diversos vehículos, incluidos una camioneta de una empresa de telefonía y un camión repartidor de refrescos. La organización de las escuelas de la entidad dijo que radicalizará sus protestas. Foto: Agencia EL UNIVERSAL/Carlos Arrieta/RCC

Ya a nadie le cabe la menor duda de que los maestros de la CNTE están creando condiciones para agudizar las contradicciones e intentar algo mayor.
Algunos analistas han hablado de una intentona exitosa de hacer una “guerrilla” de bajo nivel.Tan es así que el movimiento de una minoría de maestros de escaso rango educativo (vaya paradoja) ya tiene contactos políticos en universidades públicas y privadas y se han acercado a partidos peligrosos como Morena, donde un hombre afortunado y de poca estatura política, busca de modo enfermizo la presidencia de la república.
Igual que la dirigencia de los maestros disidentes, López Obrador es capaz de interrumpir la normalidad de ciudades como Villahermosa y la de México. El mayor plantón que los capitalinos han sufrido lo hizo él con una saña sin par al cerrar por meses el Paseo de la Reforma y festejar su derrota con la ridícula toma de posesión en el Zócalo, donde un grupito de fanáticos le ponían una banda presidencial casera, “ungiéndolo” presidente “legítimo”. El acto demencial le permitió nombrar a su gabinete. Para ridículos, nosotros.
Pero a pesar del historial que el vandalismo político tiene en amplias zonas de la nación, el gobierno está paralizado. Las elecciones se acercan y no quiere sufrir una derrota. Así que prefiere tolerar todas las agresiones de los normalistas e incluso se permite el dudoso lujo de atrapar maestros que tienen en su contra varias acusaciones graves y ponerlos en libertad ante el regocijo de los rufianes.
Los malos, en este caso son el gobierno federal, el capitalino, los empresarios y los más afectados que son los ciudadanos que buscan cruzar un buen tramo de la urbe para llegar a su trabajo. Los héroes son quienes destruyen todo a su paso y le gritonean al menos a dos secretarios de Estado: a los titulares de la Educación y de Gobernación, sin que salga a relucir la protección a los intereses de las mayorías.
EUM20160719EDU16.JPG PÁTZCUARO, Mich.- Protest/Manifestación-Michoacán.- Normalistas acompañados de padres de familia y comuneros incendiaron tres autobuses este martes 19 de julio de 2016, para evitar ser detenidos después de un operativo para liberar la carretera federal que comunica al municipio de Uruapan que fue bloqueada como parte de las acciones en contra de la reforma educativa. Foto. Agencia EL UNIVERSAL/Armando Solís/RCC
La reforma magisterial fue prácticamente impuesta, de manera tosca, brutal y sin tacto político. Las negociaciones que Gobernación lleva a cabo con los maestros es permanecer a la defensiva y doblegarse gradualmente. Otro debió ser el camino. Le faltó tacto y sensibilidad al gobierno federal. Ahora es el villano que “reprime” a luchadores sociales buenos.
Algunos comentaristas señalan la debilidad gubernamental, el temor a poner orden porque piensan que eso es “represión”. Pero es al contrario, millones de mexicanos somos rehenes de sus acciones. No importa lo que siga, por lo pronto el gobierno federal ya sufrió una aparatosa derrota.
Y mientras no se derogue la reforma educativa como pide la CNTE, lo que no va a suceder, o el gobierno decida poner orden y hacer respetar la ley, seguirán los desmanes de este grupúsculo.

No hay comentarios.: