Tantadel

septiembre 30, 2016

Elena Garro por ella misma 1/2

En este año en que la inmensa y maravillosa Elena Garro cumpliría cien años, he visto infinidad de artículos, ensayos, libros, conferencias y mesas redondas sobre su obra. Una obra que ha salido del letargo oficial en que el sistema la metió en 1968. Me alegra por la devoción y sincera admiración que he sentido por ella desde que la vi por vez primera alrededor de 1961, en la embajada de la naciente Revolución Cubana. Hermosa y elegante, segura y sin duda con las dosis de arrogancia que le concedían su talento literario y combatividad. La vi a distancia, yo no había publicado ningún libro. Luego vino una historia que he repetido muchas veces para culminar con su regreso a México y su triste final.
El libro Protagonistas de la literatura mexicana de Emmanuel Carballo, contiene algunas cartas de Elena Garro al autor que arrojan luz sobre su propia situación. Datan de 1979-1980. Transcribo fragmentos. Vale la pena cederle a la genial escritora la voz.
“Madrid, 3 de julio de 1979
“Querido Emmanuel: he empezado a publicar aquí una parte azucarada y ‘asaz impertinente’, según Luis Rosales, de mis memorias. En algún capítulo apareces tú: alto, de ojos cargados de malicia y lengua inteligente. Además te cito como el único crítico favorable que tuve en ese mentado México tan asombrosamente enredado y tan felizmente cortés, aunque otros escritores (los ‘buenos’) lo juzguen vulgar.
“Mira, Emmanuel, para mí el tiempo se detuvo en una fecha lejana, que extrañamente es la misma fecha que di en los latosos Recuerdos del porvenir para fastidiar a los Moncada. Lo leí hace muy poco y la fecha me dio carne de gallina. No me había fijado en la espantosa coincidencia, porque nunca me releo y fue gracias a una amiga que leyó el libro y me hizo una pregunta cuando me di cuenta de que yo misma había escrito mi suerte, lo cual comprueba mi teoría: la memoria del futuro es válida. Pero me ha fastidiado, y estoy cambiando los finales de todos mis cuentos y novelas inéditos para modificar mi porvenir. Por este motivo escogí unos cuentos no comprometidos para enviárselos a Joaquín [Andamos huyendo Lola]¡No deseo más tragedias! Y ahora pienso que los finales deben coincidir con los principios. Tal vez, si no logro remendar mi futuro, los queme. El gato escaldado del agua huye... aunque pensándolo bien, las cartas están echadas. ¿Crees que pueda recoger los dados?”.
“Madrid, 29 de marzo de 1980
“Me pides algo terrible: que me recuerde a mí misma cuando ya me había olvidado. Para sobrevivir en mi reino de sombras había cerrado la puerta a la memoria. Me preguntas: ‘¿Quién eres?’ Hace varios años que formo parte de un ejército que se reproduce por generación espontánea bajo cualquier régimen político. Cuando ingresas, los periodistas escriben: ‘Le han cortado el teléfono’. Este ‘corte’ es aplaudido en los países democráticos y condenado por ellos si se produce en los otros países. El ‘corte’ indica que has dejado de ser por ‘órdenes superiores’, y que has alcanzado la nueva categoría de No Persona. Tratar de volver a ser Persona es tarea casi imposible.
“En mi calidad de No Persona soy la madre de la ‘incalificable y admirable Helenita Paz’, como tú defines a esa otra No Persona. Esta No Persona carece del derecho a enfermarse y si consulta con algún médico debe hacerlo bajo la estricta vigilancia estatal mexicana que teledirige, teleescoge y telepaga al médico para ocuparse de la estorbosa No Persona, cuya supuesta enfermedad puede ser un truco económico o publicitario. Así pues, sacarse una muela o consultar a un oculista se convierte en asunto de estado. Se supone que los médicos de las No Personas están puestos para dar certificados de buena salud no para decir: ‘Usted está enferma por desnutrición, falta de atención médica y por la situación angustiosa en que vive. Váyase a las montañas, ingrese en un buen hospital, cómase un filete diario y págueme por esta consulta’. Las No Personas no pueden hacer lo que hacen las Personas…
“Una No Persona está incapacitada para contestar a tu pregunta: ‘¿Crees en la Libertad?’ o ‘¿Crees en la Justicia?’ o ‘¿Cuál es el régimen político que prefieres?’ Estos conceptos están fabricados para las Personas.
“Me preguntas: ‘¿Crees en la felicidad?’ Sí, porque me acuerdo que la practiqué en la infancia. Recuerdo que en el catolicismo existían las Almas en Pena salvables a través del rezo. La democracia es laica, de manera que no hay rescate. También recuerdo que la democracia es un invento griego. En La república de Platón se habla con claridad de los elegidos y de los metecos que deben trabajar para que piensen los elegidos. El elegido que se desviaba, pasaba a ser un meteco gracias al ostracismo. El concepto de meteco ha sido superado por el de No Persona, ya que la democracia cree en el progreso…
“Pasemos a otros puntos, ya que no se puede hablar de política: la No Persona que se llama Helenita Paz es Sagitario. Nació el 12 de diciembre, fecha que la inclina a sentirse Patrona de México y Salud de los Desamparados. Como es difícil que luzca el uniforme, sus dotes militares pueden llevarla a la demagogia y convertirla en líder…”.
He aquí, en voz de una No Persona, los niveles a que fueron sometidas Elena Garro y su hija por el sistema mexicano en complicidad con el mundo intelectual. Sin duda nos falta un buen tramo para devolverles a estas dos mujeres su personalidad e inmenso talento.

septiembre 28, 2016

Los nuevos constituyentes

Con excepciones, muchos cartuchos quemados


Si hay algo fascinante en los inicios del siglo XX, en el momento cumbre de la Revolución Mexicana, es 1917 con la discusión y creación de la Constitución que, muy parchada, nos sigue rigiendo. No todos los constituyentes eran hombres de letras, egresados de universidades. La mayoría había estado en las luchas armadas o participaron de muchas maneras en el proceso épico que cambió a México. Los debates fueron intensos y están perfectamente registrados, al igual que las acciones que rodearon el fenómeno legislativo que siguió a la violenta lucha armada. Ese constituyente pasó a la historia, fue dramático y resultó un documento sumamente avanzado para la época a escala mundial. Pensemos que en Rusia los soviets estaban a punto de tomar el poder. Fue lo que Marx llamó un momento dramático.
Lo que se avecina, la creación de la Constitución de la Ciudad de México, será lo que a continuación el mismo Marx denominó como farsa. El constituyente capitalino está formado por viejos cartuchos quemados y por jóvenes que no tienen idea de a dónde van, todos carentes de una razón ideológica, aunque los hay como Beatriz Pagés, Ifigenia Martínez, Enrique Provencio, Gabriel Cuadri, serios y sensatos, que van a dar la pelea no por un empleo más, sino por México. La lista de propuestas que hemos podido ver le quitará al documento su grandeza y dignidad: los ambulantes, las prostitutas, los estacionamientos, la basura, las marchas callejeras, los plantones…
Los partidos políticos, en especial los de oposición (no sé a qué), ya tienen sus agendas y sus propuestas. Carecen de dignidad a pesar de que allí hay personajes legendarios que dejaron de serlo por el desgaste natural que produce el oportunismo, la ambición de poder, la necesidad de tener un sueldo y figurar en los medios. Hasta donde es posible vislumbrar los temas propuestos, no hay más que minucias, mucha paja, que oculta la lamentable ausencia de dignidad de un grupo al que le asignaron una descomunal tarea: darle a la ciudad capital una Constitución. El afortunado Miguel Ángel Mancera es quien mueve las fichas en contubernio con grupos de poder y partidos. A estas alturas pocos saben qué es políticamente el jefe de gobierno: ¿izquierdista, centrista, amigo delBronco, candidato independiente que tiene un partido indeciso y ruinoso, un genio de la política que terminará siendo presidente de México, o una pieza más dentro del perverso ajedrez que suele jugar el inefable López Obrador? Pero ¿cuál es su ideología, qué clase de ciudad o de país quiere?
Los nuevos constituyentes, con excepciones, desde luego, son restos de un proyecto que no cuajó,ancianos ya cansados y jóvenes que se sacaron la lotería pero que carecen hasta de sentido común, para qué hablar de cultura política de alto rango. Son a lo sumo pragmáticos que han aprendido el oficio de los que presiden o son más vistosos, como Porfirio Muñoz Ledo o Augusto Gómez Villanueva, aunque los hay patéticos como el antes panista hoy fanático de AMLO, Bernardo Bátiz. Su preocupación es salir en las selfies, tuitearse entre sí y aparecer en los medios, ninguno tiene mayores habilidades ni antecedentes como los que tuvo el grupo que consiguió darle a la nación una Carta Magna de altísimo rango.
Los medios de comunicación tampoco aportan mucho, ni están calificados ni saben exactamente qué es el periodismo político, les basta con reproducir chismes y dejar de lado el periodismo serio de investigación.
Sin duda las próximas semanas estaremos entretenidos enterándonos de sus discusiones inútiles, bizantinas, de sus escándalos, de la gritería interna y, desde luego, ya lo hemos visto hasta la saciedad, de las majaderías de los seguidores incondicionales del Peje, quien ya se imagina en Los Pinos. Los mexicanos más sensatos buscarán un buen filme (espero logren hallarlo) o seguirán comiendo papitas y bebiendo cervezas en los tediosos deportes que escasa gloria nos han dado.
Al final, sin saberlo ni haberla leído, los capitalinos estaremos orgullosos y felices de ser poseedores deuna fastidiosa Constitución tan larga que vendrán los artículos que nos indiquen dónde y cuándo podemos cruzar las calles.

La ruta presidencial de Mancera

Desde hace algunos días, notamos a Miguel Ángel Mancera muy decidido, pleno de coraje, arriesgado, distinto. ¿Qué lo hace diferente? Busca la candidatura presidencial a la Presidencia de la República. Ahora hace llamados a unificar a la “izquierda” pero sin aceptar su ingreso en uno de esos imaginarios partidos, el PRD, el que lo condujo a la cima. Entre otras cosas le reclama al gobierno federal la reducción del presupuesto para la CDMX y al mismo tiempo organiza maratones completos y a la mitad, lanzamientos de jabalina, carreras de 400 metros con obstáculos (acordes a la situación deplorable que padece la ciudad capital) y además todavía recorre, como lo hacen otros aspirantes del PAN y Morena, el país en busca de votos. Tiene razón, el eje político de México es sin duda este maravilloso set cinematográfico que ahora conocemos como CDMX. Dicho sea en palabras de un columnista conocido: Mancera “tiene su propia ruta” a Los Pinos.
Ya estuvo con las más altas autoridades del gobierno federal para exigir que no le quiten apoyos económicos a la ex ciudad de los palacios. Está, en una palabra, indignado, o finge estarlo. Defenderá a la capital “como un perro”. Necesita dinero para su campaña. Pero qué tal si recupera los millones de pesos que sus antecesores se llevaron del gobierno capitalino para campañas políticas y sus propias haciendas. ¿No podría exigirles a López Obrador y a Marcelo Ebrard que regresen los dineros saqueados para esos fines? Es evidente que entre lo ruinoso que dejaron el Metro y los caminos, puentes, calles y avenidas poseedores de auténticas colecciones de baches, Mancera podría recuperar grandes sumas. Asimismo debería organizar mejor el ambulantaje, la piratería, la inseguridad y la prostitución callejera, para que con tal dinero le sea posible dejar satisfechos a los capitalinos y que sigan ingenuamente votando por él.
El lunes pasado, algunos medios comunicaron que entre gira y gira, Mancera se echaba una cascarita o participaba en una maratón para probarles a los habitantes de Quintana Roo y Campeche que su condición física es envidiable para conducir al país. Otra solución es que participe en actos deportivos de manera profesional para que los premios recaigan sobre su cuenta bancaria. Finalmente, él sabe, acaba de aparecer la noticia, que crece el acopio económico merced a las multas verdes, las que provienen de los vehículos en ruinas que circulan por una ciudad brutalmente urbanizada y despojada de sus zonas verdes.
Trato de señalar que Mancera, en lugar de quejarse de la falta de dinero, busque otros caminos para reconstruir la CDMX y dejar algo para su campaña en pos de Los Pinos. Un estadista siempre tiene a la mano soluciones. Así como organizó al Constituyente de la capital, podría hallar fórmulas para recabar fondos. Ya no debería, por ello, prestarles el Zócalo a la Sección 22 para plantones, sino rentarlo. Si AMLO quiere hablar de la futura república de la felicidad, pues que se caiga con una lana, o sea severo con la que reparte entre sus hijos y amigos cercanos. La otra solución, la mejor, es la que nos aleja del populismo ramplón que los sucesivos gobiernos capitalinos vienen practicando desde hace algunos sexenios. Más que dar cobijas y comida rancia a los pobres, más que ayudar a las madres solteras y más que encabezar un gobierno que entrega limosnas, bien podría crear fuentes de trabajo. El notable artista plástico comunista Diego Rivera hizo un cuadro (está en Bellas Artes) que indica el camino. Una marcha de trabajadores llevan pancartas que dicen claramente: “No queremos limosnas, queremos trabajo”. 
Hay familias, por otro lado, que obtienen una pequeña fortuna regalada: los padres tienen las becas de adultos mayores, las hijas reciben una paga por ser madres solteras, los nietos que estudian perciben dinero para libros, todos tienen médico en su casa y abogado gratuito, que parece invento de Mancera. Pero no. También ama la mentira. Cuando ingresé al ISSSTE en 1963 por ser profesor de segunda enseñanza, de inmediato tuve médico en mi casa (conservo la credencial) y era eficaz. Y ya entrados en gastos, pues que venda el proyecto que no es suyo, a los países que visita para llevar cunas a los niños indígenas sin trabajo. Todo eso le permitiría acumular dinero para cubrir los baches, recoger la basura, tener vegetación e instalar un sistema de transporte público eficiente. Así, yo que no suelo ir a las urnas, votaría por él. 
La pretensión de Mancera, sugieren algunos comentaristas, es convertirse en el Fox de “izquierda” al obligar a los falsos progresistas a votar por él e incluso a atraer a su seno a los priistas resentidos, que no son pocos. Por lo pronto, hará lo que sea para neutralizar a López Obrador. No puede darse el lujo de seguir avanzando sin el voto capitalino.
Durante la elaboración de la Constitución de la CDMX, donde según agudas ironías de Leo Zuckermann, ya nos anticipan más de cinco mil formas de alcanzar la felicidad (“incluyendo el derecho a gozar de la sexualidad plena”), Mancera podrá medir fuerzas por ahora con Morena y el propio PRD, si los doblega, podrá dar el siguiente paso: qué hacer ante el PRI y el PAN. Como se trata de echar al primero de Los Pinos, tendrá que llegar a una suerte de acuerdo o convenio con la derecha para tener la fuerza suficiente para triunfar y dejar a López Obrador diciendo que aunque es el “presidente legítimo”, irá por la cuarta que es la vencida.

septiembre 26, 2016

El periodismo de Elena Garro


Estamos en el centenario del nacimiento de Elena Garro, una notable escritora en busca del reconocimiento que le siguen escatimando. Continúa, a pesar de todo, siendo una marginada. Pero la pregunta es ¿por qué tanta aversión o desdén o envidia o todo junto? Muchos pensamos que es la mejor escritora del siglo XX y lo que va del XXI. Hace unos días, durante una plática sobre Elena, llegué a una coincidencia con Patricia Rosas Lopátegui expuesta en un libro, ¿Quién mató a Elena Garro?: la asesinó el sistema en una reacción contra su periodismo, el que en parte ha sido recopilado por ella, materiales que hicieron de Elena una mujer odiada y temida. México es un país que no resiste la claridad y Elena Garro escribía un periodismo combativo, muy directo, lejos del lenguaje críptico que ha encumbrado a muchos, donde el pan es el pan y el vino, por desgracia, no es otra cosa que vino. Lo hizo con dura agudeza y como maldición a sí misma: de allí nacen los odios, las aversiones y las incomprensiones, porque supo mostrarse con entereza y valor, en un caso poco frecuente en las letras nacionales, donde los intelectuales lo han usado para ser zalameros con el poder y no arriesgar nunca.
 Elena Garro comenzó por la danza y siguió con la literatura, nada en ella parecía mostrar a la polémica mujer en que se convertiría merced a un periodismo que la reflejaba con precisión, decidida a no ceder, a cambiar el mundo, a devolverles a los indígenas el paraíso perdido, a enfrentar a los intelectuales, sus pares, sin importar el costo. Pero Elena no estaba preparada para combatir el ambiente rudo de la política, se había educado para el arte, para escribir soberbias obras de teatro, cuentos de una asombrosa belleza y novelas de rotunda inteligencia. Paz, independientemente de su talento y capacidad poética, era un hombre enamorado del poder, lo vemos desde sus primeros pasos, lo combate para tenerlo, mientras que Elena lo detesta, ve en el Estado la fuente de muchos males. Su concepción de la política es elemental y razonable, cree en lo bueno y lo justo sin tener una idea exacta de cómo se llega a estos valores supremos. Cae en su propia trampa: un periodismo honesto, crítico y sincero en un medio ajeno para llevarlo a cabo.
 El libro mencionado contiene lo que Elena Garro escribió para diarios y revistas. Me llama la atención que las críticas que recibe provengan de Elena Poniatowska, en un prólogo que no le correspondía hacer. Es la diatriba de una Elena a otra: están de nueva cuenta dos Elenas: la que no supo enfrentar al sistema político mexicano y la que lo ha cautivado al grado de recibir cuanto premio y reconocimiento es posible obtener. Poniatowska incurre en omisión. Por ejemplo, ironiza la devoción de Garro por Carlos Madrazo y deja de lado la suya por el tortuoso López Obrador. Hay que recordar una idea de Marx: la historia se repite, primero es tragedia, luego farsa. Lo que en Madrazo fue desgracia, en tiempos en que no era fácil romper con el poder del PRI, (lo que hoy hasta valioso resulta), en López Obrador, es ridícula parodia. Se trata de un demagogo elemental convertido en caudillo merced a golpes baratos de audacia. Madrazo termina sus días en un sospechoso accidente aéreo, fuera del PRI y trabajando en un nuevo partido político para democratizar al país. El otro, hace el ridículo de presentarse como “presidente legítimo” y trabaja para confundir más a una “izquierda” integrada por ex priistas del peor estilo. Cada una tiene, pues, el político que se merece y Poniatowska lleva las cosas al grado ridículo de calificarse como “pejeviejita” y escribir fanáticamente un libro para confirmar la patraña de que AMLO es el “presidente legítimo”.
 Es posible que sus críticos tengan razón: el periodismo de Elena Garro no es fundamental, dentro de una prosa narrativa deslumbrante y una dramaturgia memorable. Pero su periodismo es combativo y sólo preocupado por sus objetivos. Elena Garro, en principio, escribe en un momento en que no existe la libertad de expresión, cuando el valor, el coraje, se probaba con la palabra escrita y publicada. Fue un arma que tuvo aciertos notables, como sus apasionadas defensas de líderes campesinos de la talla de Rubén Jaramillo o del intelectual guerrillero que trató de ser Régis Debray. Elena Garro ingresó con el diarismo a una realidad brutal y salvaje que pocos intelectuales han conocido y padecido.
No estaba preparada y se asustó del cofre que había abierto. Su única salida fue huir con su hija Helena Paz. Sin esa etapa, hoy nadie le objetaría la corona, que en rigor le corresponde, de ser la mayor escritora de México luego de Sor Juana Inés de la Cruz. En apariencia manchó su vida, y se sigue discutiendo su biografía y no sus obras dramáticas y novelas prodigiosas, al margen de toda indicación inteligente, como la estética lo indica y el sentido común de la literatura lo exige.
 La idea de que a Elena Garró la mató el sistema no es descabellada, la acosó, la persiguió, se aprovechó de su ingenuidad política. En esta tarea demencial y demoledora los intelectuales tuvieron parte de responsabilidad: para que el sistema detonara la granada, alguien tenía que adquirirla. Pero también la propia Elena colaboró, su ingenuidad transformada en paranoia fue decisiva. Hoy somos miles los que estamos recuperándola, dándole el lugar que merece su genio literario.

septiembre 23, 2016

China sin Mao Tse-tung

Hace poco más de cuarenta años falleció uno de los grandes políticos del siglo XX: Mao Tse-tung. Inspirado por el pensamiento de Marx y Lenin, motivado por la urgencia de sacar a su país del atraso y la miseria, de las desigualdades, se lanzó a una lucha compleja y difícil. Entendía la magnitud de su empresa, pero ya el éxito de los bolcheviques en Rusia y el nacimiento de una nueva era donde el comunismo se veía como una realidad cercana movió a millones de chinos hambrientos y sin mayor futuro a una guerra que parecía imposible de ganar. El mundo acababa de participar de muchas formas en la Gran Guerra, la que luego, ya con Hitler en el poder de Alemania, pasaría a ser la Primera Guerra Mundial, pues se avecinaba otra de peores consecuencias y atroces resultados.
El Ejército de Mao ni estaba bien entrenado ni poseía los recursos para enfrentar a Chang Kai Shek y su ejército bien armado, entrenado y con apoyo occidental. El Partido Comunista Chino fue diezmado y los obreros que estaban en sus filas y que tenían el mayor nivel de combate fueron eliminados, no tenía el dirigente chino más camino que emprender una larga marcha, recorrer las inmensidades de su territorio recurriendo a la guerra de guerrillas contra los nacionalistas. Como si ello fuera poco, Japón invadió China y el enemigo para Mao se duplicó. En lo sucesivo, tendría que combatir contra nacionalistas chinos e invasores japoneses. Una hazaña que el sentido común dictaba imposible de llevar a cabo. Mao recorrió más de veinte mil kilómetros y al fin, en 1949, tenía un poderoso ejército de origen campesino que conquistó su propio país, tan vejado en los siglos recientes.
Para el comunismo internacional fue una noticia que esperanzaba. Ya la Unión Soviética no estaba sola, otro gigante se había asumido comunista. Sin embargo, contra los vaticinios de hermandad o solidaridad internacional, la URSS y China no se entendieron, ni siquiera el hábil diplomático que fue Chou En-lai logró el milagro de conseguir que Stalin fuese un hombre sensible a los propósitos chinos. No sólo se distanciaron ambos países, sino que llegaron a enfrentarse militarmente a causa de problemas fronterizos. Muerto Stalin, la relación no mejoró, pese a que ambos países estaban de acuerdo en brindar apoyo a Vietnam en su lucha primero contra los franceses, más adelante contra los norteamericanos. En miles de libros y artículos, recibimos explicaciones sobre las posturas de los dos colosos que marchaban supuestamente por el mismo camino.
El resto es mejor conocido. China fue convirtiéndose en potencia, utilizando su descomunal mano de obra campesina y gradualmente industrializándose. No fue fácil, la política llamada “El gran salto” y más adelante la desastrosa, en 1966-1967, “Revolución cultural” que significó un atraso y una destrucción de los avances logrados hasta el momento. Una vergüenza y una ridiculez para China, humillaba, torturaba y hasta asesinaba a intelectuales, artistas, maestros por no sumarse a ciegas al culto a la personalidad que en esa nación tenía límites insuperables.
El derrumbe de la Unión Soviética no fue tan terrible para China, quien ya pensaba en rutas capitalistas para salir del atraso. China, pues, despertaba del largo sueño y se movía con voluntad de conquistar el futuro. Podría seguir la rivalidad con el capitalismo tradicional, pero era necesario tomar muchos de sus logros para tener éxito. De tal manera nació la idea de “tener dos sistemas y una patria”, poética y discutible política que ha convertido a China en un país temible que ya le disputa muy de cerca la supremacía a sus antiguos rivales. Muchos son los que ya vislumbran el poderío económico y militar chino al frente del planeta. El lugar que ahora ocupa Estados Unidos sería desplazado y superado. El fin del imperio norteamericano.
Mao Tse-tung es una reliquia momificada. Al cumplir cuarenta años de su fallecimiento, miles y miles de chinos visitaron llorosos el mausoleo del gigante. Siempre es, a diferencia de la tumba de Lenin, un lugar iluminado, lleno de flores y vigilado por soldados inamovibles. No se permiten fotos o detenerse un segundo de más a mirar el cuerpo. Sin embargo, ya no existen festejos oficiales. Los chinos viejos recuerdan con veneración a Mao, los jóvenes piensan en las atrocidades de sus últimos años, y a pocos les ha interesado el difícil pasado, mirando un promisorio futuro que tiene mucho más de capitalismo que de comunismo. Queda, eso sí, los deseos de ser una potencia descomunal y en tal sentido la actual burocracia política conduce al partido con mano dura y sin perder de vista los objetivos.
Sus desacuerdos con Occidente por Formosa (una inmensa isla, el refugio de los nacionalistas encabezados por Chan Kai-Shek) están dentro de sus pasos a seguir, es parte del territorio chino y a él debe regresar. Por lo pronto la sacó del Consejo de Seguridad de la ONU y así como recuperó Hong-Kong y otras posesiones que estaban en manos extranjeras, es posible que logre que vuelva a formar parte de un solo país, un gran país densamente poblados de personas y sueños de grandeza. Una de las civilizaciones más antiguas está decidida a ocupar el sitio estelar que vislumbra. No será comunista del modo tradicional, pero será fanáticamente china y decidida a ser el país más fuerte del mundo y quizás nunca olvide que el arranque de su poderío moderno se lo debe al marxismo.

septiembre 21, 2016

Recorte presupuestal en cultura

Entonces para qué crear una Secretaría

Desde hace años, en todos los niveles y en todos los gobiernos que conforman el país, sabemos que el interés por la cultura decrece de manera alarmante. El actual presupuesto nos permite comprobar el temor. Hay un nuevo récord mundial: el dinero asignado a la cultura es mínimo. Un diputado, presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía, Santiago Taboada, dijo al precisar el punto: “Es de terror”. Dejan, siguió, sin posibilidades de impulsar las artes a cientos de municipios y estados de la república. La crítica es más precisa si vemos el entorno nacional, a un país que padece la violencia, que tiene problemas no sólo culturales sino de educación elemental, ahora le aprietan el cinturón de un modo brutal y atemorizante. ¿Para qué entonces Enrique Peña Nieto creó la Secretaría de Cultura y puso allí a especialistas en la materia como Rafael Tovar y de Teresa?
Lo mismo ocurre con las universidades públicas, las que con mayor fuerza contribuyen a difundir la cultura, pues está dentro de sus tareas clave, junto a la docencia y la investigación. En ellas hay un decidido y poco reconocido efecto positivo a favor de la cultura. La UNAM y la UAM, por ejemplo, son dos grandes fábricas de cultura que desarrollan, a pesar de los recortes, un trabajo estupendo.
Muchos pensamos que el gobierno (los gobiernos en general), en vista del deterioro del país, hará énfasis en la cultura. No ha sido así, allí está el ejemplo de Morelos, con Graco Ramírez al frente, mostrando su desprecio por la universidad pública y por las artes en general.
En cambio, a los legisladores les aumentaron el presupuesto para que con nuestros impuestos sigan diciendo estupideces y aumentando sus haciendas personales.
La nueva Secretaría de Cultura nace con muchas carencias que no serán fáciles de resolver. El problema es que ahora entrará en conflicto con décadas de poderosa difusión cultural llevada a cabo por el Estado. Desde Justo Sierra hasta años recientes pasando por José Vasconcelos y Jaime Torre Bodet, hasta estos tiempos. Mirar hacia el mundo de la política es ver un espectáculo lamentable: reina la ignorancia y prevalece el deplorable manejo del idioma. Ya no vemos a los mandatarios acudiendo a la ópera o a una gala de las mejores orquestas sinfónicas de México. Prefieren premiar a los deportistas que a duras penas obtienen medallitas segundonas, en el mejor de los casos.
Sabemos que en los países de la Europa altamente desarrollada la educación y la cultura tienen prioridad y por eso sus niveles de vida son muy altos y gozan de relativa tranquilidad. Hace un par de años estuve en Finlandia y Dinamarca invitado por sus respectivas universidades mayores y, al interrogarlos sobre el éxito que tienen, hubo una respuesta contundente y generalizada: educación y cultura. El resto viene solo.
En México ya hemos escuchado a los políticos. Hace unos días, para confirmar mis aseveraciones,López Obrador quiso pasar por hombre de letras y criticó a su famosa “mafia del poder” citando a George Orwell. De inmediato aparecieron las aclaraciones. La cita era errónea. Para qué seguir, el éxito en la política mexicana está en alardear de la incultura, de hacerse pasar por muy aguerridos y broncos, por sexistas y machos. Quedamos lejos de los tiempos, digamos, de un López Mateos, culto él y cultos sus más cercanos colaboradores. Baste señalar que en la SEP estaba Jaime Torre Bodet y en la Comisión Nacional del Libro de Texto Gratuito estaba Martín Luis Guzmán, el mejor novelista mexicano del siglo XX y lo que va del XXI.
No hay duda de que el gobierno pudo hacer recortes en otros lados menos graves y riesgosos para la nación. Pero se le hizo fácil quitarle recursos a la Secretaría de Cultura y en consecuencia todas aquellas instituciones que contribuyen a mejorar la nación, a darle grandeza y dignidad. No muy a la larga, veremos los resultados de estos recortes bestiales.

Terror en Nueva York

La cinematografía, principalmente norteamericana, ha hecho de la hermosa e interesante ciudad de Nueva York, el punto donde es posible imaginar toda suerte de sentimientos, pasiones y tragedias. En ella se ha desplegado la cursilería de los gringos, su inmensa cultura y cualquier cantidad de dramones e historias criminales. Ha sido el blanco favorito de plagas y monstruos aterradores que la agreden o invaden. Desde King-Kong hasta el oriental Godzilla. El glamur está bien representado en calles que alojan lujosos y elegantes almacenes, hoteles y restaurantes. Hasta esa ciudad miles y miles de extranjeros fueron a refugiarse ante la amenaza de la profecía maya que vaticinaba que en el año 2000 se acabaría el mundo. Unos por crédulos, otros por mundanos, corrieron a “morir” condenados por una civilización portentosa que legó sorprendentes pirámides y un arte delicado y magnífico.
 Vayamos a una ciudad todavía más hermosa, saturada de elegancia y distinción: París, donde sí que se ha dado el arte y la alta cultura. Sólo caminar sus añosas calles y avenidas es hacer cultura, educarse. Luego de la guerra, cuando los nazis no se atrevieron a destruirla, comenzó el largo proceso de descolonización de África y Asia. Países brutalmente sojuzgados por siglos, arrancaron la batalla para liberarse del yugo europeo. Entre las posesiones francesas, estaba Argelia. Hombres argelinos pelearon en dos guerras por la libertad de Francia, ¿por qué no ahora luchar por su propia causa?
 Francia (que acababa de perder Vietnam y dejaba la guerra en las manos de EU) envió sus mejores tropas para impedir que Argelia consiguiera su libertad. La tenacidad del país árabe se extendió y de pronto, ante el desconcierto del alto mando francés, bombas, disparos y acciones terroristas aparecieron en París y sus habitantes comenzaron a sentir el terror y desde luego, un replanteamiento del estatus colonial de Argelia. Muchos intelectuales, como Sartre y Camus, trataron el espinoso tema con cautela. Imposible seguir manteniendo un inmenso país, tan diferente a Francia, en calidad de colonia, sofocando su cultura e identidad, sus valores. Este giro en la guerra permitió que Francia cambiara sus ideas de dominación y al fin Argelia obtuvo su independencia.
 El terror que ejercieron los argelinos es muy distinto al que ahora vemos, que sin duda es más sangriento y decidido. Pero recorramos un poco la historia reciente. Estados Unidos lleva dos siglos agrediendo países libres. En 1847 invadió México y le arrebató inmensos territorios. Casi al mismo tiempo, buques de guerra cañonearon Tokio. De allí en adelante, a pesar de que proclamaron su aislamiento del mundo, guerrearon donde pudieron. La suya, es una economía de guerra, donde hay que producir autos, aviones de combate, tanques, cañones, armas nucleares y tecnología de punta para el progreso, pero también para invadir y saquear países distantes.
 Pensemos sólo en la invasión a Irak, la que, se supone, tenía armas químicas atroces que amenazaban a la humanidad. Destruyeron a ese país y ahora está en ruinas, como lo están todos los países del medio Oriente ya sean atacados por Israel o por EU, ambos aliados. Cada tanto los temibles aviones de combate estadunidenses descargan sus cargas mortales contra poblaciones indistintamente civiles y militares. El número de muertos y mutilados es ya infinito y se ha extendido a Afganistán, Siria, Líbano… ¿Qué pueden esperar los norteamericanos que glorifican estas guerras y masacres de civiles en sus filmes donde héroes guapos e invencibles, cristianos y respetuosos de Santa Claus y destinados a dominar al planeta, se baten con denuedo para liberarnos de una plaga: la de los extremistas que ellos, con su brutalidad, han creado y movido hacia Occidente en busca de justicia o de venganza si se prefiere?
 La destrucción aparatosa de las torres gemelas fue una advertencia. El presidente Bush no buscó la mesa de debates, fue sin mayores trámites a bombardear a sus enemigos, apoyado por las mayores potencias del orbe. Obama, puede ser un excelente ser humano, pero no ha podido impedir que salgan tropas para invadir países ya vencidos. Guantánamo es un pequeño ejemplo de cómo EU consigue ser el villano detestado. A fines de la década de los sesenta y principios de los setenta, sus enemigos, en plena Guerra Fría, les hicieron ver que sus guerras no eran exclusivamente para consolidar la democracia, que había guerras injustas. El hasta entonces invencible ejército norteamericano, que ya había recibido un severo descalabro en Corea, tuvo que salir huyendo de la fiereza con la que Vietnam defendió su independencia. Una derrota traumática. Es posible que hoy, dada la alta tecnología militar, EU sea invencible, pero los países sojuzgados y humillados han encontrado nuevas y brutales formas de responder. Obama lo advirtió ya: su nación y sus valores peligran. Los defenderán. El terrorismo ya produjo sus efectos y ahora cada ciudad norteamericana, por pequeña que sea, padece histeria, ve yihadistas en cada extranjero.
No es fácil combatir a personas solitarias que portan artefactos explosivos y que dan su vida a cambio de causar bajas entre sus enemigos, los que bombardearon sus pueblos o están acantonados a unos pasos de sus mezquitas. EU todopoderoso debe abandonar su papel de policía del mundo y solucionar los conflictos a través del diálogo, como lo exige la ONU, ahora en sus manos. Debe eliminar “su” Destino Manifiesto.

septiembre 19, 2016

Morena: la guerra de la pulga


Entiendo la violencia social y política, la acepto en algunos casos cuando no hay otras maneras de dialogar o de marchar por la vida electoral. En tal sentido López Obrador y la CNTE han dado un ejemplo negativo de cómo utilizar la fuerza. Vamos más lejos. La guerrilla, por ejemplo, no es un fenómeno reciente sino muy antiguo, una forma poco ortodoxa de enfrentar a grandes ejércitos opresores. El analista político norteamericano Robert Taber, la llamó La guerra de la pulga, en un libro clásico publicado en 1967 en Ediciones ERA, refiriéndose fundamentalmente a las acciones de los vietnamitas contra la poderosa potencia militar de EU. Picando al coloso aquí y allá, fueron creando grupos militares que terminaron, ya en forma de ejército, venciendo a los estadunidenses. En realidad el libro va más lejos al hacer un recorrido por las guerrillas de diversas épocas y países para ilustrarnos.
   Esa forma de lucha para acceder al poder es por ahora obsoleta, carece de posibilidades. Pero hay otro tipo de violencia que vemos cotidianamente en México y la dan grupos de maestros enloquecidos que tratan de defender sus intereses y frenar ajustes necesarios para que la educación pública recupere su dignidad, la que han perdido justamente a causa de la CNTE y su necedad de enfrentar a un gobierno sin fuerza ni inteligencia, que hace las cosas a la inversa y que es incapaz de entender a la nación.
   Pero dentro de la vía institucional que ha seleccionado México y que le cuesta mucho dinero, hay una sorda guerra, tenaz, de un grupo de pulgas que aspira a dirigirlo, a doblegar al gobierno y si las condiciones lo toleran, imponerle condiciones. Ignoro si, en caso de triunfar, volverán a la cordura ya con los bolsillos seguros y sin enfrentar a otras fuerzas, pero por ahora sus reglas son sencillas: estar en contra de todo, ser agresivos y mentir según sus intereses en turno. Me refiero, por ahora, a Morena, donde su dirigente gobierna con un poder absoluto, total. Es el único partido, a semejanza del viejo PRI, donde todo se hace según lo ordena el supremo líder: López Obrador, el déspota perfecto. ¿Cómo consiguió tanto poder? De la misma forma en que lo obtuvieron los abuelos del PRI: engañando a la gente con palabras melosas y justicieras, para terminar mostrando el brutal rostro del autoritarismo. Es interesante ver cómo el monstruo que lo engendró está colapsando a causa de tácticas casi militares con aplicación ciudadana.
   A diario y desde hace muchos años, vemos a ese terco dirigente de masas ingenuas golpear en todos lados y al mismo tiempo modificar sus criterios y ajustarlos a sus propias conveniencias. Ahora tenemos a sus fieles gritando como chachalacas, uso la propia terminología del tiranuelo, en el debate de la Constitución de la Ciudad de México. A todo se oponen, y éste es su escudo y emblema, salvo que las condiciones exijan un repentino cambio de López Obrador. No hay en este contingente sino adoración o culto a la personalidad por su dirigente supremo, carecen de una línea propia de pensamiento, no hay una idea de Marx y Engels, de Lenin y Trotsky, de Ernesto Guevara, de algún anarquista notable, de Bobbio, vamos, ni siquiera de los mexicanos Zapata o Cárdenas. Ellos han perdido la identidad, si tienen alguna idea externa al partido, se queda en secreto. Todos van tras las precarias palabras y las muy pocas ideas, ninguna novedosa, del dirigente supremo, es un caso para reflexionarlo política, social y económicamente, pero bajo la vertiente de la psiquiatría. Su líder ha logrado acumular un puñado de frases hechas que hasta intelectuales distinguidos repiten con mayor grado de sofisticación, naturalmente.
   Todavía no comenzaban los trabajos de la Asamblea Constituyente de la CDMX y los morenazos ya peleaban contra todos los demás. ¿Argumentos de fondo, razonables? No. Palabras para amedrentar a quienes finalmente redactarán tal documento, curiosamente una suerte de asociación de priistas y ex priistas, algunos ex panistas y dos o tres novedades. No quiero imaginar lo que saldrá a pesar de la mirada vigilante de un Mancera sin partido oficialmente. De entrada ya los fieles de AMLO pelearon con el sector Inapam de la Asamblea y de paso con algún reportero.
   Me pregunto: ¿la gente adicta a López Obrador no es capaz de argumentar y discutir con seriedad sin recurrir a las ofensas y a los sombrerazos? Gritan pluralidad y respeto y ellos son los primeros en irse por la vía del irrespeto y la ofensa. El columnista Adrián Rueda precisa al respecto: “En esta primera sesión lo único que quedó claro es que Morena va a ir a dinamitar todo —a lo mejor creen que con eso ayudarán a sus electores—…”  Unos salieron del recinto con la amenaza a cuestas de que Morena armaría un escándalo durante el Informe de Mancera y otros más hasta obtener Los Pinos e imponer su orden de tipo fascista. No cabe duda, están convencidos que ganarán la Presidencia mediante las tácticas que utiliza AMLO desde que salió del PRI: marchas, bloqueos, plantones, descalificaciones y al final, entre consignas e insultos a la “mafia del poder”, harán una Constitución paralela, “legítima”, en contra de la oficial y tomarán Paseo de la Reforma y Elena Poniatowska será testigo de honor del “patriótico” acto de las pulgas belicosas. ¡Qué vergüenza o qué grotesco!

septiembre 18, 2016

Frida Kahlo y Miguel N. Lira

Las cartas entre ambos personajes son intensas, la artista no desea desligarse de aquellos que la acompañaron en una época feliz.

Por razones de edad, conocí a pocas de las figuras mayores de la cultura mexicana. En literatura alcancé a conversar, gracias a mi padre, con José VasconcelosJaime Torres BodetMartín Luis GuzmánJosé Revueltas y Agustín Yáñez. En el campo de las artes plásticas no fui más afortunado, entrevisté a Siqueiros, en ese momento el único sobreviviente de los llamados tres grandes de la pintura mexicana, para un programa televisivo del naciente Canal 13, en su casa-estudio de Polanco, en Cuernavaca y en el Polyforum…
Y gracias a mi madre, fervorosa lectora, cuya biblioteca no era desdeñable, pronto me aficioné a la literatura. En los anaqueles había libros de Miguel N. Lira, a quien mamá  apreciaba y leí, entre otros, Donde crecen los tepozanes y La escondida. Me pareció un escritor maravilloso. Ya mayor traté en vano de conocerlo personalmente. Me intrigaba.
Miguel N. Lira (1905-1961) fue uno de los grandes escritores de su época, varios de sus libros, con guiones de José Revueltas, pasaron al cine con figuras memorables como María FélixPedro Armendáriz y Andrés Soler. Su aislamiento voluntario en Tlaxcala lo puso lejos del alcance de los reflectores que tuvieron otros menos talentosos. Escribió prosa narrativa, poesía, teatro e hizo periodismo. Tuvo fama de ser un excelente tipógrafo y de ello, asimismo, dejó pruebas.
Lira escribió libros magníficos y, para paliar la soledad intelectual, cartas. Las que conozco por Epistolario, están dirigidas principalmente a escritores. Tal compilación, de Jeanine Gaucher-Morales y Alfredo Morales, recoge un buen número de ellas, donde podemos apreciar que están dirigidas a sus pares. Hasta donde sé, quedan muchas sin ser publicadas. Valdría la pena hacer una edición de sus obras completas y, naturalmente, incluir su correspondencia. Sus amigos eranAlfonso Reyes, figura central de nuestras letras, José VasconcelosJaime Torres BodetRafael SolanaNicolás GuillénSalvador NovoXavier Villaurrutia,Francisco MonterdeJaime SabinesJuan RulfoAntonio Acevedo Escobedo,Agustín Yáñez y diversos políticos y periodistas afamados. La obra, explican los compiladores, permite la lectura de muchas de sus misivas, pero no es la totalidad. Hablamos de miles de cartas que el hombre de letras organizó cuidadosamente antes de morir. Al parecer, aquel voluntario enclaustramiento era roto por Miguel N. Lira mandando y recibiendo misivas. Sin embargo, sea por descuido de los compiladores, por la presión matrimonial o porque no eran tantas las que le mandó a una Frida entonces no tan afamada y sí muy polémica, una mujer de modesto prestigio, todavía muy atrás de la fama de sus contemporáneos, hay sólo un puñado y en su archivo había dibujos de Frida. Amigo y biógrafo de la generación, Manuel González Ramírez le escribe a Lira en junio de 1954: “Mucho he admirado tu arrojo de abandonar la ciudad capital para ir al descanso en tu triste pero bella ciudad.” Es una suerte de lamento por la reclusión de un hombre de letras que opta por dejar la ciudad que podía haberlo hecho célebre e inolvidable, acaso un epitafio.
Frida tuvo una vocación inicial por la literatura, le gustaba hermanarse con los movimientos más avanzados de aquellos tiempos, con los estridentistas, por ejemplo. Un movimiento inspirado por el dadaísmo y el futurismo; sus principales exponentes eran audaces y consiguieron ser revolucionarios hasta el fin de sus días. Citemos a Manuel Maples ArceGermán List ArzubideLuis Quintanilla yArqueles Vela.
En Epistolario el número de menciones a Frida es apenas de cinco, casi el número de obras pictóricas que le hizo llegar. Imagino que deben ser muchas más las cartas intercambiadas por ambos personajes. Hasta hoy poco se han ocupado por esta amistad, quizá distante en lo físico, pero cercana en lo espiritual. Frida vivió el gran mundo pasionalmente, viajó y trató a seres poco comunes. Miguel N. Liraretornó a sus modestos orígenes. Es tiempo de reparar el error. Frida se ha convertido en cita obligada en todo el planeta, pero Lira no es una figura insignificante, hizo literatura de calidad y tal vez fue político: sabemos que aspiró a ser gobernador y que recibió el apoyo de un gran fracasado en política, José Vasconcelos; al no conseguir el cargo, optó por las letras, para fortuna de los lectores.
Las cartas de Frida a Miguel N. Lira, en cambio, como a otros amigos de juventud, son intensas, apremiantes, la artista no desea desligarse de aquellos que la acompañaron en una época feliz. Es verdad que el dolor y las dificultades, las luchas políticas, el amor y el desamor afectaban su escritura y desde luego se reflejaban en su pintura siempre dolida, dramática, pero el tono desenfadado, ligero, de buen humor, su tono coloquial, es único e irrepetible.
En sus últimos años, incapacitada para moverse, la Kahlo escribe y pinta, reclama respuestas y lanza quejas de sus dolores físicos y espirituales. No hay más consuelo para ella que la pintura y, desde luego, su panzón, el sapo-rana, su gran amor, su más intensa pasión, Diego Rivera, incapaz de ser fiel más que a sí mismo. Tengo la impresión que las cartas de Frida en pocos casos encontraban el afecto, el cariño, seguramente el amor que ella solía dar a raudales. Ni Alejandro Gómez Arias ni Miguel N. Lira respondían con ardor, tal vez porque sus respectivos temperamentos eran menos ostentosos, pasionales, con los excesos limados a causa de vidas y matrimonios convencionales.

septiembre 14, 2016

Trump en México: Todo por unos minutos

"

La culpa tiene que serle achacada al presidente Enrique Peña Nieto y a sus más cercanos hombres"

Saber con precisión quiénes fueron responsables de la visita de Donald Trump a México no es fácil. Pero en todo caso la culpa tiene que serle achacada al presidente Enrique Peña Nieto y a sus más cercanos hombres. Los resultados están a la vista de mexicanos y norteamericanos. A los primeros les desagradó profundamente la visita del candidato republicano, a los norteamericanos les pareció una tontería, algo que se resuelve en EU, no en nuestro país. Es la peor jugada de ajedrez político que he visto en México. ¿Nadie pudo anticipar la reacción nacional, sobre todo en las redes sociales que no acaban de mostrar simpatía por el PRI y el presidente de México?
Pero si el error fue invitar a los candidatos norteamericanos a México para que sepamos qué hacer en caso de que gane Trump y cómo nos resultará el triunfo de Clinton, podemos concluir que fue un costoso equívoco. Muy pocas voces han elogiado la medida, y para colmo, el republicano saltó y vociferó cuando conoció el Twitter de Peña Nieto al parecer revelando uno de los puntos que no deberían ser externados sino privados: quién pagaría el muro. A cambio, Hillary Clinton se ha comportado como una auténtica estadista y aunque no la tiene fácil, es casi un hecho que ella sea la triunfadora y las imbecilidades de Trump se queden en la caja de los recuerdos idiotas.
Estamos en México a menos de dos años de que la campaña presidencial arranque, de hecho ya panistas, perredistas y AMLO están en la lucha. Cada error de Peña Nieto, del PRI, repercute en las posibilidades de mantener el poder. Desde que arrancó la campaña del mexiquense, sus enemigos del PRD, López Obrador, Aristegui y demás, le pusieron multitud de minas en el camino. Lo extraño es que las ha pisado todas. Pero la idea de la visita del reaccionario Donald Trump no fue de sus enemigos personales sino de alguien de Los Pinos que careció de dos cosas: imaginación y oficio político. Desde que las oficinas de la presidencia anunciaron la invitación, todos sabíamos que la señora Clinton no vendría y que Trump la aprovecharía para sus propios fines, lo cual era obvio.
Cada día que pasa el PRI pierde adeptos y votos, está en el punto más bajo de popularidad y sus militantes no saben qué camino seguir. Por ejemplo: es evidente que se olvidaron de la CDMX: donde pocos quieren al priismo. Sin embargo, ni siquiera hacen el esfuerzo de pelear por el famoso millón de votos capitalinos que necesitan para hacer su patética colecta. La mejor prueba es que mantienen al frente del PRI capitalino a la niña Moguel, hija de Rosario Robles, que no ha dado un solo voto, que no ha trabajado para un partido que nació odiando, pues se formó en el PRD y de allí pasó al PAN.
Suelo moverme entre masas de jóvenes a causa de mi trabajo como profesor universitario. Recorro el país participando en conferencias, mesas redondas y presentaciones de libros en universidades y foros culturales, en consecuencia escucho las opiniones de mis colegas y de cientos de jóvenes. No oigo a nadie elogiando al presidente y menos al PRI. En cambio, ven con resignación el posible triunfo del PAN, y con terror a López Obrador, fascista disfrazado de populista (hasta está en “la lista”). El centro, pues, desaparecerá y los esfuerzos por hacer crecer las inversiones en México se esfumarán.
Todos los días, siguiendo los consejos presidenciales amanezco optimista y busco las buenas noticias. Ésas están más en el discurso que en el ánimo de los mexicanos. Veo a los opositores peleando rabiosamente, con odio, la presidencia, mientras que los priistas suponen que los milagros ocurren. Pero el señor Reza no mueve un dedo para revitalizar a la vieja militancia y menos para buscar los jóvenes dirigentes que impulsen a un partido obsoleto.
Entre el desencuentro de Peña con jóvenes en la Iberoamericana, hasta el tremendo error de traer a Trump, no hay buenas noticias, y si las hay, no han sabido darlas a conocer con un gabinete de personajes acartonados y elementales, incapaces de convencer a un pueblo inquieto de que México marcha por buen camino.

¿A qué familia defiende el conservadurismo?

El pasado sábado, varias organizaciones clericales y misteriosas ONG realizaron una marcha del Frente Nacional por la Familia a favor de la concepción antigua de familia (padre, madre e hijos) y en contra de los matrimonios gays. El concepto, además de anticuado (parece que estamos en la Edad Media), es completamente erróneo en nuestros días. Por principio, la Secretaría de Gobernación no debería permitir que la Iglesia realice este tipo de manifestaciones. No solo porque está prohibido, sino porque no tiene cara para defender a la célula básica de la sociedad, sobre todo cuando se sabe que dentro de sus miembros existen pederastas que abusan de niños quienes les han sido confiados y segundo porque existen muchos sacerdotes homosexuales y éste es un problema que ha llegado a la literatura, a la cinematografía y al mismísimo Vaticano. Dicho en otros términos: nadie es ajeno al tema.
Al respecto, el Papa Francisco mencionó, en relación al tan afamado caso Maciel, lo siguiente: “El problema del abuso de menores es un problema grave, la mayoría de los abusos se dan en el entorno familiar y vecinal.
“No quiero decir números, para no equivocarme. Un solo cura, que abuse de un menor, es suficiente para mover toda la estructura de la Iglesia y enfrentar el problema. ¿Por qué? Porque el cura tiene la obligación de hacer crecer a ese chico, a esa chica, en la santidad, en el encuentro con Jesús. Y lo que hace es destruir el encuentro con Jesús”.
El Papa destacó que “hay que escuchar a quienes fueron abusados. Yo los he escuchado acá. Una mañana entera la pasé con seis: dos alemanes, dos irlandeses y dos ingleses. La destrucción interior que tienen. O sea, son antropófagos. O sea es como si se comieran a los chicos. Los destruyen ¿no? Aunque haya un solo cura es suficiente para avergonzarnos y para hacer lo que hay que hacer”. ¿Con qué argumentos actúa la Iglesia mexicana en estas marchas contra los matrimonios igualitarios? Primero deben limpiar su propia institución y después criticar la propuesta presidencial.
Por otro lado, los nuevos tiempos han modificado la idea de familia, no sólo en México sino en muchos otros países, la variedad de familias es enorme: mujeres solas, hombres solos, parejas en unión libre, parejas sin hijos, parejas de dos varones, parejas de dos mujeres,  madres solas, padres solos, parejas con hijos adoptados, menores viviendo con familiares, familia homoparental, familia tradicional, familia lesbomaternal,  etcétera.
Oponiéndose, desde el púlpito y promoviendo marchas retrógradas, a la existencia de matrimonios igualitarios no  será eliminada la crisis que vive el concepto de familia tradicional. Esto además está en flagrante contradicción con los derechos humanos. El tema es ajustar normas, costumbres y leyes y no encarcelando a hombres o mujeres, como ocurría en la Gran Bretaña victoriana.
El investigador de la UNAM Mario Luis Fuentes al respecto ha señalado: “Ninguna sociedad puede prosperar con base en la intolerancia. Es difícil si no imposible cimentar relaciones cordiales, una lógica de solidaridad y cooperación, así como una potente y duradera ciudadanía, consciente de sus derechos y capaz de exigirlos y defenderlos, para sí y los demás, cuando lo que priva en el sustrato social es la inquina y la violencia.” Pero  debemos recordar que el nuestro es un Estado laico y que lo que realmente cuenta, independientemente de la filiación religiosa de cada ciudadano, son las leyes civiles. Este punto lo entienden mejor los jóvenes que los adultos. Como profesor universitario que he sido toda mi vida, he podido observar los cambios y además entenderlos sin agredir o incriminar el nuevo espíritu que vivimos. En las redes sociales abundan las menciones a las relaciones amorosas y quienes apoyan la libertad de casarse con un ser de su mismo sexo, y no son necesariamente vapuleados.
He sabido de chicos del mismo sexo que se han “casado” simbólicamente ante sus compañeros de escuela y amigos, recuerdo haber citado un caso de tal índole en mi novela El amor intangible (2008), del que supe por una maestra inteligente, sensible y culta, bella por cierto, que no piensa casarse ni tener hijos, algo que fue también mi decisión y de mi esposa y que ha merecido no pocas ironías y críticas. En la Ciudad de México desde hace varios años están permitidos los matrimonios igualitarios y no ha habido mayores problemas. Según datos del Registro Civil, desde el año 2010 hasta finales del año pasado un total de 6,525 parejas contrajeron matrimonio, de las cuales 3,532 son parejas de hombres y 2,993 parejas de mujeres. En el mismo lapso se obtuvo que el registro de divorcios ha sido mínimo, pues sólo se han producido 261 registros, de los cuales 128 han sido separaciones entre hombres y 133 entre mujeres.
Juan Manuel Asai, en estas mismas páginas escribió: “La jerarquía católica no puede exigirle al Estado laico mexicano que la población viva de acuerdo a sus valores, creencias o forma de ver la vida. Los obispos se los pueden exigir a sus feligreses y también a los curas y monjas. Puede coaccionarlos con la amenaza de la excomunión o del fuego eterno, pero no tiene derecho, y en este caso ni autoridad moral, de meterse con el resto de la población”.